Bogotá

Ya son 166 noches en vela a la espera de sus hijos

Familias de tres menores que desaparecieron en el nororiente de Bogotá siguen sin tener noticias.

Padres de los jóvenes instalarán una valla en la carrera 30

Padres de los jóvenes instalarán una valla en la carrera 30 con las fotos de sus hijos, para exigir avances en la investigación.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

04 de agosto 2017 , 08:14 p.m.

“Pasé el Día del Padre más amargo de mi vida. Su cumpleaños fue en mayo, y no tuve a mi hijo, mi confidente, mi compañía, para celebrárselo como se debía”.

Con melancolía, Germán Montaña relata lo que han sido para él y su familia estos cinco meses desde que su hijo, Brayan Andrés Montaña, salió a trabajar junto con Juan Esteban Moreno y Mauricio Castillo y ninguno regresó a su casa.

Fue el pasado 22 de febrero cuando estos tres jóvenes de San Cristóbal Norte fueron vistos por última vez. Esta semana se completaron 166 días de estar desaparecidos, y sus familiares denuncian que no han recibido razón alguna de ellos y que la investigación no avanza como esperaban.

Por esto, el viernes 21 de julio hicieron un plantón frente a las instalaciones del complejo judicial de Paloquemao para reclamar las pruebas de lo que sucedió con sus hijos.

“No nos han mostrado pruebas. El fiscal que llevaba el caso se fue de vacaciones, y nos asignaron a otro que no tiene ni idea del proceso. Esto es como si estuvieran jugando con nosotros, porque el dolor de la ausencia de nuestros hijos nadie lo entiende tanto como nosotros, sus familiares”, sostuvo Carolina Pachón, madre de Juan Esteban.

Juanes, como le dicen quienes lo conocen, es el único varón de los cinco hijos de Carolina y Hernando. Es el menor de los tres jóvenes de los que no se tiene rastro. Cuando desapareció tenía 14 años, pero recientemente cumplió 15.

“Mi chiquito, mi Juanes, era tan aficionado por los carros. Era nuestro hombrecito de la casa; sus cuatro hermanas lo adoran, pero con su ausencia nuestra familia ha estado muy mal. Hay momentos en los que mi esposo me dice que guardemos las pertenencias de mi hijo, pero... no he sido capaz siquiera de limpiar los zapatos de él; todo sigue intacto, a la espera de que mi Juanes regrese”, manifestó, entre lágrimas, Carolina Pachón.

A su dolor se suma el de Karen Castillo, la hermana de Mauricio, otro de los jóvenes desaparecidos y quien el 16 de junio pasado cumplió los 17 años.

“Nosotros aún tenemos la esperanza de que tanto Mauro como Juanes y Brayan están vivos. Mi mamá, en su corazón, y yo así lo sentimos. Desde que no volvió a la casa, la tristeza abunda en nuestra familia. No hay minuto que no pensemos en él, hay como una angustia que nos impide continuar con nuestras vidas. Con mi hermano nos molestábamos, nos reíamos, y extraño todo eso. Aunque sea escuchar su voz”, dijo Karen, a la par que recordaba momentos vividos junto con su hermano.

Mapa misterioso

Recientemente, Carolina Pachón, Germán Montaña y Henry Castillo, padres de los jóvenes, recibieron un mapa que decía ‘aquí están enterrados sus hijos’.

Según Montaña, se trataba de un plano en el cual estaba perfectamente demarcado el camino hacia los cerros orientales que los llevaría a los cuerpos de sus hijos.

De inmediato dieron aviso a las autoridades, pero para estas no fueron pruebas suficientes. Aún sin su acompañamiento, familiares y amigos siguieron las indicaciones del mapa. “Fuimos todos, pala en mano; excavamos como unos diez huecos, pero no hallamos nada. Posteriormente, recibí una llamada de la persona que mandó el mapa para preguntarme si los habíamos encontrado; al decirle que no, me contestó que siguiéramos buscando, que ahí estaban. Nunca más volvió a llamar”, relató Germán Montaña.

Para los familiares, hay gente de la parte alta de los cerros que “seguramente tiene información, pero por miedo, debido a las bandas que dominan el sector, no nos quieren decir nada”, señaló Montaña.

Por su parte, las autoridades no han suministrado información del paradero de Brayan, Juan y Mauricio indicando que, al hacerlo, podrían entorpecer la investigación.

No obstante, los familiares de los tres jóvenes insisten en que no ha habido avance en el proceso.

Recibí una llamada de la persona que mandó el mapa para preguntarme si los habíamos encontrado; al decirle que no, me contestó que siguiéramos buscando, que ahí estaban.

“La información que la justicia tiene es la que nosotros les hemos suministrado. Los videos que hay son los que nosotros hemos conseguido recorriendo las calles del barrio. En uno de ellos se ve cuando la camioneta en la que se transportaban se quedó varada, los tres se bajan a mirar qué podían hacer, y no vuelven a aparecer”, indicó Montaña.

Hoy piden a las autoridades que les den alguna explicación de lo que sucedió con los jóvenes aquel 22 de febrero. Su mayor preocupación en este momento es que el caso quede impune, como otros tantos.

Y, precisamente, como lo sostiene el documento Forensis 2016, del Instituto de Medicina Legal, entre enero del 2014 y mayo del 2017 se perdió el rastro de 24.378 personas, entre niños, jóvenes y adultos, en todo el territorio nacional.

Según el estudio mencionado, a mayo de este año ya se registraban 1.041 casos (haciendo cuentas, unos siete por día) de personas cuyo paradero se desconoce.

Redacción EL TIEMPO ZONA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA