Carrusel

Laura Archbold, aquí y ahora

La modelo y actriz sanandresana se lanzó al mercado extranjero y no le va nada mal. Entrevista.

Laura Archbold

Trabaja con una agencia en Estados Unidos y actúa en una serie al lado de Uma Thurman. Chaqueta y vestido, de Amelia Toro. Medias, de Oysho. Zapatos, de Zara.  Producción: Carolina Baquero. 

Foto:

Hernán Puentes

04 de julio 2018 , 05:00 p.m.

Ella parece un personaje de fábula. En todo encuentra belleza y aprendizaje. Hasta en lo que parece oscuro o incierto. Es pragmática y resuelta y donde siente que no hay una oportunidad de crecer, no se demora. “No me salía nada en Colombia y entonces me dije: ‘Hay que sacudirse un poquito. De pronto eso es lo que me está diciendo la vida’”, cuenta. Y así fue. Sin ofertas laborales se mudó a Los Ángeles, California, para participar en la temporada de audiciones en la que eligen a los actores para las series anuales. Se fue sin tener mánager y sin visa de trabajo. “Y a ver cómo funcionaba y a conseguir una visa de trabajo por mi otra profesión, el modelaje”. Y firmó contrato con Wilhelmina Models.

Un día, Benjamín, alguien desconocido para ella, le escribió por Twitter. “Te quiero hablar de trabajo. ¿Me puedes agregar?”. Algo le dio confianza y lo agregó, pero le dijo que tendría que hablar con su mánager en Colombia. Él la buscaba para que presentara una audición para Imposters, la serie que graba desde noviembre pasado en Canadá y en la que comparte créditos con Uma Thurman (Kill Bill, Pulp Fiction, Batman y Robin) y por la que logró, además, que el actor Gerard Butler (The Ugly Truth y 300) la fichara en su agencia de talentos.

Laura Archbold Rodríguez tiene mucho de San Andrés, la isla donde nació hace 28 años y a la que representó en Miss Colombia antes de dedicarse al modelaje y a la actuación. Además de su belleza exótica, es cálida, tranquila y con atractivos matices. Su vida parece un libro abierto. Habla sin rodeos y sin falsos pudores. “Yo nunca me he ido realmente de aquí. Siempre he estado yendo y viniendo y en esa correría llevo un año y medio”, dice a propósito de su nueva vida entre Estados Unidos, Canadá y Colombia. Cada vez que encuentra una oportunidad vuelve al país, visita a su familia y amigos y, como dice ella, pasa un ratico en su casa en Bogotá.

Laura Archbold

Además de su belleza exótica, es cálida, tranquila y con atractivos matices. Pantalón y kimono, de María Elena Villamil. Sombrero, de Mercedes Salazar. Producción: Carolina Baquero.

Foto:

Hernán Puentes

Con su decisión de probar suerte, de lanzarse a lo incierto, demuestra que no le asusta salirse de la zona cómoda…
Sí, yo de miedo no sufro. Si veo que algo no fue, digo: ‘Ah, bueno, listo, vámonos para otro lado’. Yo tenía claro que quería trabajar en otro lugar, no necesariamente en Estados Unidos.

¿A quién le heredó el desapego?
Tengo la practicidad de mi papá y la exigencia de mi mamá. Ella dice que nada que tenga tu firma puede ser mediocre. Y a mí eso se me quedó grabado. Cada cosa que hagas, por pequeña que parezca, maximízala.

¿De qué se trata 'Imposters'?
La historia la protagoniza Inbar Lavi, una actriz israelí, y es sobre la vida de una estafadora que se casa con sus víctimas y les roba el corazón y el dinero. Mi personaje, Rosa, entra en la segunda temporada. Es latina, pero no tiene una nacionalidad definida en la trama. Llega a enredarle la cabeza a uno de los protagonistas. Y Uma Thurman es la gran jefa en la red de estafadores.

Laura Archbold

Laura quiere seguir rompiendo fronteras y trabajar en países como Francia e India. Aretes, de Mercedes Salazar. Top, falda y cinturón, de Andrés Otálora. Producción: Carolina Baquero.

Foto:

Hernán Puentes

¿Dónde se puede ver?
La primera temporada está en Netflix, Estados Unidos, y estamos cruzando los dedos para que llegue pronto a Latinoamérica. Están en negociaciones. La segunda la están pasando por Bravo, un canal americano, y este mes llega a Netflix, en Estados Unidos.

¿Qué significa dar ese salto internacional?
Yo no siento que sea un salto, sino una expansión de la carrera. Y no quisiera encasillarme solamente en los Estados Unidos. Me gustaría hacer producciones en Francia, India, en todo el mundo. Las barreras divisorias se están borrando y cada vez es mucho más fácil.

¿Su personaje estará varias temporadas?
Tuve la suerte de que es un personaje grande desde el principio; estoy en la segunda temporada y aparezco en 6 de los 10 capítulos. El resto son negociaciones. Creo que estaban tratando de cambiar de plataforma (hasta junio de este año se transmitía por Bravo), entonces vamos a ver qué pasa. Puede que se hagan este año o el otro, pero hay mucha historia por contar.

¿Qué tanto ha cambiado su vida con este trabajo?

Este trabajo es el de la paciencia, y la vida se trata de tener paciencia. En Estados Unidos hay que tener mánager y agente. Gracias a Imposters firmé con Alan Siegel Entertainment, la agencia de la que es socio y productor el actor Gerard Butler. A ellos les gustó mi trabajo en Imposters y me llamaron para firmar con ellos.

¿Y cómo le va con la paciencia?
Es mi mayor fortaleza. Hay ciertas cosas en las que sí pongo límites y no tolero, pero, por lo general, soy muy paciente en lo laboral y en lo personal. Sé esperar. Estoy completamente segura de que siempre vendrá algo mejor y que todo depende de qué lado del bus te sientes, si mirando a la pared o al paisaje.

Laura Archbold

"Yo soy de las que creen que hay que escoger la silla más cómoda a la espera de que llegue lo mejor". Aretes, de Mercedes Salazar. Blusa y pantalón, de Pink Filosofy. Zapatos, de Zara.

Foto:

Hernán Puentes

¿Y usted de qué lado prefiere sentarse?
Del paisaje. Yo soy de las que creen que hay que escoger la silla más cómoda a la espera de que llegue lo mejor, y mientras tanto no descuido en lo que estoy trabajando y me divierto.

¿Ha sentido frustración porque alguna vez no obtuvo lo que esperaba?
No. Todo pasa por algo. No me afana el hecho de que haya visto algo pasar si trabajé por eso. A uno le queda la satisfacción de que hizo lo que tenía que hacer y contra eso nada pelea. Si no se dan las cosas, no era para ti.

Usted se dio a conocer como Señorita San Andrés en Miss Colombia, ¿qué recuerdos le quedan de esa época?
Que en el reinado quedé de foca: ¡Aplaudiendo! (risas). No estuve entre las cinco finalistas, pero fue una de las cosas que me enseñaron que en la vida hay que aprender a pasar la página, y yo, realmente, siento que el reinado me dejó más ganancia que pérdida.

¿Por qué?
Porque perder es un estado mental. Si decides que perdiste, no verás las ganancias del proceso. Estas ganancias, frente a una aparente pérdida, son mucho más importantes que lo que resulta visible para el resto del mundo.

Hay situaciones o cosas que uno quiere, pero no se dan y las ve pasar. Claro que da guayabo por un segundo, pero yo soy de las que dicen: ¡Sal de ahí, eso no sucedió por algo! Algo mejor te espera.

¿Y qué ganó?
Amigas increíbles. El reinado me enseñó a no generalizar. Aprendí a aceptar las críticas y a estar en una competencia sana y que uno debe ser muy responsable de sus actos y más cuando se tiene una vida medianamente pública, porque tampoco soy Rihanna. No se trata de dejar de ser uno mismo, sino de ser más consciente de cada cosa que haces.

Y lo mejor vino después…
Sí, estuve en el video de la canción Como le gusta a tu cuerpo, de Carlos Vives, que se grabó en San Andrés a dúo con el brasilero Michel Teló. Si hubiera sido Señorita Colombia, de pronto, no hubiera estado en eso. Después me fui para México, trabajé un tiempo como modelo y regresé a hacer otro video, Ay vamos, de J Balvin, y luego en CM& hice mis pinitos como presentadora.

Hasta que llegó la actuación…
Sí, en el 2014 empecé a trabajar en la telenovela Niche (2015), para Caracol Televisión, mi primera producción. Con esto ratifiqué que quería ser actriz. Y fue gracioso porque en ese momento, durante una pausa de la universidad, me iba a estudiar actuación en Estados Unidos, pero salió este casting y quedé. Finalmente, no viajé. Más tarde participaría en la película Malcriados, luego en la serie La Niña y en unos capítulos de El Comandante, la serie de la vida de Chávez, y ahora en Imposters.

Laura Archbold

Siento que la única manera de alcanzar nuestros sueños es realizar con firmeza y dedicación lo que estás haciendo en el presente. Aretes, de Mercedes Salazar. Vestido, de Renata Lozano.

Foto:

Hernán Puentes

¿Y qué pasó con el diseño industrial?
El diseño, el modelaje y la actuación estarán toda la vida conmigo y ninguno pisa al otro. Ser diseñadora me ayuda a entender los espacios de una manera distinta.

¿Después de 'Imposters' qué viene para Laura?
Tengo unos objetivos fijos, pero prefiero guardármelos. Siento que la única manera de alcanzar nuestros sueños es realizar con firmeza y dedicación lo que estás haciendo en el presente y todo trabajo por pequeño que parezca merece respeto y uno tiene que lucirse porque es un escalón más para llegar a tu sueño.

Usted lleva tres años de relación con el actor Diego Cadavid. ¿Cómo manejan estar separados por largos periodos?
Él está ahora conmigo, pero para mantener una relación, no solo la romántica, sino una relación familiar o una de amistad, es necesario entender la fragilidad misma de las relaciones. Estar consciente de que se pueden acabar mañana y por eso hay que cuidarlas como una matica a la que uno tiene que regar todos los días.

¿En estos tiempos de avances tecnológicos es más fácil manejar una relación a distancia?
Las distancias se acortan con la informática, pero con Diego tenemos una regla y es que no podemos pasar más de un mes sin vernos. Si cumplimos un mes, el que pueda tiene que volar a ver al otro. Pero también entendemos que no podemos truncar la carrera del otro y que la realización laboral es importante porque nos hace también felices.

Lo que más admira de Diego…
Que es enormemente disciplinado y amoroso con él mismo. Él no tiene hobbies, porque para Diego todo es igual de importante. Se entrega por completo. Si ya hizo lo que tenía que hacer respecto a algo, no se da duro y siempre se dice cosas bonitas. Y a uno se le olvida eso, ser amoroso consigo mismo.

Laura Archbold

"Cocinar para mí es una forma de meditación". Chaqueta y vestido, de Amelia Toro. Medias, de Oysho. Zapatos, de Zara. Producción: Carolina Baquero.

Foto:

Hernán Puentes

Usted también habla de la importancia de no centrarse solo en la relación de pareja…
Sí, uno debe cuidar todas sus relaciones. La que tiene con los padres, los hermanos y los amigos. Cada relación es diferente y uno debe cuidarla y tocarla con la misma delicadeza.

Es más fácil hablar de los personajes, pero, ¿quién es Laura Archbold?
Una mujer paciente, que cuida sus relaciones, pero que es consciente de que va mutando y las cosas que me definen hoy pueden no hacerlo mañana. Me parecería un poco irresponsable definirme de una sola forma.

¿Lo que menos le gusta de usted?
A veces me descubro sintiendo cosas que no me gustaría sentir. Uno a veces tiene malos pensamientos y trato de darme cuenta de eso.

¿Qué tipo de pensamientos?
Me caigo muy mal cuando critico o me quejo.

Usted escribe muy bien. ¿No lo ha contemplado como una opción de vida?
Me gusta mucho escribir. Mi mamá es escritora y a veces me da un poco de nervios escribir porque tengo esa figura importante tras de mí. Siempre llevo conmigo papel y lápiz para escribir cuentos, poesía y ensayos. Estos últimos me fascinan, me parecen lo mejor del mundo porque tienen una practicidad que es mágica. Siento que a veces la gente cree que solo lo decorado es mágico.

¿Qué cosas le dan pudor?
Escribir y cantar. Pero yo no quiero ser escritora ni cantante, son cartas que tengo bajo la manga y en mi trabajo de actriz me funcionan un montón.

Y también se defiende muy bien en la cocina…

Cocinar para mí es una forma de meditación. Cuando estoy picando no pienso en nada más, estoy concentrada en eso. En mi casa, en San Andrés, todos cocinan delicioso y se le hace una oda a la comida. Siempre nos reunimos alrededor de la mesa.

Y su frase de vida…
Hay que ser amoroso con uno mismo y permitirse esa maleabilidad que la vida nos va pidiendo consigo mismos, con la pareja, familia y amigos. Hay que amar sin medida, pero con límites.

¿Cuándo estará de nuevo en Colombia?

Yo sé que voy a salir de esta entrevista a almorzar. Quién sabe mañana…

Fotos: Hernán Puentes
Producción: Carolina Baquero 
Maquillaje: Juan David Rojas
Locación: Restaurante Bruto

Flor Nadyne Millán 
@NadyneMillan
Redacción Revista Carrusel

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA