Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 08:35 a.m. - sábado 19 de abril de 2014

Las mujeres se parecen a las princesas de Disney

Las mujeres se parecen a las princesas de Disney

Princesas Disney

Foto: Archivo EL TIEMPO

Las heroínas de Disney han dejado su huella en las mujeres que las han seguido.

Desde Blanca Nieves en los años 30 hasta la Rapunzel de 2010, las heroínas de Disney han dejado su huella en las niñas y jóvenes que las han seguido. Esto llamó la atención de la mexicana Doly Mallet, quien se ocupó de rastrear década por década la influencia de estos personajes en las mujeres de la vida real.

"Todas tenemos algo de estas princesas", explicó a la agencia de noticias la autora del libro 'Mordiendo manzanas y besando sapos', presentado en una feria literaria en México. Su obra surgió de las frustraciones de compañeras cercanas que se declaraban decepcionadas por no encontrar el tan mentado príncipe azul y, por consiguiente, vivir el esperado final feliz.

Altas expectativas que, en parte, habían sido inducidas por la animación de Disney, que presentaba modelos femeninos, angelicales en la mayor parte de los casos, felices y completos tras hallar a su hombre ideal y convertir el tradicional castillo en 'hogar, dulce hogar'. Blanca Nieves, Cenicienta y la Bella Durmiente son las "princesas de la posguerra", las más empeñadas precisamente en casarse y ser amas de casa, en el marco de un estereotipo que buscaba llevar de vuelta al hogar a la mujer, tras haber tenido que asumir un  papel diferente por las dos guerras mundiales.

"Los primeros príncipes, los de Blancanieves y Cenicienta, no tenían ni nombre. El objetivo era casarse, no importaba con quién: el príncipe te salvaba de tu situación", apuntó la autora, especializada en crítica de cine. El de la Bella Durmiente es el primero en tener un nombre, y le rodea un aura de hombre de acción que no estaba presente en sus predecesores.

La influencia del cine camina en las dos direcciones: las mujeres de Disney, y de otro tipo de películas, marcaban a las jóvenes, mientras que estas, a su vez, proporcionaban pistas a los creadores cinematográficos para dar con el modelo imperante. A finales de los 80, la sirenita 'Ariel' representa "la posrevolución sexual" y cuenta con el primer príncipe 'feminista', al tratarse de "una pareja que trabaja en equipo y a la que no le importa ser rescatada".

Yasmin, de 'Aladino', y la Bella que se enamora de la Bestia, forman también parte de esta generación, a principios de los 90, en la que las princesas están dispuestas a aceptar a una pareja fuera de los cánones convencionales.

La segunda mitad de los 90 es territorio para las solteras y guerreras, con las independientes 'Mulan', 'Megara' y 'Pocahontas'. El héroe de 'Megara', Hércules, renuncia a su trono divino para estar con ella, y muestra a un hombre capaz de tomar decisiones importantes por una mujer.

La primera década del siglo XXI la marca 'Encantada', en la que la princesa despierta de su sueño y decide darle un vuelco al ideal: sustituye príncipe por divorciado con hijo. Y, en los últimos años, los respectivos papeles entendidos como tradicionales para príncipe y princesa ya no están tan claros: en 'Enredados', la historia de Rapunzel, es ella quien le enseña al príncipe cómo usar el arma más letal, la sartén.

Algo que cuadra con lo que muestran las comedias románticas, que muestran a una mujer más activa y poderosa que el hombre, por lo general una alta ejecutiva con mucho dinero ('The Ugly Truth', con Katherine Heigl y Gerard Butler, o 'The Proposal', con Sandra Bullock y Ryan Reynolds).

No obstante, los modelos femeninos creados en décadas pasadas todavía están vigentes y a menudo se entremezclan. "Siguen existiendo mujeres jóvenes que sólo desean ser amas de casa como Blanca Nieves. Pero también muchas Mulan", concluyó la escritora.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper

Artículos Relacionados

Paginar