Colombia

Barranquilleros enviarán dos experimentos al Espacio

Son de la Fundación Grupo Apolo, escogidos por la Nasa, entre más de 600 proyectos de 57 países.

NASA

Jorge Salazar, presidente de la Fundación Grupo Apolo, y Rosmery Suárez,  con experiencia en procesos de investigación.

Foto:

Carlos Capella / EL TIEMPO

05 de abril 2017 , 12:24 a.m.

Por primera vez en la historia, seres vivos colombianos viajarán al Espacio, gracias a que la fundación barranquillera de astronomía, Grupo Apolo, salió beneficiada tras participar en la convocatoria del programa The Cubes in Space, de la Nasa, a la que se postularon más de 600 proyectos de 57 países.

​Dos de las cuatro propuestas que inicialmente envió la Fundación Grupo Apolo, integran el proyecto denominado Monocube y son las que fueron escogidas para ir a bordo del Terrier Orion Improved, un cohete que será lanzado a mitad de año en la base de Wallops Island, en Virginia, Estados Unidos, con cerca de 100 experimentos de distintas partes del mundo.

Jorge Salazar, presidente de la Fundación Grupo Apolo, explicó que en dos recipientes de no más de 4 centímetros cúbicos (el tamaño de una pelota de golf), serán enviados a 150 metros de altura desde la tierra.

El primer experimento consiste en una investigación sobre tardígrados, animales microscópicos que son conocidos popularmente como ‘osos de agua’ que son capaces de sobrevivir a condiciones adversas como la deshidratación, las bajas temperaturas, cambios de salinidad, toleran la ausencia de oxígeno e incluso son radiotolerantes.

Estamos convencidos de que un tardígrado puede ayudar al hombre en tratamientos contra el cáncer y en la búsqueda de la longevidad

“Estos animales miden desde 0,05 milímetros y los más grandes llegan a 1,7 milímetros. Son tan pequeños que se pueden ocultar detrás de un grano de arena. Sin embargo, su tamaño no es signo de debilidad, son extremotolerantes y muy resistentes, por lo que queremos hacer es recolectar un tardígrado colombiano, estudiarlo y luego enviarlo al espacio a ver cómo se comporta en circunstancias extremas. Estamos convencidos de que sus facultades pueden ayudar al hombre en tratamientos contra el cáncer y en la búsqueda de la longevidad”, amplió Salazar.

El también comunicador social, agregó que la fundación busca generar conocimiento pero también acercarlo a la sociedad. En ese afán de humanizar la investigación de los tardígrados, ‘Yiya’ será el nombre del ejemplar colombiano que viaje al Espacio próximamente.

Apolo

En esta caja viajarán los experimentos escogidos en todo el mundo por la Nasa, entre ellos, los dos de la Fundación Grupo Apolo, de Barranquilla.

Foto:

Archivo particular

Yoselin Villadiego, estudiante de biología y química de la Universidad del Atlántico, quien hace parte de la fundación, explicó por qué decidieron estudiar a esta sorprendente especie presente en todos los ecosistemas del mundo.

"Los tardígrados son reconocidos por su gran capacidad de adaptarse a condiciones extremas como las del espacio. De las más de 1200 especies de tardígrados solo tres han hecho parte de experimentos espaciales. En Colombia, el antecedente en este tipo de experiencias fue desarrollado por el biólogo Mario Londoño quien envió unos ejemplares en un globo aerostático. En la región Caribe no se ha implementado una iniciativa de este tipo y por eso somos pioneros", anotó.

Necesitamos recursos porque vivir de la ciencia tiene sus costos y casi nadie apoya

El proyecto de investigación en tardígrados es asesorado por el Grupo de Investigación Miku de la Universidad del Magdalena y por el biólogo Mario Londoño de la Universidad de Antioquia, quien ha realizado, incluso, expediciones a la Antártica.

El otro experimento

El segundo, pero no menos importante, es el de las semillas, para el cual se escogió el estudio de la Palma Amarga (Sabal mauritiiformis), que se encuentra en poblaciones como el municipio de Piojó, en el Atlántico.

"Escogimos esta palma porque ya fue objeto de un estudio anterior que se desarrolló en 2016 por las investigadoras Viviana Herazo y Gloria Galeano, de la Universidad Nacional. Según el estudio, se encontró que la palma amarga es una especie vegetal súper resistente, que ha sobrevivido a la destrucción que genera la acción humana como la ganadería, las quemas, las sequías y hasta las inundaciones", dijo Yuliana Jinete Mora, estudiante de Biología de la Universidad del Atlántico.

La Nasa se encargará de cubrir todos los gastos del envió de los dos experimentos seleccionados

La palma amarga, que para ser objeto de estudio por parte de la Fundación Grupo Apolo, la semilla que será enviada en el cohete de la Nasa recibirá el nombre de ‘El propio Mauri’, prolifera en el bosque seco tropical, el ecosistema más amenazado del país y solo permanece cerca del 10 por ciento de la cobertura original.

“Por esta razón, nuestra candidata costeña tiene potencial para adaptarse a ambientes hostiles como los de Marte, por ejemplo. La investigación pretende ser el punto de partida para evaluar su capacidad de terraformar el planeta rojo en un futuro”, aseveró Jorge Salazar.

Las semillas enviadas, serán sometidas a su regreso a estudios moleculares para verificar los posibles cambios en su estructura

El propósito de ambos estudios es estudiar el genotipo (genética) y fenotipo (características físicas) antes y después del despegue.

Apolo

'Yiya', es el nombre de los tardígrados que la Fundación Grupo Apolo enviarán al Espacio a través de la Nasa.

Foto:

Archivo particular

En este caso, la Nasa se encargará de cubrir todos los gastos del envió de los dos experimentos seleccionados, pues de otra forma, calcula Jorge Salazar, el costo ascendería a los 200 millones de pesos.

Por eso la importancia de que la fundación haya sido seleccionada, pues desde sus inicios ha subsistido con las uñas, dado que solo ha recibido el apoyo de la Universidad del Magdalena y de la alcaldía de Soledad (Atlántico).

La investigación pretende ser el punto de partida para evaluar su capacidad de terraformar el planeta rojo en un futuro

Necesitamos recursos porque vivir de la ciencia tiene sus costos y casi nadie apoya. Quiero resaltar la ayuda que nos han dado Sigmer Quiroga y Rosana Londoño, de la Universidad del Magdalena”, destacó Rosmery Suárez, integrante del Grupo Apolo con experiencia en procesos de investigación.

El viaje del cohete está contemplado para durar unos 30 minutos, de los cuales 7 tardará en órbita para luego regresar y caer en el mar, donde miembros de la Naval de Estados Unidos realizarán la operación de recolección del artefacto de unos 18 metros de largo. Ese día, los miembros sueñan con ser testigos en vivo y en directo del lanzamiento, pero en el peor de los casos lo seguirán a través de la magia de las transmisiones vía streaming.

BARRANQUILLA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA