Barranquilla

El médico que les da el tono femenino a las mujeres trans

El doctor Antonio Ballestas emplea una técnica europea conocida como Glotoplástia de Wendle.

Antonio BallestasPacientes del médico cirujano Antonio Ballestas narran su experiencia.
Antonio Ballestas

El médico Antonio Ballestas Morales en pleno ejercicio de su profesión, durante un chequeo, con la trans uruguaya Romina Ramírez, en Barranquilla. Carlos Capella / EL TIEMPO

08 de mayo 2017 , 06:35 p.m.

Romina Ramírez perdió la cuenta de las ocasiones en las que se ha sentido avergonzada por el tono excesivamente grave de su voz. La transexual uruguaya, rubia, de 1,80 metros de estatura, recuerda con detalle el día en el que desempeñándose como estilista, en una peluquería en Ecuador, un niño de 4 años con el que jugueteaba, hijo de una compañera de trabajo, le preguntó sin titubear y delante de todos los presentes: “¿Por qué tienes la voz de hombre?”.

No supo dónde esconder la cabeza mientras la madre del menor recurrió a explicarle que el tono de la voz de Romina obedecía a que había nacido en el país austral. La no tan feliz anécdota afianzó las ganas que tenía desde la infancia de conseguir una alternativa que le permitiera sincronizar su apariencia femenina con la voz.

“Desde los 15 años comencé a buscar métodos para cambiar mi voz, pero los intentos siempre fueron en vano. De ahí a que prefería no hablar mucho con las personas para no sentirme avergonzada”, relató.

Es la mejor inversión que una persona que lo necesite puede hacer

La búsqueda fue intensa y casi siempre infructuosa porque siempre se encontró con que la cirugía de feminización de la voz más cercana a su país era la que se hace en Brasil, con técnica que consiste en una cirugía abierta a la altura del cuello para unir en la laringe el cartílago tiroideo con el cartílago cricoides, con el fin de mantener las cuerdas vocales estiradas mediante dos puntos de sutura que, con el tiempo, pueden ceder y dejar el tono como estaba al principio.

El médico que era

Dicho procedimiento no llenó las expectativas de Romina, hasta que se percató, hace unos meses, de que en Barranquilla el otorrinolaringólogo Antonio Ballestas Morales se había especializado en una técnica europea conocida como Glotoplástia de Wendler, la cual se hace por laparoscopia y garantiza excelentes resultados a largo plazo para los pacientes.

El médico, egresado de la Universidad Libre de Barranquilla, quien viajó a Costa Rica para especializarse en Otorrinolaringología, con el auspicio de la Asociación Panamericana de Otorrinolaringología, tenía un récord de 19 mujeres transexuales operadas y todas con absoluto éxito, lo que motivó a Romina a decidirse por viajar a la capital del Atlántico, el pasado 22 de marzo, desde su natal Canelones, balneario a 50 kilómetros de Montevideo. Había llegado el tan esperado momento de dar ese paso en el largo camino que recorrió para afianzarse como mujer.

Antonio  Ballestas

Ballestas, la trans uruguaya y el médico Alfonso Oliver.

Foto:

Cortesía: Antonio Ballestas

“Un día me di cuenta del doctor Ballestas, comprobé los resultados y me puse en contacto con él. Tras considerar su calidad profesional y personal no lo pensé dos veces y me vine para Barranquilla a conseguir una voz acorde a mi apariencia. Antes, no había encontrado nada similar en Latinoamérica”, relató Romina, en el consultorio 403 de la Clínica del Mar, en el norte de Barranquilla, donde fue valorada antes del procedimiento quirúrgico, el pasado 25 de marzo.

Ballestas explicó que su interés por el estudio de las distintas técnicas de feminización de la voz se inició en 2014, tras asistir a un congreso en el que habían especialistas de Europa y de Brasil, país donde por dos meses estudió la técnica que se práctica allí y en parte de Argentina. Pero prefirió no emplearla por tratarse de un procedimiento invasivo que no garantiza resultados definitivos a través del tiempo.

La inquietud estaba sembrada con fuerza en los intereses del doctor Ballestas, considerado un estudioso de tiempo completo y quien ostenta un posgrado en Microcirugía de Oído con el otólogo Michel Portmann, en Burdeos (Francia), por lo que comenzó a hacer contactos con un especialista en Bélgica que, por falta de tiempo, no pudo colaborarle en la enseñanza de la Glotoplástia de Wendler.

Entonces buscó a Juan Carlos Casado, pionero de este tipo de procedimiento en España, con quien se entrenó en Marbella.

“A mi llegada a Barranquilla le propuse a la presentadora transexual de Telecaribe, Linda Yépez, hacerle la cirugía. Aceptó y hoy da fe de los excelentes resultados. Esa vez, mi maestro Casado asistió como observador. Desde entonces he operado a 20 personas a las que les ha cambiado la vida”, dice.

El otorrino se atreve a asegurar que la Glotoplástia de Wendler no es común que se practique en Latinoamérica y mucho menos en Colombia. Su tesis se confirma con el hecho de que sus pacientes han sido mujeres del interior del país, casi toda América Latina, incluso de Estados Unidos y México.

De Colombia, además de Linda Yépez, cuya cirugía fue reseñada por la prensa estadounidense y europea, Ballestas ha cambiado la voz de una mujer de Boyacá, otra de Popayán, dos de Medellín, tres de Bogotá e igual número de Cali.

Internacionalmente, el turismo de salud en Barranquilla se ha fortalecido con la visita a su consultorio de cuatro mujeres de EE. UU., una de Venezuela, Ecuador, Perú, Chile y México. Romina puso la cuota de Uruguay y en lista de espera para ingresar al quirófano están otras 10 mujeres: dos de Cali, dos de Canadá, una de República Dominicana, una de Nicaragua, dos de Bogotá y dos más de EE. UU y una de Kuwait.

Esos procedimientos se deben realizar antes de agosto próximo.

Resultado garantizado

La cirugía de feminización de voz, con la técnica Glotoplástia de Wendler, se utiliza principalmente en mujeres transgénero, que han cambiado su aspecto físico externo, mediante tratamientos quirúrgicos y hormonales, pero que su voz continúa teniendo un tono masculino.

Sin embargo, también puede ser utilizada en nacidas mujeres (no ha sido el caso en la experiencia de Ballestas), que tienen una tonalidad grave en su voz.

Ballestas explicó que se trata de un procedimiento que se hace a través de la boca con microscopio, en un tiempo que no sobrepasa la hora y media de cirugía.

Consiste en reducir el tercio anterior de las cuerdas vocales, que en el caso de los hombres son más largas y anchas que las de las mujeres.

Al disminuirlas de tamaño mediante electrocauterios, laser o radio frecuencia, se consigue que la voz pase de grave a aguda, permitiendo que el paciente suene como una mujer al hablar.La recuperación es inmediata y no amerita más de un día de hospitalización por motivos de seguridad, ya que al paciente se le hacen dos puntos de sutura.

Antes de ingresar al quirófano, Ballestas revisa las cuerdas del paciente para conocer su frecuencia fundamental, que es el número de veces que se mueven por segundo las cuerdas vocales y que en los hombres oscila entra las 100 y 150 ocasiones, mientras que en las mujeres entre las 200 y 300.

“Con trabajos de fonoaudiología tenemos que lograr aumentar esa Frecuencia Fundamental a más de 180 veces por segundo. En el caso de Romina, la tiene en 125 y ya veremos, tras la cirugía, cómo logra quedar. Debo destacar que entre un paciente más grave tenga la voz, más sorprendentes van a ser los resultados”, destacó el médico.

Antonio Ballestas lleva 20 cirugías de este tipo y su clientela crece

Luego de la cirugía debe mantenerse silencio absoluto y luego, por un periodo entre los cuatro y seis meses, necesita de terapias de fonoaudiología, que en Barranquilla están a cargo de la experta Rocío Cuello Pantoja, fonoaudióloga egresada de la Universidad del Rosario de Bogotá, con trabajo de grado calificación excelente en ‘Técnica vocal de los locutores de la Asociación Colombiana de Locutores’, especializada en rehabilitación de la voz.

Cuello Pantoja explicó que tras determinar las conductas básicas de la voz del paciente, al llegar el día dos luego de la cirugía, su trabajo consiste en coordinar, inicialmente, ejercicios de tipo respiratorio durante unas dos semanas.

“La paciente debe permanecer en absoluto silencio y luego me encargo de monitorear, durante media hora diaria, ejercicios para disminuir la tensión muscular, fortalecer el trabajo de vibración de las cuerdas para que ejecuten su función acorde con la nueva laringe. También se les colocan repeticiones para la modulación y para que el cerebro se acostumbre al nuevo sonido de la voz”, dijo la especialista.

En el caso de las pacientes que no son de Barranquilla, las terapias de recuperación de la voz son realizadas a través de internet, vía Skype, al principio durante media hora y con el pasar de los meses en menor intensidad.

Cirugía que cambia vidas

Linda Yépez, la primera paciente del doctor Ballestas, no se cambia por nada con su nueva voz. Aseguró que su vida es otra luego de haberse sometido a la Glotoplástia de Wendler, sobre todo porque adquirió más confianza a la hora de hablar en público. “Me tocaba impostar la voz y no me sentía cómoda como mi anterior tono”, dijo Yépez.

La activista de la comunidad LGBTI es la mejor publicidad para el médico. Sin embargo, Ballestas abrió el portal web www.voicefem.com, tanto en inglés como en español, donde explica los pormenores de la cirugía y los resultados que han obtenido sus pacientes.

Antonio Ballestas

El 25 de marzo, en Barranquilla, se realizó la cirugía a la trans uruguaya Romina, que descubrió y le gustó el método empleado por el medico Antonio Ballestas.

Foto:

Carlos Capella / EL TIEMPO

Del precio del procedimiento no quiso dar detalles, pero admitió que es mucho más económico que los procedimientos estéticos convencionales. Próximamente operará a una mujer trans del interior del país que consiguió, mediante una acción de tutela, que el sistema de salud le cubra el procedimiento.

“Esta cirugía tiene fines inalcanzables porque va por la recuperación del autoestima de las personas. Sabemos que es una comunidad que es estigmatizada y que por años ha sido objeto de burla. Por lo tanto, si podemos contribuir a cosas buenas, es la mejor inversión que una persona que lo necesite puede hacer”, concluyó Ballestas.

Los resultados de la cirugía número 20, la de la uruguaya Romina Ramírez, serán presentados por Ballestas en el Congreso Latinoamericano de Otorrinolaringología y Cirugía de Voz, en Punta del Este (Uruguay), el 19 y 20 de mayo. Esos días, Romina, estando de local, podrá dirigirse a un auditorio repleto con su nueva voz: la que tanto buscó, la de una mujer.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
Corresponsal de EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA