Barranquilla

El Pesebre de tamaño real que deslumbra al centro de Barranquilla

Los organizadores se demoraron 23 días en construirlo. Mide 3.300 metros cuadrados.

Pesebre

Las tradicionales figuras del nacimiento de Jesús se pueden ver en el pesebre, construido en su mayoría con material reciclable. 

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

27 de diciembre 2017 , 09:57 a.m.

Aferrada a las barandas del corral que aísla a los animales de los transeúntes, estaba María, una niña de 6 años, morenita, delgada y de cabello corto ondulado que, junto a su padre, observa detenidamente cada uno de los movimientos del burro, las cabras, las gallinas, los pavos y el pavo real que se encuentran en la granja que hace parte del pesebre ubicado en pleno Centro de Barranquilla.

Los niños son los más encantados al visitar este pesebre de grandes dimensiones, con los tradicionales personajes a escala y con animales reales que, bajo la custodia del Libertador Simón Bolívar, en medio de la principal arteria del comercio barranquillero, permanecerá hasta el 6 de enero próximo.

Pesebre en Barranquilla

Los personajes del pesebre fueron construidos en tamaño real, se usaron varillas y esponjas para darle forma a los cuerpos.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

El pesebre de 3.300 metros cuadrados fue construido por la Asociación de Comerciantes del Centro, Asocentro, con ayuda de la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público de Barranquilla, que dio el permiso para el uso de ese espacio.

Para los miles de visitantes que llegan de todos los sectores de Barranquilla y los rincones del Atlántico, hacen una pausa en sus compras y diligencias y se acercan a recorrer el espacio, es una sorpresa encontrar el pesebre en este lugar de la ciudad, pero, muchos coinciden con que es emocionante contagiarse de la Navidad.

“Yo estaba haciendo vueltas por aquí, pero vi el pesebre y decidí entrar a verlo más de cerca. Estaba emocionado porque este espacio me hizo recordar mi época de niñez viendo los animales”, destacó Yuris Villa, uno de los tantos visitantes. Agregó “este espacio hacía falta en Barranquilla para no dejar perder la tradición y esto ayuda que la niñez, la juventud y todas las personas sientan el espíritu navideño”.

Este espacio hacía falta en Barranquilla para no dejar perder la tradición y esto ayuda que la niñez, la juventud y todas las personas sientan el espíritu navideño

“Además de que los niños se recrean, nosotros los adultos también lo hacemos viendo los animales y todo lo que podemos encontrar en el pesebre. Es algo diferente, primera vez que lo hacen y ojalá lo hagan todos los años”, dijo por su parte, Gloria Gastelbondo mientras, en compañía de sus tres hijas, observaba con detenimiento una gallina de guinea que caminaba a sus anchas por el corral de madera y aserrín construido sobre el pavimento.

La iniciativa de los comerciantes, que procura por no dejar morir la tradición que año tras año une a millones de familias en el mundo, se propuso trasladar un poquito del campo a la ciudad.

“Este pesebre fue una bomba. Demoramos planeándolo tres días. Para el próximo año pensamos hacerlo mejor, ponerle techo para que las personas que lo visiten durante el día no se asoleen”, destacó Adriana Arboleda, quien se tomó la tarea de armar el pesebre durante 23 días, junto a un equipo de 15 personas más.

Pesebre Barranquilla

El pesebre de 3.300 metros cuadrados fue construido por la Asociación de Comerciantes del Centro, Asocentro.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO


Los personajes del pesebre fueron construidos en tamaño real, se usaron varillas y esponjas para darle forma a los cuerpos, mientras que las cabezas fueron pintadas sobre figurines de icopor.

Algunos de los animales que permanecen en el corral los consiguieron prestados, mientras que otros fueron comprados por los comerciantes, “para tenerlos acá, que sean como un patrimonio de nosotros (los comerciantes) porque esperamos seguir haciendo el pesebre siguiendo la tradición de hacerlo por nueve años para que nos lleguen bendiciones”, agregó.

Desde el momento en que quedó listo el pesebre, Adriana armó un ‘cambuche’ detrás de este para cuidarlo las 24 horas del día, allí vivirá hasta el 6 de enero, día que debe ser desmotando, según el compromiso con la Secretaría de Espacio Público y Control Urbano.


El pesebre fue abierto al público desde el primero de diciembre, y según Dina Luz Pardo, directora de Asocentro, se calcula que a diario reciben la visita de 5.000 personas en promedio. “Hubo un día que llegaron más de 20 buses que traían personas de Puerto Colombia, de Malambo, de diferentes municipios y del casco urbano de Barranquilla que vienen a visitar el pesebre”, anotó.

Hubo un día que llegaron más de 20 buses que traían personas de Puerto Colombia, de Malambo, de diferentes municipios y del casco urbano de Barranquilla que vienen a visitar el pesebre

Según Pardo, es gratificante escuchar comentarios positivos de quienes se acercan al pesebre y recorrerlo porque, “es un espacio muy humilde que guarda nuestra tradición”.

La novena de aguinaldos empezaron a hacerla desde el 11 de diciembre, y finalizó el 21, unos días antes de lo que debería ser porque los comerciantes no podían ocuparse de ella durante el puente por la gran afluencia de clientes que se incrementa durante estos días de Navidad.


A las novenas llegaron unos 350 niños inscritos en la lista de asistencia oficial, pero por la acogida esa cifra fue duplicada, destacó la dirigente del gremio de comerciantes del Centro.

BARRANQUILLA.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA