Galería
Barranquilla 25 de agosto de 2017 , 05:00 p.m.

Así es la vida del oso Chucho en la calurosa Barranquilla

La dieta del animal es a base de mazorca, papaya, granadilla, pepino, avena y zapote, entre otros.
Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

La Corte Suprema de Justicia tumbó el recurso de 'habeas corpus' que ordenaba el traslado del oso de anteojos Chucho, del zoológico de Barranquilla a la reserva natural Río Blanco, en Caldas, donde ya había estado.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

Chucho tiene 23 años y fue trasladado a Barranquilla, desde suelo caldense, el pasado mes de julio, luego de haber pasado sus últimos 18 años en la reserva de Río Blanco.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

A su llegada a Barranquilla, el oso tuvo que pasar un periodo de cuarentena, requerido por las especies silvestres como él para adaptarse a un nuevo hábitat.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

Según la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, Chucho ha mostrado una rápida adaptación a su nuevo entorno y ha respondido positivamente al acercamiento con la hembra, de 19 años, que también habita el lugar, aunque no comparten espacio al mismo tiempo.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

En el Zoológico de la capital del Atlántico, Chucho tiene un estanque, en el que se refresca a menudo mientras se alimenta con una dieta a base de mazorca, papaya, granadilla, pepino, avena, zapote, banano, manzana, piña y patilla.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

Chucho nació en cautiverio y jamás ha estado en libertad. Por ende, cuenta con fuertes improntas que no le permiten recuperar las condiciones mínimas necesarias para ser liberado en su medio natural.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

El primer hogar de Chucho fue la reserva natural La Planada, en Nariño, y llegó a Manizales junto con su hermana Clarita, siendo tan solo un cachorro.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

La muerte de su hermana, por un cáncer, hizo que Chucho presentara cambios de comportamiento y se volviera más sedentario y depresivo.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos
Vanexa Romero / EL TIEMPO

Chucho está tan acostumbrado al contacto humano, que sus habilidades naturales para interactuar con otros individuos de su especie no están suficientemente desarrolladas. Además, percibe a los humanos como una fuente de alimento. Por ejemplo, en Barranquilla, el cuidador del Zoológico lo visita todos los días a las 7:00 a.m. y le entrega su primera ración de comida entre las 8:30 a.m. y las 9:00 a.m.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA