Bogotá

Preocupación por osas andinas: tienen menos crías y son más pequeñas

Instalación de 120 cámaras trampa en el macizo de Chingaza permitió identificar al menos 76 úrsidos.

oso andino

El oso andino acostumbra a andar solo. Las hembras son las que cuidan a los oseznos.

Foto:

Cámara trampa

19 de febrero 2018 , 02:47 p.m.

Juancho es un oso de anteojos que transita por el bosque alto andino de Junín, Cundinamarca. Se estima que mide más de dos metros de altura, y al caminar estira su pata izquierda. Al parecer no puede flexionarla, y esta es una de las particularidades que lo caracterizó entre los 76 que se avistaron en el macizo de Chingaza.

El corredor por el que pasa, y en el que busca diferentes semillas para alimentarse, lo comparte con Pepe, otro úrsido de tamaño similar, pero que tiene un problema en la cadera, lo que hace que camine meneándola.

Aunque no acostumbran a compartir sus espacios, hoy lo hacen debido a la presión que los humanos han ejercido en su ecosistema. Por ello han tenido que desplazarse largas distancias para poder cumplir su dieta alimenticia, que va desde semillas hasta cuerpos de animales en descomposición.

Hallazgos como estos fueron encontrados gracias a la instalación de 120 cámaras trampa en nueve municipios donde se conocía de la presencia de estos mamíferos. Dos de ellos fueron en el Meta y siete, en Cundinamarca. Los dispositivos fueron puestos entre julio de 2015 y mayo de 2016. La Empresa de Acueducto de Bogotá lideró el proyecto de instalación de las cámaras, junto con la fundación Wii, que vela por la protección del espécimen.

Después del estudio se estimó que cerca de 126 osos se encuentran en el macizo de Chingaza, la zona de bosque que rodea al páramo y que a su vez lo protege; de estos, 76 fueron vistos en las cámaras trampa instaladas, y de ellos 67 fueron identificados plenamente, gracias a las manchas en sus rostros. Estos dispositivos también permitieron reconocer al menos 32 especies de mamíferos y 44 de aves.

Pero, más allá de la presencia del oso en el macizo, hay unos datos que dejaron en alerta a los investigadores: las precarias condiciones con las que están creciendo las osas andinas.

Según explicó Daniel Rodríguez, director de la fundación Wii, “estamos preocupados porque el número de hembras es bajo en comparación con el de los machos. La proporción no la vemos equilibrada. Ellas son más pequeñas de estatura y más bajas del peso que deberían tener. También el número de camadas y de crías que tienen es menor”.

Los cálculos que realizaron junto con el Acueducto de Bogotá les permitieron estimar que la proporción de la población es de cuatro machos por cada hembra. Además, que los pesos de las osas son cercanos a los 40 kilogramos, cuando deberían estar entre los 60 y 90, y su altura, inferior al estándar, de 1,40 metros.

Otro de los hallazgos confirma que en el bosque altoandino el oso se puede desplazar hasta siete kilómetros al día en búsqueda de alimentos, aprovechando que su dieta alimenticia es amplia. Los largos recorridos son producto del impacto que los humanos han causado en el ecosistema donde se nutren.

“La práctica irresponsable de la ganadería de engorde en la zona ha degradado el bosque, se han talado árboles y se le ha presionado al oso a desplazarse cada vez más. Eso también genera choques entre algunos campesinos que tienen ganado y los osos, pues en ocasiones se han registrado ataques de estos a los bovinos, aunque pueden ser producto de perros ferales (salvajes)”, relató el Acueducto de Bogotá.

Osos de anteojos en el bosque altoandino de Chingaza

Rasguños del oso de anteojos en el bosque altoandino de Chingaza.

Foto:

Mauricio León

Su comportamiento

A 40 minutos del casco urbano de Junín, Cundinamarca, y por una vía sin pavimento, se llega al bosque altoandino, donde sus pobladores han visto en repetidas veces al oso andino. En la entrada, una capa espesa de musgo sirve como esponja que retiene el agua. Caminar sobre este terreno es difícil, y metros más adelante se observa el arrume de encenillos, cucharos y chusques.

Tras una caminata de más de media hora, montaña arriba, el tronco ya liso de un árbol advierte de la presencia del oso. “Este es un rascadero”, señaló Humberto Gómez, poblador de la zona y cuidador del oso.

Él lo reconoce de inmediato, pues recorrió el sendero durante los diez meses que duró la instalación de cámaras trampa. Por allí pasaba una vez a la semana a recoger el material que los dispositivos captaban. “El tronco ya está liso de tanto que se restrega el oso ahí”, explicó Daniel Rodríguez, de la fundación Wii.

El rascarse con los troncos es un comportamiento que realiza junto con las marcas que deja con sus garras a una altura que sea plenamente identificable para otros osos, con el fin de anunciar su presencia. Esta acción también es un principio de comunicación de esta especie, pues impregna su olor en el árbol para atraer a las hembras y espantar a otros machos.

Osos de anteojos en el bosque altoandino de Chingaza

Osos de anteojos en el bosque altoandino de Chingaza

Foto:

Mauricio León

Metros más adelante, los investigadores del Acueducto de Bogotá y de la fundación Wii encuentran una rama caída de un árbol. Contiene semillas y está junto a un tronco que supera los seis metros de altura. Deducen que el oso trepó hasta la punta, arrancó la rama y la arrojó para luego comer en el suelo.

“Son buenos escaladores. El tronco está lleno de sus huellas; trepó muy alto para poder comer estos frutos”, explicaron.

Unos pasos más adelante se emocionan al encontrar heces de oso, que a primera vista podrían tener entre una y dos semanas. La escarban y en ella encuentran las semillas del fruto que contenía la rama caída.

“Al oso se le conoce como el jardinero del bosque. Esto porque come y va defecando. En sus heces expulsan las semillas de lo que consumen, y esto, mezclado con su materia orgánica, permite que germinen. Así va regenerando el ecosistema”, señaló Daniel.

MICHAEL CRUZ ROA
EL TIEMPO
@M_CruzRoa
Miccru@eltiempo.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA