Bogotá

Preguntas / Voy y vuelvo

¿Hay promotores convocando al desorden y al asalto de locales en el sur de la ciudad?

Con Esmad y Policía, así amaneció el supermercado MerkAndrea en Usme

Los desmanes comenzaron tras la ocupación por parte de la Fiscalía de varios supermercados que harían parte de bienes no declarados por las Farc.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

24 de febrero 2018 , 10:00 p.m.

¿Quién o qué está motivando las manifestaciones con pedreas y saqueos en el sur de la ciudad? ¿Surgen de forma espontánea? ¿Obedecen al inconformismo de la gente por el cierre de unos cuestionados supermercados? ¿Hay promotores convocando al desorden y al asalto de locales?

Tras varios días de tensión en Bogotá y municipios vecinos por la oleada de protestas, estas preguntas siguen sin respuestas. Lo único cierto es que las acciones que han tenido lugar hasta ahora son sincronizadas, en sectores populares densamente poblados, con la participación principalmente de menores y con muestras de violencia generalizada.

Los desmanes comenzaron tras la ocupación por parte de la Fiscalía de varios supermercados que harían parte de bienes no declarados por las Farc en el proceso de paz. ¿Fue esta exguerrilla hoy desmovilizada la que invitó a tales acciones? ¿Con qué objetivo específico? ¿Fueron, por el contrario, detractores de las Farc? ¿Es el Eln –que, según Ideas para la Paz, ha fortalecido su accionar en los entornos urbanos– aprovechándose de la situación? Más preguntas.

Eso sí: no me vengan con el cuento de que se trata de una manifestación legítima del pueblo o de los pobres. Por el contrario, son los pobres los que en este momento de efervescencia preelectoral están siendo instrumentalizados por el populismo hirsuto de todos los extremos.

Ante la evidencia de que tales hechos pudieran extenderse, la Administración Distrital declaró el toque de queda para menores de 18 años el pasado jueves. Una decisión que hacía varios años no se veía en una capital que ha pasado de las protestas y ataques contra TransMilenio –incluyendo pasajeros– a los desmanes por las basuras –con quema de buses– y de ahí al saqueo de supermercados –con heridos y detenidos–. ¿Hay coincidencia entre unos y otros? ¿Se trata de casos aislados? ¿Es la campaña política la que está generando esta oleada de desmanes y mensajes velados de lo que puede pasar en el futuro? Siguen las preguntas.

Más grave aún es que los dueños de los negocios aledaños estén optado por armarse hasta con cuchillos para defender sus fuentes de trabajo. La policía tiene que garantizarles a ellos la seguridad antes de que ocurra una tragedia mayor.

Los organismos de inteligencia y seguridad del Distrito y del Gobierno Nacional están en mora de contarnos a los ciudadanos a qué obedece todo esto, pues la incertidumbre da campo a las especulaciones. A tal punto que la gente no sabe quién dice la verdad. El ruido de la hojarasca generada por trinos y mensajes no está dejando oír lo que nos interesa oír. Respuestas, por favor.

A propósito: por fin un juez sensato puso fin a la torpeza de querer imponer el ‘todos’ y ‘todas’ en los documentos oficiales. Bien, señor juez.

ERNESTO CORTÉS FIERRO
erncor@eltiempo.com
En Twitter: @ernestocortes28

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA