Carrusel

Nina García, cuestión de estilo

Esta barranquillera, jurado de un reality en EE. UU, es una autoridad en el mundo de la moda.

fg

Nina García es directora creativa de la revista Marie Claire y, desde el 2004, jurado del famoso reality Project Runway, que convoca a aspirantes a diseñadores de moda.

Foto:

César Balcázar

07 de septiembre 2016 , 10:12 p.m.

La agenda de Nina García no para. No podría ser de otra manera, pues esta barranquillera es una presencia permanente en el front row de las principales pasarelas de moda del mundo. Directora creativa de la revista Marie Claire, autora de varios libros y, desde el 2004, jurado del famoso reality Project Runway, que convoca a aspirantes a diseñadores de moda. El día que hablamos con ella acaba de regresar a Nueva York. Viene de un intenso periplo por París. Aquí la esperan su esposo, David Conrod, y sus hijos, Lucas y Alexander, de nueve y seis años. Nina se dispone a iniciar una nueva etapa en Project Runway, que ya llegó a la temporada número 15.

Pese a haber salido de su adorada Barranquilla a los 15 años para terminar la secundaria en un internado de Massachusetts, Colombia nunca está lejos de su corazón. El acento costeño ya ha desaparecido, pero García asegura que cada vez que va a La Arenosa “se le vuelve a pegar”.

Cuando crecía en el barrio Altos del Prado y estudiaba en el colegio Karl C. Parrish, las revistas de moda eran un commodity escaso. Con su mamá, Cecilia de García, iba al hotel del Prado exclusivamente a buscar ejemplares de títulos internacionales. Era el único lugar donde los vendían. Aunque la moda fue algo muy natural para ella desde pequeña gracias a la influencia de su madre, nunca pensó que eso se convertiría en su futuro.

Hoy, a los 51 años, esta mujer, autoridad en tendencia y estilo, ya tiene acumulada una lista de logros de admirar: además de su trabajo en Project Runway y Marie Claire, García escribe columnas de moda para varios medios y es autora de cuatro libros, entre ellos Los 100 clásicos de la moda y El libro de la moda. Su opinión es un activo valioso en los sectores del diseño y la confección. ¿Su estrategia? Mantener el enfoque y una meta clara.

En el set de Project Runway, en Queens, García está en su ambiente natural. Luego de consultar con los otros jueces del show, Zac Posen y Heidi Klum, sobre el trabajo de ese día, la colombiana recibe a CARRUSEL durante un descanso.

¿Qué tan importante fue la moda en su crianza?

Desde muy pequeña tuve la fortuna de saber que me apasionaba la moda y yo creo que mi mamá fue mi primera inspiración. Era una señora muy elegante que no era delgada sino con curvas, pero sabía cómo hacer combinaciones y cómo sacar partido de sus mejores atributos y de su figura, y siempre me encantó verla vestirse. Su clóset era como el Alí Babá para mí cuando era pequeña y jugaba con sus zapatos. Creo que ese fue el primer momento en el que sentí que algo me encantaba de la moda. Las revistas internacionales las vendían en el hotel del Prado en esa época. Nosotros íbamos especialmente a buscarlas y me acuerdo de la fascinación que sentía. Aún era muy pequeña, tenía entre 8 y 9 años, y cortaba y hacía mis propios collages. Pero nunca conecté eso con el futuro, lo hacía porque me gustaba.

Después de la secundaria siguió su educación en Estados Unidos.

Sí; estudié humanidades en la Universidad de Boston, pero por insistencia de mi papá, que me dijo que necesitaba tener un título 'más serio', aunque lo que yo quería era estudiar moda. Luego me fui a París por unos años y allí realicé cursos de diseño de modas. Después regresé a Nueva York a estudiar comercialización de moda. En París realicé cursos de diseño de moda y curiosamente había compañeros que eran muy talentosos y en ese momento me sentí muy confundida porque me dije que tal vez no tenía talento: '¿qué voy a hacer? Este ha sido mi sueño y creo que no soy lo suficientemente buena porque estos compañeros míos son increíbles'. Entonces hice más investigación, pensé mucho y había un curso en el Fashion Institute of Technology sobre comercialización de la moda y fue cuando regresé a Nueva York a terminar mis estudios.

¿Aún tiene familia en Colombia?

Solo tengo a mi hermana, porque mis papás desafortunadamente ya fallecieron (alrededor de hace 15 años), pero tengo amigas de infancia que son como mis hermanas. Tengo muchas amistades en Barranquilla y voy por lo menos dos veces a Colombia. Quiero que mis hijos se sientan colombianos. En mi casa se habla español y se hace arroz con coco, que me fascina.

De Barranquilla han salido muchas mujeres talentosas: además de usted están Shakira, Sofía Vergara, Paulina Vega, por mencionar algunas. ¿A qué lo atribuye?

Es un misterio, de pronto algo en el agua (risas). Me parece que ha tenido mucha influencia la posición geográfica de Barranquilla, tan cercana a otros países. En la época en la que yo crecí se sentía que éramos las primeras personas que recibíamos las noticias, la tecnología, las revistas de moda. También tiene que ver con la cultura. Barranquilla es una ciudad alegre que celebra mucho el color, la música, la creatividad.

¿Por qué las mujeres talentosas han salido de Barranquilla?

Yo creo que porque son mujeres orgullosas de ser colombianas. Si te pones a pensar, Shakira, Sofía… lo que tenemos en común es que somos orgullosas de nuestra herencia latina y la hemos puesto al frente de nuestra carrera, a diferencia de muchas personas que asimilan otras culturas. Creo que ese ha sido nuestro orgullo y nuestro poder.

En este viaje que ha sido su vida desde Barranquilla a Boston, París, Nueva York... ¿qué momento diría que ha definido su vida personal y profesionalmente?

En mi vida personal, mis hijos cambiaron mi vida. Creo que yo salí del quirófano y era otra persona que mi marido no podía reconocer. Porque antes de ellos yo estaba muy enfocada en mi carrera. Sí, mi familia era muy importante, mis papás y mi marido, pero mi carrera dominaba mucho de mi tiempo y concentración. No quiere decir que dejé el enfoque cuando nacieron mis hijos, pero descubrí otro mundo y un gran amor, una experiencia que nunca había sentido. Apareció otro enfoque, no solo de mi trabajo, sino de mis hijos y mi familia. De verdad esto cambió radicalmente mi vida.

Y en el ámbito profesional, 'Project Runway' también ha sido muy importante, ¿no?

El poder de permanencia del show ha sido impresionante, pero lo entiendo. Hace 12 años, cuando este programa empezó, no había Instagram ni medios sociales; fue la primera vez que se abrió una ventana para ver el mundo de la moda y fue revolucionario. Como la tormenta perfecta, porque sucedió justo en el momento en que llegaban (las grandes cadenas minoristas de ropa) H&M, Zara… Fue la verdadera democratización de la moda y el programa tuvo mucho que ver con eso. Se convirtió no solo en una ventana a ese mundo, sino a la creatividad que necesita un diseñador para ser exitoso en esta industria. Para mí, fue una plataforma para hacer cosas distintas, para escribir mis libros, para alcanzar a mujeres a las que a través de la revista no podía llegarles tan íntimamente en temas de moda y estilo. Yo he sido parte de esa revolución, de esa tormenta; y me dio también una perspectiva muy impresionante de las distintas plataformas de televisión, de (los medios) impresos, de nuevas tecnologías.

Cuando empezó el programa usted ya tenía un nombre en el mundo de la moda. ¿Cómo se abrió paso en esta industria tan difícil?

Me ayudó muchísimo que tuve enfoque. Una vez que determiné que esto era lo que yo quería hacer, no había otro camino, se convirtió en mi propósito. Y me ayudó mucho la confianza en mí misma. Además, tenía algo diferente para ofrecer: mi cultura, mi ojo, que era distinto; mis sugerencias eran diferentes por mis antecedentes y eso me dio mucho impulso para hacer mi trabajo. Y creo que las barranquilleras, los colombianos, en general, somos muy trabajadores.

¿Está familiarizada con la industria de la moda en Colombia?

Cada vez más.

¿Hay algún diseñador que le llame la atención?

Hay muchos colombianos que están haciendo un nombre internacionalmente y eso me llena de orgullo. Johanna Ortiz, Silvia Tcherassi –también de Barranquilla, muy buena amiga mía y muy trabajadora y emprendedora–. Paula Mendoza, diseñadora de joyas; Nancy González, que hace los bolsos con piel de cocodrilo más increíbles; Tata Harper, con su línea de productos orgánicos para la piel. La lista es grande porque en Colombia hay mucho talento y ahora estamos viendo el fruto de esto en la moda y eso me encanta.

En su opinión, ¿qué hace a una mujer fashionista?

Comenzando por no ser víctima de la moda. Tener un estilo propio y conocerse a sí misma. Aprender a saber qué le queda bien, con qué se siente cómoda y no seguir las tendencias solo por seguirlas. Es la mujer que tiene una buena autoestima y se sabe conocer.

¿Envidia el estilo de alguien?

Todos los días. Me gustaría tener el estilo sin esfuerzo de Kate Moss, que se pone todo y le queda bien. Ella empezó ese movimiento que parece que no ha pasado nada. Me encanta.

¿Se puede hablar de moda latina?

Creo que parte de lo que está sucediendo con las redes sociales es que se ha abierto mucho el mundo de la moda. Hay una oportunidad muy grande y hay un gran apetito por nuevos diseños y creaciones. También lo que ha sucedido es que hay tantas marcas tan grandes que todo empieza a parecer muy similar. Entonces hay un apetito por encontrar cosas únicas y por eso hay una gran oportunidad para el mercado y los diseñadores latinoamericanos. Para nuestros artesanos.

Hay personas que califican la moda como algo muy frívolo o superficial. ¿Qué les diría?

No es tan superficial como parece. De verdad, hay tantas personas que trabajan tan increíblemente y con tantos esfuerzos. Es una industria muy importante. También me parece que la moda es un espejo de nuestra cultura, es un reflejo de lo que pasa en nuestros países; desde el arte, la música, la literatura, lo que pasa en nuestra sociedad, en ese sentido no es frívola.

Además de la moda, ¿qué le apasiona?

Me apasiona Game of Thrones, me apasiona la naturaleza, la lectura, el arte, la comida, especialmente fusión y exótica.

Claudia Sandoval

Para CARRUSEL

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA