Carrusel

Del amor y sus reliquias

La obra más reciente de la artista Adriana Marmorek se pregunta ¿qué guardamos de un amor? 

Adriana Marmorek

La artista Adriana Marmorek, en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. Allí se exhibe su más reciente proyecto ‘Hablame, amor’.

Foto:

Néstor Gómez / EL TIEMPO

12 de enero 2018 , 04:30 p.m.

Guardar objetos de una ex pareja es un pecado romántico que pocos se atreven a confesar. Es un intento por conservar un trozo de una historia de amor –o desamor- que terminó. Y así, depositando preguntas y sentimientos en esos objetos, se les convierte en reliquias, en tesoros que solo tienen valor ante los ojos de quienes los custodian.

Este apego inspiró a Adriana Marmorek, artista plástica bogotana, a crear la exposición ‘Háblame, amor’, que se exhibe por estos días en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo). Se trata de una muestra de reliquias donadas por personas que conservaron algún recuerdo de sus ex amores, y que finalmente decidieron liberarse de él. Cepillos de dientes, un alambre de ortodoncia, juguetes sexuales y hasta un molde de vagina hacen parte de las reliquias que Marmorek presenta, junto a pequeños sumarios de la historia que llevan detrás*.

Uno de los sumarios reza: “Terminaron. Ella se lo llevó como regalo de despedida”. Corresponde al molde de vagina que llegó a manos de la artista hace más de diez años, y que mucho tiempo después se convirtió en la primera reliquia de la colección. Desde 2012, decenas de objetos se sumaron al proyecto, hasta conformar lo que hoy es ‘Háblame, amor’.

Molde de vagina reliquia

Este molde de vagina es la reliquia que dio origen al proyecto 'Háblame, Amor'. Llegó a manos de la artista Adriana Marmorek hace más de diez años. 

Foto:

Néstor Gómez

Un desafío al museo

La exposición de Marmorek se inauguró el 29 de noviembre de 2017 y se encontraba compitiendo por el Premio Luis Caballero, una convocatoria de la Alcaldía Mayor de Bogotá, que destaca la trayectoria de los artistas nominados, así como la relación entre las obras y el lugar que ocupan. Este certamen también exige que los participantes propongan una instalación de gran formato, según se explica en la página web del premio.

Por esta razón, el fuego, lo efímero y la voz del amor cobraron un papel central en la obra de Adriana Marmorek. Después de un tiempo de estar exhibidas, las reliquias están destinadas a quemarse. Este acto simbólico hace referencia a lo efímero de los objetos y de los sentimientos que representaron, y también es un cuestionamiento al museo, una institución que tradicionalmente preserva las piezas, más no las destruye.

Adicionalmente, en una de las salas de la exposición se reproduce el video de un vestido de novia en llamas. Es la reliquia 17, que ya tuvo su turno de arder, y que desmiente el mito de eternidad en el matrimonio y en el amor romántico. Para terminar, está una instalación en forma de espiral, que los asistentes podrán recorrer mientras escuchan voces anónimas, respondiendo a la pregunta "Si el amor pudiera hablar, ¿qué diría que es el amor?”. 

Instalación de Adriana Marmorek

La artista Adriana Marmorek, dentro de la instalación que dio nombre a su exposición 'Háblame amor'.

Foto:

Néstor Gómez

Sentada junto a esta instalación, Adriana Marmorek nos contó más detalles de este proyecto artístico, que estará en el Mambo de Bogotá hasta el próximo 21 de enero.

¿Con qué se van a encontrar los visitantes en la exposición ‘Háblame, amor’?

Aquí hay reflexiones de diferentes estilos. Van a encontrar una investigación meticulosa, porque se trata de entrar en la intimidad máxima de las personas. Las reliquias de amor no son las reliquias de una herencia, son esas que normalmente están guardadas en el último cajón, debajo de la cama, encerradas en la absoluta intimidad. Poder sacarlas a la luz es bellísimo, es ver muchas formas de amar y de relacionarnos, que aparentemente se podrían ver como fracasos, pero son procesos de aprendizaje.

'Háblame Amor' no está buscando que el amado responda; es una pregunta para el amor. Si la esencia del amor nos pudiera hablar, ¿qué nos diría? Esta es una instalación introspectiva, yo quisiera que la gente pudiera recorrerla con calma, con sensibilidad, con la capacidad de oír y sentir, para que este recorrido le diga cosas. De pronto alguien viene, oye bien y logra saber qué dice el amor. Aquí se oyen pedacitos, y se puede ir armando una versión propia.

Esta colección de reliquias comenzó con un objeto muy particular, ¿cómo llegó a sus manos el molde de una vagina?

Fue maravilloso… un hombre -que era el novio de mi cuñada- llega a mi taller buscándole un buen destinatario a algo que él no podía botar, una reliquia de estas características (...). Cuando la recibí fue como "la voy a guardar pero no tengo ni idea de qué voy a hacer con ella". La olvidé por muchos años, y después de leer a Philip Roth con ‘La Mancha Humana’ y el asunto del vestido de Mónica Lewinski, inmediatamente vino esta idea de "¿qué es lo que guardamos de un amor?".

Cuando comenzó el proyecto, esas reliquias no eran donadas, sino prestadas...

La primera vez que hice esto fue con reliquias robadas, es decir, “¿qué tienes tú que el otro no sabe que tienes? Y no me lo des, dame una foto”. Así mostré unas reliquias. Después, cuando fui seleccionada para el proyecto ‘Museo Efímero del Olvido’ [2015], hicimos la recolección de 51 reliquias, que eran exhibidas y devueltas a sus dueños. Pero cuando se iba a acabar la exposición, yo dije: "¿efímero del olvido? esto no puedo devolverlo”, así que pedí autorización para quemarlas. Ahí fue cuando quemamos los vestidos de novia y otras reliquias que aparecen en fotos puestas en las mesas [de la exposición].

Reliquias de Adriana Marmorek

Adriana Marmorek presenta las reliquias de su exposición junto a pequeños sumarios de las historias que estas llevan detrás.

Foto:

Néstor Gómez

Reliquia Adriana Marmorek

Reliquia de la exposición 'Háblame, Amor' de la artista bogotana Adriana Marmorek.

Foto:

Néstor Gómez

Reliquias de Adriana Marmorek

Reliquia de la exposición 'Háblame, Amor' de la artista bogotana Adriana Marmorek.

Foto:

Néstor Gómez

Reliquias de Adriana Marmorek

Reliquia de la exposición 'Háblame, Amor' de la artista bogotana Adriana Marmorek.

Foto:

Néstor Gómez

Reliquias de Adriana Marmorek

Reliquia de la exposición 'Háblame, Amor' de la artista bogotana Adriana Marmorek.

Foto:

Néstor Gómez

¿Cuál es el papel del fuego?

El fuego tiene muchas cosas importantes, tiene que ver con el amor, con la pasión, pero además con la trasmutación y la sanación (...). El planteamiento aquí era "es efímero, se cierra, se acaba, desaparece, se trasmuta".

Y, ¿cómo surgieron los sumarios o las historias que acompañan a las reliquias?

Algunas personas me mandaban historias de una o dos páginas, lo que hice fue sustraerlas (...). Me parece que así estamos dejándolas en la pureza máxima, para que sea el lector quien pueda vivenciar el asunto y no tenga la transmisión dramática o sensible de quién vivió la historia. Entonces, mi tarea ha sido tomar las historias de esos objetos y llevarlas a su mínima expresión. Muchas veces lo he hecho en conjunto con el dueño de la reliquia.

¿Cómo es la relación entre la exhibición y el espacio donde se encuentra (Mambo)?

Desde el punto de vista de museo, yo estoy haciendo una figura, y es: Si el museo hiciera esta misma convocatoria que acabamos de hacer, en la cual la gente trae unas reliquias, se seleccionan, se exhiben y se queman… ¿Cuándo se ha visto a un museo quemar las piezas o las fotos que recibe, y evidenciar lo efímero que está dentro del planteamiento del arte contemporáneo? Mucho del hacer del arte contemporáneo está planteado como efímero, como artes vivas, como artes en movimiento, pero efímeras (...).

Yo tomé una decisión y es conceptual: la razón por la cual estoy en el Museo de Arte Moderno es porque estoy cuestionando la institución, más allá de su arquitectura… Pero, obviamente, me relacioné con el espacio, y esta sala fue la que inspiró mi instalación.​*Para esta exhibición, la artista abrió una convocatoria de donación de reliquias desde septiembre hasta diciembre del 2017. Las personas debían hacer entrega del objeto con una breve historia, y dar su autorización para quemarlo. El pasado 28 de diciembre se incineraron todas las reliquias, y actualmente se exhiben en el Mambo sus historias, junto al video de la quema. 

Sobre la artista

Adriana Marmorek (Bogotá, 1969) estudió Comunicación Social en la Pontificia Universidad Javeriana. Llegó a ser directora creativa del Canal Caracol, y en medio de una carrera exitosa como publicista, decidió volver a la academia para cursar una Maestría de Artes Plásticas y Visuales en la Universidad Nacional.

Ha denominado su proyecto artístico como ‘La Arquitectura del Deseo’, que explora aspectos como el erotismo, la sexualidad y el amor a través de la historia. Su obra ha sido expuesta a nivel nacional e internacional (Ecuador, Argentina, Italia, Bélgica, Austria y EEUU), y ha participado en el Salón de Arte Joven-Artecámara, el Premio Bienal de Arte de Bogotá, la feria Arco Madrid, el Salón Regional de Artistas - Zona Centro y la feria ArtBo, entre otros eventos.

Jimena Patiño Bonza
@jimenapb
REDACCIÓN CARRUSEL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA