Carrusel

Dolor: una epidemia que puede evitarse

La quinta parte de la población mundial padece este mal que crece el estrés de la vida moderna.

fg

El dolor lumbar es el más común. Es causado por malas posturas y falta de ejercicio, sobrepeso abdominal, entre otros. Ojo: puede ser señal de un compromiso más serio de las vértebras.

Foto:

24 de agosto 2016 , 05:44 p.m.

El dolor convive con la humanidad desde siempre, al punto que a la fecha no se ha podido erradicar su presencia a pesar de los grandes saltos que han dado las ciencias médicas.


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dolor afecta de manera permanente a la quinta parte de la población mundial, lo que lo convierte en una verdadera epidemia invisible que urge atender, en palabras de German William Rangel, presidente de la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (Aced).


Esta situación tiende a empeorar por cuenta del aumento de la expectativa de vida, de la mayor incidencia de males crónicos y degenerativos, la accidentalidad creciente y el estrés del mundo de hoy. A lo anterior hay que sumar la presencia del cáncer, que para el 2020 tendrá una incidencia de 15 millones de casos nuevos.


“En ese contexto, el dolor no puede seguir siendo un patrimonio de cada quien y debe ser abordado de manera específica y responsable", dice Rangel, por lo que aboga por incluir la medicina del dolor como un componente ineludible dentro del sistema de salud colombiano.


¿Qué es el dolor?
“Es una experiencia sensorial y emocional desagradable debido a un daño real o potencial del organismo o descrito en términos de dicho daño". Así lo define la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, por sus siglas en inglés), a lo que hay que agregarle que siempre es una sensación subjetiva, por lo que es muy difícil de cuantificar, lo que lo convierte en una experiencia absolutamente personal.


¿Todos los dolores son iguales?
De ninguna manera. Existen diferentes tipos de dolor y para diferenciarlos y conocerlos, la misma IASP los ha clasificado así:


Dolor Agudo. Es aquel que aparece de forma súbita como consecuencia de una enfermedad, un trauma, una herida, una cirugía o la afectación de cualquier órgano o tejido. En otras palabras, es el dolor que lleva poco tiempo y anuncia que algo en el cuerpo no está bien. Por lo general desaparece al disiparse el daño que lo causa.


Dolor Crónico. Es el que permanece en el tiempo (se dice que es el que dura más de seis semanas), incluso después de que ha desaparecido la causa que lo produjo. Para algunos es una enfermedad en sí misma y por lo general tiene factores emocionales y personales involucrados en su permanencia.


¿El dolor sicológico existe?
Aunque todos los tipos de dolor afectan las emociones, y a la inversa, estas pueden modular el dolor, y existen situaciones en las que las personas amplifican o distorsionan el dolor como consecuencia de su estado emocional o manifiestan dolores producidos por alteraciones emocionales.


¿Cuáles son los dolores más comunes?
Diferentes estudios, dentro de ellos varios de la Aced, han demostrado que los dolores de cabeza, de espalda y de articulaciones son los más frecuentes en la población colombiana, luego siguen otros como el de abdomen y los cólicos.


¿Hay diferencias entre mujeres y hombres?
Aunque de acuerdo con la Aced las mujeres se ven un poco más afectadas (56 por ciento) que los hombres, las diferencias están en la forma como se percibe y se tolera el dolor, en donde las mujeres parecen tener mayor capacidad para enfrentarlo.


¿El dolor solo afecta al organismo?
No. Es quizás el síntoma y la enfermedad que más afectan a las personas y su entorno. De hecho, el Estudio Global del Dolor, realizado por GSK-CH, demostró que el dolor afecta el rendimiento profesional en 8 de cada 10 trabajadores; en 7 de cada 10 adoloridos se comprometen las relaciones sociales, y en el 64 por ciento se deteriora su vida en pareja.


¿Siempre hay que tratarlo?
Es un síntoma que por leve y pasajero que parezca debe ser tratado siempre.

En algún momento la espalda puede dolerle


Las cifras de la IASP dicen que entre el 80 y el 90 por ciento de las personas adultas han tenido o tendrán, en algún momento, un dolor de espalda. En ese contexto es importante conocer algo de esta molestia, con fines preventivos o curativos.


Para empezar, hay que decir que la espalda va desde la columna cervical (cuello o nuca) hasta el otro extremo, el coxis, y que el dolor se puede presentar en cualquier parte de ella.


Causas. Entre las más comunes están el estrés, el sedentarismo y las malas posturas, que crean un desequilibrio que impide que los músculos proporcionen la estabilidad a la columna, provocando que se alteren sus curvas naturales y aparezca el dolor.


También puede ser producido por la degeneración de las vértebras, la debilidad y mal estado de los músculos, y el sobrepeso.


Dolor lumbar (el más común). Es el que se presenta en la parte baja de la espalda y por lo general es causado por problemas musculares secundarios, malas posturas, aumento del peso abdominal, sobrecargas y falta de ejercicio. También puede ser la manifestación de compromiso más serio de las vértebras, hernias de disco o afectación de las estructuras nerviosas que están dentro de la columna.


La ciática. Así se conoce, comúnmente, al dolor que se propaga desde la espalda baja hacia la parte posterior de las piernas, y que puede sentirse en ambas o en una de ellas. También puede acompañarse de pérdida de fuerza, hormigueo, adormecimiento o falta de sensibilidad en alguna parte de la pierna.


Todo esto se debe al compromiso de los nervios que salen de la columna en la región lumbar por hernias de disco, por estrechamiento del canal en la columna, tumores o infecciones.


¿Qué hacer?
Si los síntomas se presentan y se mantienen por más de tres días, lo indicado es consultar con el médico.
Sin embargo, en el caso del dolor de espalda lo mejor es la prevención. Para esto, la llamada higiene de columna es la recomendación ideal para todas las edades. Ella incluye, entre otras, las siguientes pautas:


1. Movimiento. Es mandatorio mantener una rutina de ejercicios mínimo tres veces por semana.


2. Posturas. La adecuada postura debe conservarse en todas las posiciones. Sentarse derecho y con la espalda apoyada; adecuar los espacios de trabajo y descanso a las características y el tamaño del cuerpo; utilizar el colchón y la almohada adecuados son parte de este plan.


3. Relajación. El yoga, un descanso suficiente y apropiado y la distracción son vitales para mantener la espalda sana.
Peso adecuado. Evitar el sobrepeso y mantener las articulaciones en su máxima amplitud son condiciones infaltables para evitar sobrecargas en la espalda.


4. No forzar. Es muy importante aprender a levantar cargas sin doblar la columna sino flexionando las rodillas y con el peso pegado al cuerpo.

Fuentes: Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP), Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (Aced), Organización Mundial de la Salud (OMS)

Carlos Francisco Fernández

Asesor médico de EL TIEMPO

Para Carrusel

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA