Barranquilla

El James inglés que celebró el triunfo de octavos en Barranquilla

Un eufórico hincha inglés festejó la clasificación de la selección de Inglaterra en La Troja. 

Inglés en la Troja

James celebrando el paso a cuartos de inglaterra, el cual llegó en el último cobro de penal.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

04 de julio 2018 , 04:18 p.m.

Mientras los hinchas colombianos bailaban, tomaban y cantaban, James Cutler, un joven británico, docente en el Colegio Americano de Barranquilla, se mantenía sentado en medio de las personas que a esa hora veían el partido mundialista entre la selección colombiana y la de su país en La Troja.

Con una bandera británica en mano, la cual ondeaba de un lado hacia el otro, Cutler, nativo de Hasting (Inglaterra) no se sentía intimidado en medio de los hinchas que lo rodeaban -entre ellos, Lina Suárez, su novia-. Para él, el partido ante Colombia era una final; como la de 1966, cuando los ingleses se coronaban por última vez como campeones del mundo frente a la República Federal de Alemania, y tenía que apoyar a su selección; a la potencia inglesa.

Derrota Colombia en Barranquilla

Aficionadas colombianas bromean con el hincha inglés después del primer gol de Inglaterra. 

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Por lo general, Cutler mira y alienta cada partido que la selección inglesa tiene, y este no iba a ser la excepción.

Con el inicio del partido, iniciaron las emociones. Tanto él como los seguidores colombianos se veían envueltos en gritos, saltos y aplausos como forma de apoyo para sus respectivas selecciones. Sin embargo, todo volvió a la calma cuando terminó el primer tiempo sin gol.

Después de tomar dos cervezas y de caminar un rato por el recinto salsero y futbolero: La Troja, el británico volvió a su puesto al comenzar la segunda parte del encuentro, y tan solo 12 minutos después, cuando Harry Kane marcó su gol de penalti, subió sus brazos y con puños apretados gritó "Come on! Come on! This’s my team!" (¡Vamos! ¡Vamos! ¡Este es mi equipo!), mientras que los hinchas colombianos cubrían sus ojos y bajaban la cabeza.

Inglés en la Troja

James besa a su novia colombiana durante el partido. 

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Pero el partido continuaba, y cada acercamiento de Colombia en el área inglesa, provocaba murmullos en los colombianos. Fueron unos minutos tensos tanto para Cutler como para los colombianos. Sin embargo, llegó el agónico gol de Yerry Mina.

La alegría se le esfumó al inglés. Se puso las manos en el cuello y bajó la cabeza. Era tiempo para que cada colombiano ahí presente se abrazara entre sí  e hicieran del momento un carnaval basado en tirar agua y cerveza. Sin embargo, ahí estaba Lina, quien con besos y abrazos lo consolaba al hincha inglés.

Finalmente, después de unos tensos penales donde la Selección de Inglaterra selló su paso la siguiente ronda en la Copa del Mundo, los hinchas colombianos se iban yendo uno a uno del templo salsero, pero James Cutler aplaudía fuertemente por la victoria de su selección. Ahora era él quien consolaba a su novia. 

BARRANQUILLA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA