Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 07:14 p.m. - sábado 19 de abril de 2014

Colombia 10:12 p.m.

Taxistas en Barranquilla piden tarifa mínima de $5.000

El gremio de los 'profesionales del volante' estudia proponerle al alcalde un alza del 4 por ciento.

En reunión a celebrarse este martes, los representantes de las empresas de taxi y de las frecuencias de radio analizarán la propuesta.

Álvaro Forero, presidente en Barranquilla del Consejo Nacional de Transporte en Taxis (Conaltaxis), dijo que en las principales ciudades los incrementos ya fueron aprobados y en la capital del Atlántico los precios son los mismos desde febrero de 2008.

Forero explicó que la carrera mínima, estipulada en 4.300 pesos, quedaría en 4.500 pesos porque se redondearían en 200 los 172 pesos que en estricto sentido da la operación con el 4 por ciento.

Aunque, dijo Forero, dentro del gremio hay quienes piden que la mínima sea de 5.000 pesos para compensar los dos años 'congelados'.

Las tarifas, reguladas por el Decreto 0086 de 2008, existen sólo en el papel porque en la calle el precio de la mínima es de 5.000 pesos desde hace dos años y de 6.000 después de 6:00 p.m.

Cuando el alcalde fijó las tarifas en 2008, nació en Facebook el grupo 'Un día sin taxi' para exigir el uso del taxímetro para un cobro justo.

Licht Rada, integrante del grupo, escribió que en mayo de 2008 un taxista le quería cobrar 5.000 pesos por una carrera de menos de cuatro cuadras, pese a que tres meses atrás había sido decretada 4.300 de pesos como la mínima.

Jorge, sin apellido, aparece en la red social como el creador del colectivo. Él argumentó en el perfil del sitio que "Barranquilla es una de las ciudades que tiene las tarifas de taxi más altas de Colombia".

Su argumento al organizar el grupo, que cuenta con 786 miembros, tiene asidero si se compara la carrera mínima con la de Medellín, 4.200 pesos; Cali, 3.700; Bucaramanga, 3.600; y Bogotá, 3.300 pesos.

Al ser consultado, el taxista Fabián Varela justificó los precios debido a las frecuentes alzas del combustible, el deterioro mecánico por el salitre y el difícil acceso del gremio a ciertas zonas por las vías.

Forero dijo que en Bogotá es común ver carros con más de ocho años en condiciones aceptables, mientras que en Barranquilla un taxi con más de cuatro años de kilometraje es considerado viejo y feo, consecuencia de las inclemencias climáticas. "Aquí se dañan más rápido las llantas, los resortes y la lata".

En el Decreto, el Alcalde escribió que el Tránsito Distrital sería el encargado de dar "estricto cumplimiento" a las tarifas, pero es otra la realidad en las calles barranquilleras.

Resistencia al taxímetro

Álvaro Forero señaló la desconfianza de los barranquilleros al usar el taxímetro como el principal obstáculo que tiene la ciudad en la implementación de este aparato como su medidor oficial de distancias.

Forero dijo que al usuario local le gusta más arreglar verbalmente con el taxista el costo del trayecto, antes de iniciarlo, que viajar con la incertidumbre del valor que le arrojará el taxímetro.

Por eso, los taxis en Barranquilla circulan sin ningún medidor pese a su uso obligatorio, según lo establece el Código de Tránsito.

Oficio angustiante

Fabián Valera maneja taxi desde hace siete años y su rutina se ha caracterizado desde entonces por la ansiedad de tener que conseguir dinero para el combustible, la tarifa, la lavada del carro y la comida. A veces, debe hacerlo en menos de 12 horas.

Hasta el 23 de diciembre, cuando el dueño del taxi lo dejó cesante, Fabián debía hacerse mínimo en un turno de 12 horas 111.000 pesos para pagar 50.000 en tarifa, 50.000 en gasolina, 8.000 por la frecuencia de radio y 3.000 por la lavada.

Cuando manejaba a 'agua y luz', como se le conoce al tener un carro las 24 horas, le era más fácil conseguir su sustento diario. "Hay que darle duro para que en un turno de 12 horas uno llegue a la casa con 50.000 pesos libres. A veces ni en diciembre ni en carnavales uno se los consigue".

Fabián cree que la presión constante que tienen él y sus colegas por cumplir con la tarifa hace que los precios no sean flexibles. "Por eso cuando el día está embolatado no falta el que hace 'colectivos' para mejorar la cosa".

TATIANA VELASQUEZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar