Bogotá

Los siete puntos clave del cambio urbano que trae TransMiCable

Entre los aciertos, movilidad e impulso del turismo. En la mira, economía informal y ocupación.

Transmicable

La estación Mirador del Paraíso es la última parada del sistema. A su alrededor, sus habitantes esperan una transformación urbana y socioeconómica orientada hacia el turismo.

Foto:

Abel Cárdenas

20 de junio 2018 , 10:12 p.m.

“Allí no habrá trancón, allá habrá paz en las cabinas. Ciudad Bolívar está de fiesta con los turistas y los barrios porque el TransMiCable llegó”, canta Kevin, de 10 años, junto a las obras de la estación Juan Pablo II, una de las cuatro paradas del TransMiCable.

Como Kevin, otras 700.000 personas de la localidad esperan ver las 163 cabinas volando sobre sus barrios en la montaña, al sur de la ciudad,  y viajar en 13 minutos del Portal Tunal a Mirador de Paraíso. Junto al niño está su abuela Tránsito Molina, una de las fundadoras del barrio hace 38 años.

“Esto trae economía, cultura y turismo. Pero nos preocupa que lleguen personas y negocios que afecten la convivencia y la seguridad del barrio”, dice.

En la estación Manitas, Alfonso Mateus, que vive en el barrio hace 20 años, está pendiente de pintar fachadas y mejorar la zona. Pero sueña también con conservar y dar a conocer la identidad de su barrio: "Se llama Manitas porque acá nacen las manas de agua que alimentan, más abajo, el río Tunjuelito. Queremos crear identidad y cultura alrededor del agua", explica. 

Y, al final, en Mirador de Paraíso, María Virguez mira con ilusión el cable aéreo. “Tratamos de cambiar el imaginario sobre la localidad para ofrecerlo a turistas”, dice y agrega que hace poco culminó un Diplomado de Líderes de Turismo ofrecido por el Distrito.

EL TIEMPO visitó tres estaciones de TransMicable, habló con líderes comunitarios, entidades distritales y urbanistas, e identificó cuatro aciertos y tres puntos por trabajar en la política integral urbana alrededor del proyecto.

1. Movilidad

Subir desde el Portal Tunal hasta El Paraíso toma casi 40 minutos en Alimentador o en buses zonales del Sitp. Con el TransMiCable, el viaje de 3,4 kilómetros del trazado que hay entre ambos extremos duraría solo 13 minutos. Para Juan Guillermo Yunda, doctor en Planificación Urbana y Regional, este aspecto es positivo si se tiene en cuenta en que “es una alta inversión en zonas con población vulnerable que, normalmente, han sido excluidas de procesos de infraestructura y tecnología de la ciudad”.

2. Turismo y economía local

Por sus características urbanas y por ser la última parada del TransMicable, Mirador de Paraíso se concibió como una zona de potencial turístico y allí se concentran la mayor cantidad de esfuerzos para crear proyectos de impulso económico con la comunidad.

María Virguez, quien vive en Paraíso hace 30 años, asegura que la propuesta emociona a los vecinos: “Las personas se preocuparon por tener más bonita la casa. Incluso hay ideas de muralismo parar atraer más visitantes a Ciudad Bolívar”. María acaba de graduarse del Diplomado en Formación de Líderes en Turismo realizado con el Instituto Distrital de Turismo y la Universidad Minuto de Dios. Espera que su proyecto de turismo virtual con drones por las zonas de difícil acceso de la localidad sea una de las 10 seleccionadas para financiarse y desarrollarse. 

Mayerly Peña, líder de la Junta de Acción Comunal y habitante del sector hace 28 años, celebra que estos proyectos lleguen a la comunidad. Ella, por ejemplo, es parte de un programa gastronómico impulsado por la Secretaría de Desarrollo Económico para 43 vendedores informales y cinco unidades productivas (aquellas ya organizadas en locales). 

“Con el apoyo de 14 reconocidos chefs queremos crear un valor diferencial en el sector gastronómico, brindando una mejor oferta, generando desarrollo turístico y proyección en la economía de la localidad”, afirmó Miguel Durán, secretario de Desarrollo.

Cada uno de los chefs apadrina a uno o dos comerciantes del corredor de la carrera 27 b, a dos cuadras de la estación Mirador de Paraíso, para formarlos en técnicas culinarias y de servicio.

Gracias a este programa, Mayerly abrió su propio local y espera sostenerse del sector de alimentos y no del reciclaje. 

Transmicable

Durante este año, la Secretaría de Desarrollo Económico se ha reunido con comerciantes de los barrios Mirador y Paraíso.

Foto:

Cortesía Secretaría de Desarrollo Económico

Transmicable

Desarrollo Económico adelantó una caracterización de la actividad comercial del barrio. Hoy, gran parte de los habitantes se han animado a hacer parte de los proyectos de formación.

Foto:

Cortesía Secretaría de Desarrollo Económico

Transmicable

Adicionalmente, los participantes recibieron formación en servicio del SENA.

Foto:

Cortesía Desarrollo Económico

Transmicable

Sobre la carrera 27 b se seguirán trabajando proyectos gastronómicos.

Foto:

Abel Cárdenas

3. Reconocer el territorio

Para María Virguez es importante que ciudadanos y turistas se animen a conocer su localidad. “La gente no viene porque lo piensa como un lugar lejano y peligroso. Queremos cambiar ese imaginario”, comenta. Como ella, varios habitantes de Ciudad Bolívar esperan que los ciudadanos vengan la zona. 

Este fue uno de los fines del MetroCable de Medellín. “En su diseño se generó conectividad con calles que conducen a sitios de importancia barrial. Así se crearon  circuitos que conectaron la vida del barrio con la estación”, explica Natalia Castaño, experta en urbanismo y miembro de Urbam de la Universidad Eafit. Gracias a estas dinámicas, estos espacios que eran antiguamente marginados pasan a ser parte de la actividad urbana. 

Incluso, así, la misma comunidad reconoce y cuida su sector. Alfonso Mateus y Óscar Castellanos, líderes del barrio Manitas, aprovechan el TransMiCable como una oportunidad para fortalecer la memoria e identidad de su barrio. "No queremos que olviden la identidad ambiental y cultural que hay alrededor del agua. Por eso, para nosotros fue clave lograr que la estación tuviera el nombre de nuestro territorio: Manitas"

4. Mobiliario urbano

Según el IDU, hay 11 obras adicionales en las estaciones y pilonas del cable que incluyen un SuperCade, un salón comunitario y espacios de deporte y cultura.
Para Ómar Oróstegui, director de Bogotá Cómo Vamos, “se puede dar un desarrollo integral alrededor de las estaciones. El mejoramiento de los corredores aledaños también es clave para la renovación urbana”.

Este fue el modelo utilizado en Medellín cuando levantaron la primera línea del cable en 2004. Hoy, las dinámicas sociales en las comunas han cambiado.

En el caso de Bogotá, la Secretaría de Hábitat adelanta cuatro proyectos: Mejoramiento de Entorno, Mejoramiento de Vivienda y la estrategias Habitando y Habitarte.
En el primer caso, se han desarrollado estudios para la intervención de 31 segmentos viales, espacio público, un parque y redes de servicios públicos para la Mirador del Paraíso. 

En el caso de vivienda se viene adelantando la ejecución de obras de mejoramiento de residencias. Y, con las estrategias Habitando y Habitarte, se desarrolla la cooperación ciudadana en temas de embellecimiento del espacio público y orientación para proyectos de arte y cultura comunitaria. En 2017, se arreglaron 4769 fachadas en los barrios aledaños a la última estación y se han capacitado más de 169 líderes comunitarios de este y otros territorios. 

Transmicable

El Supercade del barrio Manitas es uno de las once proyectos de refuerzo urbano que planean el IDU y la Secretaría de Gobierno.

Foto:

Abel Cárdenas

5. Rostros desconocidos

Tránsito Molina y Alfonso Mateus temen que lleguen nuevos habitantes a montar negocios. Tránsito dice que, en Juan Pablo II, algunas casas aledañas a la estación ya levantaron más pisos. “Posiblemente habrá una mayor demanda de vivienda. El Distrito debe controlar la expansión informal y la densificación vertical de los predios”, apunta el profesor Yunda. 

Según Oróstegui, “hay que estar atentos a un posible movimiento migratorio en Paraíso, por la facilidad de subir con este sistema de transporte. Esto derivaría en una crecimiento de la frontera urbana y la población de la localidad ”.

Ómar Urán, profesor de sociología y planeación urbana de la Universidad de Antioquia, insistió que en el caso del cable de Medellín se procuró mantener la población local para no crear alteraciones sociales y de seguridad: “Esto se logró al no subir los impuestos prediales inmediatamente por un tiempo. Evitamos así una expulsión de los habitantes originales de las comunas”.

Transmicable

Hay opiniones dividas entre los habitantes sobre los beneficios

Foto:

Abel Cárdenas

6. Economía informal

Según el Instituto para la Economía Social, Ciudad Bolívar tiene 2.494 vendedores ambulantes identificados. Tan solo en inmediaciones al barrio Paraíso hay 163. Por eso, es clave una estrategia de formalización.

Aidé Rodríguez, otra de las residentes de Juan Pablo II, mira la obra desde su puesto de tintos en una esquina. “Temo que esto se vuelva una plaza de mercado. Lo ideal es que nos censaran y nos dieran la oportunidad de un local dentro de la estación”, dice.

La Secretaría de Desarrollo ya enfrenta este riesgo con los programas gastronómicos en Paraíso. Y está caracterizando la situación en Manitas y Juan Pablo II.

7. Participación comunitaria

Aunque las entidades adelantan planes con la comunidad, falta mucho por hacer. “Luchamos por años por este proyecto y queremos ser parte de él. Vamos a las reuniones, pero nos gustaría saber cómo más nos podemos involucrar”, agrega Tránsito.

El Instituto de Participación asegura que desde el año 2016 hay 69 espacios de diálogo en los barrios.

“En el caso de Medellín, fue muy importante el proceso comunitario para que la gente hablara y calmara las tensiones”, explica el profesor Urán.

Natalia Castaño agrega que cuando la continuidad de estos proyectos cambia de intensidad por cambios de alcalde, por ejemplo, “es clave que las organizaciones locales estén fortalecidas y sostengan lo que se ha logrado hasta el momento”.

Por ahora, Tránsito, Alfonso, María y Mayerly seguirán asomándose a la ventana, esperando el fin de las obras y el comienzo de una nueva oportunidad sobre la montaña.

ANA PUENTES
Escuela de Periodismo Multimedia de El Tiempo
Twitter: @soypuentes

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA