Bogotá

Una segunda oportunidad para jóvenes infractores

Distrito creó programa de justicia restaurativa para menores. Ya salieron del crimen 86 jóvenes.

Una segunda oportunidad para jóvenes infractores

Los adolescentes que forman parte del programa reconocen sus errores y se comprometen a no repetirlos

Foto:

EL TIEMPO

27 de julio 2018 , 11:00 p.m.

A Jeisson* le sudaban las manos. Dos guardias de seguridad lo tenían contra la pared. Acababa de robarse dos billeteras de un negocio del centro comercial Titán Plaza. Dio tres pasos fuera; creyó que lo había logrado, pero lo agarraron de un brazo.

Él tenía 15 años, y era la primera vez que cometía un delito, motivado –dice– por un amigo con el que solía jugar micro en el parque del barrio La Española, de Engativá. Cuando lo cogieron, creyó que iría a una correccional por mucho tiempo.

Por su edad (mayor de 14 años), explica Ilvia Cárdenas, directora del programa de Responsabilidad Penal Adolescente de la Secretaría de Seguridad, Jeisson es un joven en conflicto con la ley y, por lo tanto, es cobijado por lo que establece el sistema de responsabilidad penal adolescente.

Esto significa, según la funcionaria, que el joven debe asumir un proceso judicial que puede acarrearle sanciones privativas de la libertad –como ingresar a un centro de atención especializado como El Redentor– o no privativas de la libertad,
dependiendo de la gravedad de la contravención.

Para el caso de Jeisson, la ley activa varias instancias. La Policía de infancia, que realiza el procedimiento de captura y traslada a la Fiscalía. Esta, a su vez, notifica al ICBF para el restablecimiento de los derechos del menor y a la Defensoría del Pueblo para que le asigne un abogado.

Si lo capturan en flagrancia y se consideró que era peligroso, lo dejan en un centro transitorio por 36 horas. La ley dice que se debe legalizar esa captura dentro de las 36 horas siguientes ante un juez de control de garantías que decide si ese menor puede generar un peligro afuera, y si es así, lo deja en un centro preventivo máximo por cinco meses”, explica Cárdenas. Sin embargo, para que un adolescente como Jeisson evite un proceso penal, existe el principio de oportunidad, que otorga un juez después de valorar varios aspectos, entre estos que sea la primera vez que tenga líos con la ley y que la víctima lo autorice.

En Bogotá, la Secretaría de Seguridad aprovechó esto y lo transformó en una herramienta de justicia restaurativa con la que buscan que jóvenes que cometan algún delito no vuelvan a hacerlo.

En este programa, que es pionero en el país, los jóvenes a quienes los jueces les dan esta oportunidad acuden a La Casita, un espacio de la Secretaría de Seguridad en el centro de la ciudad en el cual reciben atención de profesionales que los ayudan a hacerse responsables de sus actos y alejarse de las conductas delictivas.


“Son jóvenes que carecen de algunas habilidades, como buena toma de decisiones, que no están con las redes de apoyo fuertes, con complicaciones en la familia o en sus entornos comunitarios y que no dimensionan que sus actos los podrían llevar a prisión”, explicó Andrés Rodríguez, psicólogo que atiende a estos adolescentes.

Además de aceptar y reconocer el daño que hicieron, quienes asisten a este programa ejecutan acciones de reconciliación con sus víctimas. Jeisson tuvo que hacerlo con los directivos del sitio que hurtó. Alto, empresa a cargo de la vigilancia de varios establecimientos comerciales de la ciudad, y que representa al negocio que robó este joven, destacó la iniciativa.

“Estamos interesados en ser parte del programa, pues, cuando somos parte del proceso de desarrollo y educación del menor, nos aseguramos de que la mala conducta no se vuelva a cometer”, explicaron. Según Alto, el 30 por ciento de quienes roban los sitios que ellos vigilan son menores de edad.

En lo que va de este año, el programa ha atendido a 86 adolescentes por diferentes delitos y a 76 víctimas, principalmente de hurtos, lesiones personales y violencia intrafamiliar. En la actualidad son 61 los menores de edad los que están en el proceso.

ÓSCAR MURILLO MOJICA
EL TIEMPO
@oscarmurillom
* Nombre cambiado para proteger la identidad del menor

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA