Carrusel

Cambio de ‘look’, ¿cambio de vida?

Un simple corte de cabello puede ayudarle a encontrar un nuevo rumbo.

Maquillaje

Los cambios físicos pueden ayudarle a hacer cambios más profundos en su vida.

Foto:

123rf

20 de abril 2018 , 10:48 a.m.

Una frase popular reza que ‘una mujer que se corta el pelo está por cambiar su vida’. Y aunque suena a cliché, esta idea no siempre es desacertada. Si bien muchos ven los ‘cambios de look’ como banales o innecesarios, la decisión de renovar la apariencia física puede tener fuertes motivaciones emocionales y lograr cambios trascendentales en la psicología del ser humano.

Así lo sostiene la asesora de imagen y docente de La Salle College Laura Beltrán Pitta, quien asegura que una transformación física “no se trata de moda, de tendencia, de verse bonito o feo, sino de llegar a un punto en el que uno siente la necesidad de que haya algo diferente en su vida”.

Según Beltrán, la motivación para un cambio físico es, en muchas ocasiones, el recurso tangible que tenemos para vernos diferentes en momentos específicos de nuestro ciclo vital.

La experta agrega que estos cambios “empiezan por conocerse personalmente, aceptar verse muchísimo mejor y embellecer un poco la estructura general de nuestro cuerpo y de nuestro ser”. Además, pueden manifestarse en detalles pequeños como los colores de las prendas de vestir o en decisiones mayores como las cirugías estéticas.

En cuanto a las motivaciones para cambiar la apariencia física, la coach y psicóloga especialista en inteligencia emocional Jassel Arzuza explica que estas son diferentes para cada ser humano. Mientras que una persona puede ver las transformaciones corporales como una forma de cortar con un estilo de vida con el que no está satisfecha, para otra pueden ser una especie de mensaje que dice: ‘Ya no te quiero más en mi vida, ni a ti, ni a mi vestuario ni a mi antiguo corte de cabello’.

La psicóloga Mónica Rodríguez coincide con esta idea, y afirma que las crisis emocionales suelen ser las motivaciones más frecuentes para modificar nuestra imagen, y hacerlo nos hace sentir que estamos dando inicio a una nueva etapa. Los casos más comunes son la pérdida de un ser querido, una desilusión, un fracaso en las relaciones afectivas (ruptura o divorcio) y un cambio de trabajo. Para alcanzar el equilibrio o la tranquilidad, “(...) tú ya sabes qué trabajar, y lo trabajas de acuerdo a tu caso, pero los cambios corporales te dan la seguridad para hacerlo”, explica.

El cabello es la parte del cuerpo más sencilla y rápida para trabajar en una transformación, comenta Laura Beltrán: “Si yo quisiera bajar de peso, tendría que ir a un gimnasio por mucho tiempo y tener disciplina; además, no voy a ver resultado hasta dentro de varios meses. Pero el cabello lo puedes tener largo un día y al siguiente no”.

Pero cortarse o tinturarse el cabello es tan solo uno de los caminos para verse diferente. En su trabajo como asesora de imagen, Beltrán ha encontrado hombres y mujeres que recurren a medidas discretas para sentirse mejor consigo mismos luego de un divorcio, un despido o una larga temporada de estar desempleados. Son ajustes como un nuevo peinado, una nueva forma de vestir o de maquillarse, que no cambian la esencia ni la personalidad, sino que impactan positivamente en la vida, en la interacción con otros y la autoestima.

El potencial del maquillaje para influir en dichos aspectos ha sido explorado por varias organizaciones. La Sociedad Americana contra el Cáncer, por ejemplo, ha descubierto en el maquillaje una herramienta para reformar la percepción que las mujeres con cáncer tienen de sí mismas. El apoyo a programas como ‘Luzca bien, siéntase mejor’ (Look Good Feel Better), dedicado a enseñar técnicas de belleza a mujeres en tratamiento de quimioterapia, han permitido estudiar y entender cómo el cuidado de la imagen influye positivamente en el amor propio.

Aunque estudios como este trabajan con participantes limitados, sus hallazgos pueden extrapolarse a grupos más grandes. Después de todo, el autocuidado puede ser clave para sobrellevar los momentos difíciles de la vida personal y profesional, y los cambios de imagen son uno de los tantos caminos que eligen los seres humanos para encontrarse a sí mismos.

Si está pensando en un cambio de apariencia...

1. No haga cambios abruptos ni se deje llevar por los impulsos, pues podría arrepentirse y no lograr el efecto deseado.

2. Analice su cuerpo y sus proporciones, y con ayuda de un experto identifique qué cambios le podrían favorecer.

3. Enfóquese en lo que le gusta de su apariencia y destáquelo, ya sea con la ropa, el maquillaje o los accesorios que más le gusten.

4. Haga una evaluación de los posibles cambios y pregúntese si además de favorecer sus rasgos faciales y corporales, estos reflejan su personalidad. Si la respuesta es sí, aplíquelos.

PAULA HERNÁNDEZ VARGAS
REVISTA CARRUSEL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA