Barranquilla

El fantasma de la compra de votos rondó Puerto Colombia

En el municipio fue capturado el concejal Víctor Acosta, a quien le hallaron 181 millones de pesos.

Elecciones en el Atlántico

La abstención marcó la jornada electoral en el municipio.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

27 de mayo 2018 , 09:29 p.m.

A diferencia de las pasadas elecciones al Congreso en marzo, cuando las filas doblaban en la esquina de los puntos de votación y llegaron buses y carros particulares con personas, que como hormigas se atravesaban en las calles este domingo en Puerto Colombia (Atlántico), la gente no se movió a votar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del país.

“A esta hora ya había fila y gente con ganas de tirar trompadas”, contó Ricardo Vargas, de 35 años de edad, vigilante del colegio Simón Bolívar, uno de los seis puestos de votación del municipio, que a las 8 de la mañana fue el primero en votar en la mesa 14 completamente solo, sin que nadie lo acosara como ocurrió en los pasados comicios, cuando Puerto Colombia fue una de las zonas declaradas en riesgo de fraude electoral, justamente por todo lo que se vivió en las elecciones a Congreso a causa de denuncias por trasteo y compra de votos. Cabe recordar que los fraudes electorales ya han dejado en el pasado la captura y destitución de una delegada de la Registraduría en esta localidad.

Por eso, el domingo había policías y Ejército en todas las esquinas, además de fiscales y personal encubierto de los organismos de inteligencia del Estado, a los que se sumaban los observadores de la MOE y funcionarios de la Personería, Defensoría del Pueblo y Procuraduría.

El día estuvo nublado pero con una humedad y temperatura sofocantes. Sobre el mediodía se desgajó un aguacero, que terminó espantando a los pocos curiosos que se quedaron en las esquinas mirando como transcurrían las elecciones.

“Aquí la gente está acostumbrada a que la lleven y traigan para votar y si no hay un estímulo, se quedan viendo televisión, así el puesto les quede a la vuelta de la casa”, contó una mujer que no ocultó su malestar por la apatía de los porteños.

La abstención fue lo que marcó la jornada en este municipio del área metropolitana de Barranquilla, localizado en el norte del departamento, frente al mar Caribe. El potencial electoral en esta localidad es de 34.792 votos y fueron habilitadas 92 mesas.

Lo cierto es que la maquinaria de los partidos políticos no se vio como en marzo pasado. En las afueras de los puntos de votación se montaron puestos de información de las campañas de cada político, algunos no disimularon la publicidad.

En algunos lugares de votación, la queja recurrente fue el uso de los celulares por parte de jurados y testigos electorales, pese a las advertencias de los entes de control.

En los puestos de votación, la población que más se acercó a las urnas fueron los adultos mayores, quienes sufragaron en los colegios Simón Bolívar, María Mancilla, Francisco Javier Cisnero, el Liceo Campestre y Tolentino.

“No joda, ni las gracias me dieron”, afirmó contrariada María del Carmen después de votar en el colegio Simón Bolívar mientras esperaba en una esquina un mototaxi que la regresara a su casa.

La mujer, quien contó que es ama de casa y madre de cinco hijos, a las 9:45 de la mañana del domingo no ocultaba su malestar por el calor y la forma como la trataron las personas del comando político que la abordaron una vez salió para pedirle el certificado electoral, al que le tomaron una foto y se lo regresaron.

“Ni una bolsa de agua me regalaron por darles el voto”,
dijo la mujer antes de subirse a la moto e irse con las manos limpias, como les ocurrió a muchos, que al no ver movimientos en las casas políticas que mandan en el pueblo, decidieron esperar la segunda vuelta, cuando aseguran que rondará el billete que el domingo no se vio.

El escándalo

La noticia en el municipio fue el allanamiento que hizo la Fiscalía a la casa del concejal Víctor Acosta, en donde incautaron 181 millones de pesos y armas de fuego, y se procedió con su captura. El operativo se cumplió el sábado, en el barrio La Risota, donde las autoridades recibieron denuncias por actividades que podrían generar “riesgo para la comunidad”.

En Puerto Colombia se comenta que hace dos meses fue allanada una de las viviendas del concejal y en ese momento fue detenido su padre, quien después retomó la libertad. “Se la tienen montada. Aquí hay gente que de verdad está haciendo tramoya en política y no les hacen nada”, dijo un vecino del sector.

LEONARDO HERRERA
Corresponsal EL TIEMPO
Barranquilla

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA