Bogotá

Romper esquemas, la lección de los jóvenes en el One Young World

Este sábado se termina el evento de emprendedores más importante del mundo que se realizó en Bogotá.

One Young World

La realización de One Young World en Bogotá se dio gracias a la postulación de la capital colombiana como sede de la cumbre por parte de la Cámara de Comercio de la ciudad.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

07 de octubre 2017 , 12:35 a.m.

Terminan cuatro días en los que Bogotá se llenó de las buenas ideas de 1.300 jóvenes del mundo, en los que tuvieron voz y le pidieron al mundo respetar su derecho a vivir en un planeta de paz y con oportunidades para todos. One Young World (OYW), la cumbre de emprendedores más importante del mundo, se despide este sábado.

“Hagan suya la paz. Este es un tema global, común y prioritario para todos” fue el mensaje del presidente Juan Manuel Santos que le dio inicio a la cumbre.

Otra fue la cumbre que se vivió en el panel central y en los pasillos del auditorio Ágora, el megacentro de convenciones que se estrenó con este evento. Como es común en OYW, los jóvenes despertaron admiración, conmovieron con sus relatos y hasta hicieron que el auditorio llorara como cuando habló Trisha Shetty, de la India, y abanderada de la lucha contra la violencia sexual en su país.

“Me han amenazado con matarme, incluso alguien me dijo que haría que su perro me violara”. Otro testimonio sublime fue el de Natalia Ponce de León, con una lección de perdón que dejó al auditorio sin palabras. “Gracias a la justicia, el hombre que me roció con ácido está tras las rejas. Hoy puedo decir que lo perdoné”.

En los pasillos se forjaron relaciones que en otros escenarios hubieran sido imposibles, como el de Alketa Spahiu, de Kosovo, quien logró entablar una amistad con la delegada de Serbia, el país con el que siempre manejaron altas tensiones. “Preferí dejar de lado los prejuicios”.

Muchas mujeres dieron a conocer su legado ante el mundo. Noorjahan Akbar, por ejemplo, sostenía en alto el rojo, verde y negro de la bandera de Afganistán. “Hicimos un libro para explicarles a las mujeres cuáles son sus derechos si son víctimas de violencia sexual”.

Supe que tenía que salir de ese mundo, y lo estamos logrando incentivando el deporte en los jóvenes

El libanés Andre Saade, de 28 años, contó cómo apoya en Londres a los refugiados que huyen de los conflictos armados a recuperar sus vidas.

La lección de los jóvenes fue la de romper esquemas. Jessel Resinos, de Honduras, le contó al mundo cómo le roba los muchachos a las maras y pandillas. “A los 16 años recibí un disparo en mi pecho porque pertenecía a uno de estos grupos. Supe que tenía que salir de ese mundo, y lo estamos logrando incentivando el deporte en los jóvenes”.

Los consejeros

La cumbre fue el escenario para que la presidenta de la Cámara de Comercio, Mónica de Greiff, recordara momentos tan trascendentales como el día en que se perdió el plebiscito por la paz, pero no solo la tristeza del momento, sino cómo fueron los jóvenes los que se tomaron las calles del país para que no se perdiera el rumbo.

Y es que el evento llegó en un momento único de la historia del país, el tránsito de una guerra de más de 50 años a la firma de un acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, mientras que en otros países se caldean los conflictos.

Kofi Annan, exsecretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no dudó en darles un mensaje a los jóvenes. “Necesitamos de su energía para hacerle frente a los desafíos que enfrentamos. El mundo es un lugar con problemas, conflictos armados, terrorismo, violencia, polarización política, desigualdad y muchos otros desafíos que ponen a prueba a Estados, Gobiernos y sociedades”.

Otros consejeros fueron más sublimes en sus intervenciones. Tawakkul Karman, nobel de paz, periodista, política y activista yemení, les dijo a los jóvenes: “No sean instrumento de la guerra, tengan sus propios sueños y comprométanse a construir paz”.

También hubo palabras fuertes. Uno de los protagonistas fue Bob Geldof, cantante, compositor, actor y activista político irlandés. “Estoy enfermo de lo que pasa en el mundo y cansado de Donald Trump y Vladimir Putin”. Y al día siguiente, otro artista, Bruce Dickinson, remató con: “El petróleo causa guerras, es fuente de corrupción, la cocaína de la industria”. Otros, como el nobel Muhammad Yunus, invitaron al auditorio a luchar por la equidad y el medioambiente y a romper con los esquemas tradicionales de empleo para darle paso al emprendimiento.

Somos un mundo, una sola raza: humanidad. Tenemos los mismos retos y esperanzas. Sus decisiones van a definir el curso de la historia

La lección del evento se refleja en una frase de Santos: “Somos un mundo, una sola raza: humanidad. Tenemos los mismos retos y esperanzas. Sus decisiones van a definir el curso de la historia”.

Bogotá y su cumbre fue cubierta por más de 100 periodistas internacionales, y se espera que en términos económicos el evento le deje a la ciudad negocios por unos 4 millones de dólares, representados en la activación de al menos 11 sectores de la industria de eventos: hotelería, gastronomía, transporte, seguridad, logística y comunicaciones.

CAROL MALAVER
Subeditora Bogotá

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA