Bogotá

Cábalas y votos se apoderan de Bogotá en estas elecciones

La capital será decisiva en la elección del presidente. Ganadores y perdedores van por la Alcaldía.

Bogotá

La coalición de fuerzas en el Partido Verde tiene otro problema: el Polo. Ya gobernaron durante dos períodos

Foto:

El Tiempo

28 de mayo 2018 , 08:52 p.m.

Como ya es previsible, terminada la contienda presidencial las apuestas se centran en la Alcaldía de Bogotá. La disparidad en las fechas de elección de ambos poderes ha generado ese interregno en el que cada cuatro años la ciudad se convierte en un botín electoral cuando el mandatario de turno apenas ajusta dos años de gobierno. Y esta vez no ha sido la excepción.

Después de conocer los resultados de Bogotá en primera vuelta presidencial, queda claro que aquí bien podrían estar los votos que le den el tiquete definitivo a los candidatos Iván Duque o Gustavo Petro, con el ingrediente de que esos votos siempre son una incertidumbre, pues en su mayoría son votos de opinión. Más de 3 millones se depositaron el domingo pasado, el 33 por ciento de ellos para Fajardo (1’240.799).

Pero si bien el Partido Verde resuena hoy en el ambiente como el gran vencedor en la ciudad, cualquier pronóstico que se haga es especulativo, pues otros partidos, a los que tampoco les fue mal, irán por lo suyo: Progresistas, Centro Democrático y el propio Polo, que se fue en alianza con los verdes.

Y como no hay tiempo que perder, las huestes de las campañas ya empiezan a hacer sus apuestas. Claudia López surge como el primer referente para abanderar la causa de Sergio Fajardo y de su movimiento, que además cuenta con Antanas Mockus, la segunda votación más alta para Senado y figura de grata recordación para los bogotanos.

Una decisión compleja porque de por medio está otra figura que no es ajena a Bogotá: Antonio Navarro, exsecretario de Gobierno de Petro –con quien no se entendió– y quien apoyó a Fajardo. Ya está en precampaña, hace varios meses, y este lunes tenía previsto ir a la aprobación del cupo de deuda para el metro en el Congreso. Como quien dice, picó en punta.

La coalición de fuerzas en el Partido Verde tiene otro problema: el Polo. Ya gobernaron durante dos periodos y por supuesto que querrían volver a hacerlo. El asunto es que no tienen aún una figura relevante que emule la frescura de una Claudia o un Antonio, sin embargo, posee su propia maquinaria que ha demostrado ser efectiva en el pasado.

Y falta saber qué decisión adoptará el petrismo, que también reclamará lo suyo gane o no gane las elecciones el 17 de junio, como es obvio.

Así las cosas, el centro y la izquierda volverían a atomizarse, esta vez para las elecciones locales.

Dos figuras importantes sufren el guayabo de la derrota: Carlos Fernando Galán y David Luna. Terminaron apabullados tras su respaldo a Germán Vargas (172.158 votos) y hoy estudian fórmulas para reinventarse. Ya se habla de una consulta que defina quién de los dos podría resurgir, con sangre fresca, lo que fue la casa del vargasllerismo.

La de Cambio Radical era una derrota anunciada. El pasado 4 de abril, EL TIEMPO publicó la quemazón de cuatro de sus fichas claves con las que contaba para la candidatura presidencial: Óscar Ramírez Vahos, Camilo Acosta, Felipe Ríos y Fernando López. Entre los cuatro no alcanzaron los 85.000 votos, aunque muchos de los que los acompañaron consideran que fue una buena votación. Con lo que no contaban es que las fuerzas del centro y centro izquierda iban a reventar el umbral.

Concejales independientes como Juan Carlos Flórez señalan que Bogotá piensa “desenjalmarse de las viejas maquinarias y buscar nuevas ideas” al tiempo que advirtió que parte de la derrota de partidos como Cambio Radical tienen que ver con la gestión de la actual administración en Bogotá.

El Centro Democrático también es fuerte en la capital. Y el domingo casi llega al millón de votos. Aunque en ese partido las decisiones se toman según el expresidente Uribe, Francisco Santos no oculta su interés –ahora con un discurso más moderado– de ir por la alcaldía a nombre de ese partido, caso en el cual tendría que vérselas con el concejal Diego Molano, muy desconocido aún para el grueso de los bogotanos.

Por el lado de los partidos tradicionales que operan con maquinaria, como el Liberal, el Conservador y ‘la U’, la perspectiva es más dramática. El analista político de la universidad Central Jorge Luis Yarce afirma que organizaciones como la liberal “están cavando su propia tumba”.

Finalmente está por verse qué sucede con el alcalde Enrique Peñalosa. Y mucho dependerá de cómo le siga yendo en su gestión. Si, como él pronostica, vendrán tiempos de realizaciones, podría sacudirse de su mala imagen y ser decisivo.
En el cabildo se asegura que el gallo tapado para lo que viene es Miguel Uribe, hoy secretario de Gobierno, quien al ser consultado por este diario prefirió obviar el tema.

BOGOTÁ
En twitter: @BogotaET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA