Bogotá

Estampilla ‘50 años de la Universidad Distrital’ genera polémica

La estampilla que grava obras pasará del 1 al 1,1 por ciento del valor de los contratos firmados.

Sede de la Universidad Distrital en Bosa

La estampilla ‘50 años de la Universidad Distrital’ se creó para entregarle el 1 por ciento del valor de los contratos a la Universidad Distrital.

Foto:

Secretaría de Educación

04 de septiembre 2017 , 09:04 p.m.

Un debate sobre una estampilla que grava los contratos en Bogotá para entregarle recursos a la Universidad Distrital abrió una polémica sobre las medidas que encarecen las obras y que terminan pagándose con el presupuesto de la ciudad.

Se trata de la estampilla ‘50 años de la Universidad Distrital’, que desde hace más de una década se creó para entregarle el 1 por ciento del valor de los contratos a la Universidad Distrital, y que a partir de enero subirá al 1,1 por ciento.

Un grupo de concejales buscaba aumentar de 1 a 1,5 por ciento el valor de la estampilla, para atenuar el impacto de una decisión del Congreso de la República (Ley 1825 del 2017) de entregarle a la Universidad Nacional el 30 por ciento de ese recaudo. Eso, para los concejales, implica descapitalizar a la Distrital.

A lo largo del debate se barajaron varias opciones, que comenzaron en 1,5 y terminaron en 1,1, que fue aceptado a regañadientes por los amigos de aumentar el gravamen. En cifras concretas significa, por ejemplo, que por un contrato de un billón de pesos se pagarían 11 mil millones de estampilla, de los cuales siete mil setecientos millones serían para la Distrital y tres mil trescientos millones para la Nacional.

El principal argumento de la Alcaldía para oponerse a ese incremento es que los contratistas no pagan la estampilla de su bolsillo y que terminan incluyendo ese gravamen al costo de las obras y, que, además, con la avalancha de proyectos que se vienen los recursos se van a multiplicar.

Según el Distrito, en los próximos 30 años, las universidades Distrital y Nacional recibirán 2 billones 777.000 millones de pesos por concepto de esta estampilla. El estimativo se hizo, teniendo en cuenta los proyectos de infraestructura que están programados en el Plan de Desarrollo. De hecho, la secretaria de Hacienda, Beatriz Arbeláez, dijo que esa estampilla le generó ingresos a la Distrital por $ 326.416 millones entre el 2004 y el 2016, lo que implica que los recursos pueden subir seis o siete veces en 30 años.

Durante el debate se escucharon críticas contra el Gobierno Nacional por la falta de apoyo a la educación superior y recordaron que, además, ya no entregará el presupuesto prometido para construir 30 colegios para la jornada ampliada. El concejal Juan Carlos Flórez, del movimiento independiente ASI, advirtió que hay costos, pero se debe evaluar el efecto del retorno de esa inversión en niños y jóvenes que hoy no tienen la oportunidad de ir a universidades de calidad.

La concejal Gloria Stella Díaz (Mira) advirtió que aún con un aumento al 1,5, que no se dio, el tema resulta un paliativo que no soluciona el problema de fondo de la educación superior.

Expertos consultados por EL TIEMPO señalaron que es un hecho que los contratistas a la hora de estimar el valor de las obras y sus ganancias terminan incluyendo temas como el de la estampilla en los costos de las obras, que al final se pagan con el presupuesto.

La comisión de Hacienda excluyó del gravamen de la estampilla los contratos de órdenes de prestación de servicios (a julio 30 había vigentes unos 41.459 contratos de este tipo), lo que según Hacienda, implica el 10 % de los recaudos. Según lo aprobado en primer debate, se gravará con 1,1 por ciento a todos los contratos que se suscriban con el nivel central, establecimientos públicos y Universidad Distrital, excepto los contratos de prestación de servicios con personas naturales cuyo monto no exceda 365 UVT.

Para Óscar Sánchez, exsecretario de Educación, “las estampillas no son el mecanismo de financiación ideal”, pero se usan porque son temporales, mientras que las asignaciones presupuestales se vuelven recurrentes.

Recordó que la estampilla le ha servido a la Distrital, pero las obras que financió con esos recursos tuvieron problemas de eficiencia y corrupción.

La Universidad Distrital en cifras

Hoy, la Universidad Distrital, le ofrece cupos a 27.000 estudiantes en 78 programas de pregrado y posgrado. El 52 por ciento de los estudiantes pertenece al estrato 2 y el 28,51 por ciento, al estrato 3, los dos sectores mayoritarios de la población de Bogotá. El 12,21 por ciento de los estudiantes es de estrato 1.

Según el informe entregado durante el debate, durante la vigencia fiscal del 2016, el presupuesto de ingresos alcanzó una ejecución del 108,05 por ciento: recaudó 338.715 millones frente a 313,473 millones que tenía presupuestados. Uno de los proyectos más importantes fue la construcción de la sede de la universidad en la localidad de Bosa.

Concejal Jorge Torres, ponente del proyecto

¿Esta estampilla encarece los contratos?

Se habla mucho de responsabilidad social empresarial, pero al parecer los constructores le hacen conejo a ese aspecto y trasladan un aporte que deberían hacer de sus utilidades a los costos del proyecto que paga la administración distrital.

¿No sería mejor asignar los recursos del presupuesto?

Claro que es mejor que se le asignen directamente más recursos a la educación superior, pero ya vemos qué pasa en el Gobierno Nacional que justamente le está es recortando recursos.  Yo espero que el Alcalde en el presupuesto del 2018 y subsiguientes años vaya llenando el vacío que le deja a la Universidad Distrital el no haber aumentado más la tarifa de la estampilla.

‘Era mejor una mayor tarifa’: Celio Nieves
Celio Nieves Herrera

Concejal Celio Nieves, del Polo.

Foto:

Diego Santacruz

¿Por qué insistió en subir el monto de la estampilla?

Porque si se venía cobrando 1 % solo para la Distrital, al darle el 30 % a la Nacional, la Distrital iba a recibir menos, incluso con el 1,1 %.

Hacienda dice que con las obras que se vienen se van a recibir más recursos...

Son obras todas inseguras. Precisamente la comisión que se nombró para elaborar el último articulado del proyecto expresa que se debe mantener el 1 %, y la razón que da es que las condiciones económicas no son las mejores. Eso contradice a la secretaria de Hacienda. Era mejor asegurar una mayor tarifa.

¿No sería mejor girar de frente del presupuesto?

Lo ideal es que uno no tuviera que apelar a estos mecanismos de recaudo, pero no estamos en esas circunstancias.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA