Bogotá

Los trabajos que buscan que el río Bogotá no vuelva a desbordarse

CAR indicó que finalizaron las obras de adecuación hidráulica en el tramo que atraviesa la capital.

Río Bogotá

De 30 a 60 metros pasó el cauce del río Bogotá, en 68 kilómetros de su recorrido. Se crearon siete zonas de inundación controlada.

Foto:

CAR de Cundinamarca

08 de noviembre 2017 , 07:43 a.m.

La imagen de las más de 4.000 hectáreas de la ronda del río Bogotá inundadas con la temporada invernal de los años 2010 y 2011, y que pusieron en alerta a las autoridades, ante 34.000 cundinamarqueses y 1.800 bogotanos afectados, parece que no volverá a repetirse.

Al menos esto fue lo que indicó la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, que señaló que culminaron las obras de adecuación hidráulica en la cuenca media, es decir, en el tramo que atraviesa a Bogotá y a municipios como Soacha, Cota, Mosquera y Funza, en un trayecto de 68 kilómetros.

El panorama hoy es diferente. El cauce del río, que era de 30 metros, pasó a 60 y se duplicó también su capacidad hidráulica. Mientras antes permitía el paso de 100 metros cúbicos por segundo (m³/s) actualmente soporta 200 m³/s. Para estos trabajos se invirtieron 89 millones de dólares.

Ahora, el afluente quedó listo para que comience el trabajo de descontaminación, que deberá realizarse con las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) Salitre y Canoas, para el caso de la capital.

Para la primera, cuyo contrato para la obra de ampliación se firmó en mayo del año pasado, se invirtieron 445,7 millones de dólares para tecnificarla y aumentar la capacidad de tratamiento de las aguas. En la actualidad, con la infraestructura que se tiene, se tratan 4 m³/s, y cuando culminen las obras, se llegará a 7,1 m³/s.

Para el caso de la PTAR Canoas, el 2 de octubre de este año se realizó la firma del acuerdo del cierre financiero, que asegura los recursos entre la CAR, el Acueducto de Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca, a fin de garantizar los 4 billones de pesos necesarios para su construcción.

Esta infraestructura es clave, pues tratará el 80 por ciento de las aguas del río Bogotá, para mejorar la calidad del líquido en la cuenca baja (de Soacha a Girardot).

Una de las dificultades en la recuperación y ampliación de la ronda, en Bogotá, ha sido la presencia de bovinos en la orilla, que debilitan el jarillón que se construyó para evitar inundaciones en zonas urbanas, o que se comen las plantas sembradas.

Ahora, lo que vienen son los trabajos en la cuenca alta del río (de Cota a Villapinzón), que relativamente son más fáciles, pues allí no hay que ampliar el cauce en todo el tramo. El reto para estas zonas es cumplir con la construcción de las PTAR, las cuales son claves para garantizar la limpieza total del afluente.

BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA