Bogotá

En Ciénaga los salones de clases se convirtieron en consultorios

El equipo de voluntarios de 'Alas para la Gente' logró atender a 813 pacientes en dos días.

Brigada de salud

Gracias a la misión se practicaron 455 procedimientos en seis áreas diferentes.

Foto:

Vanessa Perea Bonilla

05 de mayo 2018 , 01:20 p.m.

Matías, un pequeño de 2 años, fue uno de los 83 pacientes vistos por el otorrinolaringólogo Luis Manuel Vásquez, durante los dos días de la brigada médica que realizó la Fundación Alas para la Gente en Ciénaga, Magdalena.

Mientras trataba de iluminar con su fotósfero lo que más podía, en medio de la oscuridad de un salón de clases que se convirtió en consultorio, el especialista revisó los oídos del pequeño y detectó que en los costados de ambas orejas tenía fístulas preauriculares.

“Es una condición hereditaria. Consiste en un huequito que tiene un trayecto por debajo de la piel, más o menos arriba del conducto auditivo; puede causar infecciones o abscesos que podrían dejarle cicatrices en la cara; por eso recomiendo que sean operadas”, le explicó el doctor Vásquez a la tía del menor y a la madre, una joven de 17 años.

La buena noticia para a familia de Matías es que será el mismo doctor Vásquez quien le practicará la cirugía al pequeño en la próxima visita de Alas para la Gente a Ciénaga, en aproximadamente dos meses.

“Desde ahora vamos a empezar a hacerles seguimiento a los casos, porque antes solo veíamos a los pacientes una vez y no sabíamos del avance; pero, regresando, veremos el proceso y podremos practícales cirugías a los que las necesiten”, explicó el galeno.

Para él, el gran reto de la misión médica –a la que asistió como voluntario con otros 16 profesionales de la salud– es llegar a la mayor cantidad de personas posibles.

El gran reto de las brigadas es llegar a la mayor cantidad de personas posibles; eso nos da mucha satisfacción tanto personal
como grupal

El reto se cumplió: en total, 813 personas fueron atendidas durante dos días en la Institución Educativa Alianza de Ciénaga, cuyos salones, con esfuerzo, fueron convertidos en consultorios para medicina general, medicina interna, otorrinolaringología, pediatría, dermatología, ginecología odontología y en zonas para practicar ecografías y citologías.

No importó el calor del mediodía, a esa hora los voluntarios iniciaron la ardua jornada que el primer día terminó a las 7 de la noche; los médicos no tuvieron descanso entre un paciente y otro.

Una a una ingresaron las personas a los salones que apenas refrescaban un ventilador de techo. En varias oportunidades, una persona era remitida a una especialidad diferente, todo con el fin de que se fueran con una atención integral y, sobre todo, una sonrisa.

Esa gratitud de quienes recibieron atención fue la que hizo que la brigada lograra superar sus propias expectativas.

Por ejemplo, entre los cuatro pediatras –Germán Rojas, Camilo López, Jennyfer Mosquera y Ximena Alaguna– consiguieron atender 247 niños, que casi siempre llegaban con problemas intestinales, respiratorios y nutricionales.

“Vine desde la vereda Ojo de Agua, traje a mis tres nietas y otras dos niñas que son vecinas, porque desde allá es muy difícil conseguir una cita médica. Una de las niñas está muy bajita de peso y me le mandaron vitaminas; pero a todas las atendieron y les dieron medicamentos”, expresó Nelly Cantillo, quien llegó al lugar después de media de hora de viaje en uno de los buses que dispuso la Fundación Prodeco, patrocinadora de la brigada y que además brindó toda la logística.

La misión médica también reveló que uno de los problemas que aqueja a la población adulta e infantil son los hongos en la piel. De acuerdo con el médico dermatólogo David Reyes, quien atendió a 58 pacientes, estos son producto de la humedad de la zona y de malas prácticas como no ejercer un apropiado secado de la piel después de sudar o mojarse antes de ponerse la ropa. La labor de los médicos, en ese sentido, también fue educativa y preventiva.

Así como el trabajo de la ginecóloga Ana María Gómez, quien atendió a 44 mujeres y las asesoró sobre su salud reproductiva, uno de los temas en los que la alcaldía de Ciénaga deberá esforzarse en mejorar para disminuir los casos de embarazos en adolescentes y no deseados.

Además, las 31 citologías que se realizaron durante la jornada evidenciaron el desconocimiento de las mujeres sobre las medidas preventivas que deben tener, puesto que muchas de ellas eran mayores de 40 años y nunca se habían practicado el procedimiento, según contó la citológa Johana Garavito, quien lleva 8 años asistiendo como voluntaria a las brigadas de Alas para la Gente.

Al caer la noche del segundo día, el balance general fue más que positivo y refuerza el compromiso que tienen los voluntarios con Ciénaga y de la importancia de regresar: 153 personas fueron atendidas en medicina general; 34 en medicina interna; 94 en optometría; se hicieron 10 ecografías y los odontólogos atendieron 54 pacientes y practicaron 357 procedimientos, de un total de 455.

En agradecimiento por su labor, los cienagueros despidieron a los médicos en el monumento de la Leyenda del Caimán Cienaguero, ubicado junto a la playa, no sin antes contarles sobre la riqueza cultural de su municipio, el mismo que inspiró varias de las historias de ‘Cien Años de Soledad’, de Gabriel García Márquez, y por eso lo llaman la ‘capital del realismo mágico’.

“Hoy día de San Sebastián cumple años Tomasita, este maldito caimán se ha comido a mi hijita. Ay milita linda. ¿Dónde está tu hermana? El caimán se la llevó. El caimán se la comió…”, se despidió así, con alegría, Ciénaga de la brigada de salud de Alas para la Gente.

Brigada de salud

Durante la brigada fueron vistos 247 niños por cuatro pediatras.

Foto:

Vanessa Perea Bonilla

Prodeco, detrás de la brigada

Cabe destacar que el Grupo Prodeco fue el patrocinador de esta brigada de salud en Ciénaga (Magdalena). Este les brindó a los voluntarios la logística necesaria para hacer su trabajo y sobrepasar la meta de pacientes que esperaban atender.

Prevención Integral

La Policía Antinarcóticos garantizó la seguridad y el transporte del equipo médico de la brigada desde Bogotá hasta Santa Marta y luego hacia Ciénaga, así como su regreso.

Un grupo de Antinarcóticos se vinculó a la jornada con su programa de prevención contra las drogas ilícitas con los jóvenes estudiantes de las Institución Educativa Alianza; estas actividades estuvieron lideradas por el brigadier general Fabián Laurence Cárdenas Leonel, director de la institución.

Vanessa Perea Bonilla
Redacción EL TIEMPO
En Twitter:@VannepBonilla

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA