Bogotá

Proyecto Ciudad Río quedará estructurado y en prueba piloto

Alcalde dice que con construcción de planta Canoas se da un paso clave para desarrollar el malecón.

Río Bogotá en Soacha

Las entidades vienen trabajando desde hace varios años en obras de adecuación en el cauce y las rondas del río Bogotá.

Foto:

Abel Cárdenas / Archivo EL TIEMPO

03 de octubre 2017 , 06:43 a.m.

Una de las apuestas del alcalde Enrique Peñalosa es convertir el río Bogotá en un malecón en torno al cual haya vivienda de calidad, ciclorrutas, alamedas, parques, servicios turísticos y actividades económicas que lo conviertan en el eje de desarrollo del occidente de la ciudad.

Consciente de que es una iniciativa que tomará entre 15 y 30 años para hacerse realidad, la instrucción que les ha dado a sus funcionarios es que el proyecto quede estructurado, institucionalizado y andando con una prueba piloto, que está por definirse.

Hoy se está trabajando en la estructuración del proyecto, pero todavía no hay datos oficiales, aunque se manejan tres cifras claves: 1.000 hectáreas de espacio público, 100 hectáreas para equipamientos y la atracción de 1,2 millones de personas en torno al río.

De su campaña a hoy, la propuesta de Peñalosa ha evolucionado en el sentido de buscar alternativas que respeten el entorno ecológico de Bogotá y garanticen equilibrio entre el desarrollo urbanístico y los reclamos de los ambientalistas de que el afluente no vaya a ser bordeado de concreto y cemento, como se vio en un fotomontaje de campaña.

Funcionarios de la Secretaría de Planeación que trabajan en la formulación del proyecto explicaron que hay tres componentes que serán básicos en el momento de estructurar Ciudad Río, como se ha denominado el tema del malecón.

El primero es la protección de todos los elementos ambientales. “El río debe estar conectado a todo el ecosistema, incluidos los humedales de La Conejera, Juan Amarillo y Jaboque, y se deben restaurar todos los componentes que lo necesiten”, explicaron en Planeación.

El segundo es el espacio público. Junto con los elementos naturales que ya existen en el río, se tendrán que agregar corredores verdes y parques que lo conecten y permitan el desarrollo de actividades de recreación activa para los ciudadanos. El propósito es sumar mil hectáreas a lo largo de los 68 kilómetros del río en su paso por Bogotá.

El elemento de las ciclorrutas será clave para que las personas puedan darle la vuelta al río y garantizar la construcción de senderos que les permitan caminar por el borde y acercarse al agua, como ocurre con otros ríos del mundo.

El tercer elemento está relacionado con equipamientos dotacionales públicos y privados que faciliten el desarrollo de actividades culturales, recreativas y económicas.

Del lado público, se espera destinar alrededor de 100 hectáreas para sedes de colegios, hospitales, bibliotecas y museos, entre otros. Del lado privado, se espera posibilitar, a través de las normas, la ubicación de restaurantes, cafés y viviendas que atraigan a las personas a Ciudad Río.

“El objetivo es generar condiciones para acercar a la gente al río y que los ciudadanos se enamoren de la naturaleza; ese es el primer principio de Ciudad Río, lograr que las personas cuiden, protejan y ayuden a restaurar todo lo ambiental”, señaló un vocero de la Secretaría de Planeación.

Entre los objetivos del proyecto se busca acercar a la zona a 1,2 millones de personas que vivan y trabajen cerca del río, y realicen actividades económicas en su entorno cercano. “Queremos que haya muelles en el borde del río, que puedan los ciudadanos, como pasa en muchas partes del mundo, tomar una lancha o un ferri y pasar de un lado del río a otro”.

La idea de Planeación es estructurar un proyecto como el de Ciudad Torca, en el norte, en el cual los privados aporten cargas para financiar los equipamientos públicos. Aunque en principio se ha hablado de que el proyecto podría requerir unos 3 billones de pesos, el asunto todavía está en estudio y estructuración.

Lo que está haciendo la CAR

La Corporación Autónoma Regional (CAR) terminó la adecuación hidráulica de 68 kilómetros de la cuenca media del río, que pasa por Bogotá, entre Alicachín, Soacha, en el suroccidente, y el puente de La Virgen (Suba-Cota), en el norte. La inversión asciende a 100.000 millones de pesos.

Ese trabajo ha permitido sacar del río ocho millones de metros cúbicos de basura y sedimentos, lo que ha mejorado su navegabilidad y ha evitado desbordamientos e inundaciones en la pasada temporada de lluvias.

Paralelamente, la CAR está trabajando en la construcción del parque lineal más largo de Latinoamérica en las rondas del río. El director de la CAR, Néstor Franco, ha explicado que la idea es habilitar un sendero peatonal y un trayecto de biciturismo, con ciclorruta sobre el parque lineal.

Más de 120.000 plantas acompañarán el sendero peatonal que permitirá ir de Soacha a Cota, por la ronda del río.

Como parte de este trabajo se construyó a la altura de Soacha el parque ecológico San Nicolás, de 22.574 metros cuadrados, que cuenta con dos canchas de fútbol 8, dos canchas múltiples, una pista de skate, zona infantil y una de gimnasia, sendero peatonal, plazoletas, y mobiliarios hechos con madera plástica reciclada.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA