Carrusel

Un plato: Gaspar

El fogón de este local ofrece una carta sencilla, con gastronomía sincera y de buen producto.

Restaurante Gaspar en el Parque de la 93 de Bogotá

La terraza y el salón de Gaspar son cómodos, sobrios y muy placenteros; su atención es eficaz, sin ser desbordada; su música, a cualquier hora del día, ayuda a crear una atmósfera muy sabrosa.

Foto:

Diego Santacruz/ CEET

26 de abril 2018 , 05:21 p.m.

De los restaurantes que hay en los alrededores del Parque de la 93 –que los hay de todo tipo–, Gaspar puede ser el más agradable.

Agradable en muchos sentidos: su terraza y su salón son cómodos, sobrios y muy placenteros; su atención es eficaz, sin ser desbordada; su música, a cualquier hora del día, ayuda a crear una atmósfera muy sabrosa; y su comida, que siempre será lo más importante, está bien –sin ser la locura–. Eso le da, creo, para convertirse en la propuesta más atractiva del parque.

Por fortuna no se trata de una cocina pretenciosa. Por el contrario, el fogón de este local –que gambetea entre un bistró francés y un comedor gringo del tipo comfort food (comida confortable)– ofrece una carta sencilla, con gastronomía sincera y de buen producto. Todos los ingredientes son identificables y están sensatamente mezclados (atrás hay un buen chef). En resumen: comida rica, sin más.
Vamos pues a las recomendaciones.

De las entradas, la que más me ha gustado en las visitas que le he hecho a Gaspar es la milhoja de queso de cabra y prosciutto ($ 20.000). Luego están el jugoso pato desmechado con papas y huevos poché ($ 34.000), los raviolis de ricotta y alcachofa servidos sobre un caldito suculento ($ 22.000), y el sencillísimo y muy efectivo chorizo artesanal con huevo frito y papas fritas ($ 16.000).

Plato del restaurante Gaspar en Bogotá

Milhoja de queso de cabra y prosciutto.  Producción: Carolina Baquero

Foto:

Diego Santacruz/ CEET

De su horno de leña, un arroz caldoso de mariscos bien apetitoso ($ 38.000) y algunas de sus pizzas personales (no todas), como la de tocino ahumado, pollo, aguacate y rúgula ($ 19.000).

De sus fuertes, sugiero la milanesa de pollo con ensalada de berros y rúgula ($ 25.000); el risotto de quesos con aceite de trufa, coliflor y semillas de girasol ($ 29.000) y la canilla de cordero –de 450 gramos– con cuscús, garbanzo frito y arracacha ($ 50.000).

Y de sus postres, el merengue de miel. ¡Impecable!

Platos del restaurante Gaspar, en Bogotá

Milanesa de pollo con ensalada de berros y rúgula del restaurante Gaspar, en Bogotá. Producción: Carolina Baquero

Foto:

Diego Santacruz/ CEET

Platos del restaurante Gaspar, en Bogotá

Merengue de miel del restaurante Gaspar, en Bogotá.

Foto:

Diego Santacruz/ CEET

Sabrosos también sus desayunos (¡gran cabezazo para la zona!), que van de lunes a lunes y que ofrecen lo necesario: huevos (¡ojo a los pochados con salmón curado y aguacate!), pancakes (de malta con fresa), panes caseros (el de banano es de colección) y un tremendo caldo de asado de tira, que es ideal para los enguayabados de la zona (la carne se parte con el tenedor).

Insisto: Gaspar no es exactamente extraordinario porque no lo pretende, pero sí es lo más agradable del Parque de la 93. En muchos sentidos.

Gaspar
Carrera 13 n.° 93A-45, Bogotá.
Tel. (031) 654 5456.

MAURICIO SILVA
@msilvaazul

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA