Bogotá

Así sería la vía para descongestionar la autopista Medellín

Es la conexión regional Canal Salitre y Río Negro, que uniría el río Bogotá con la carrera 7.ª.

Conexión Regional Canal Salitre y Río Negro

Asociaciones de vecinos piden que se evalúe la propuesta de construir un puente sobre la calle 92 que afectaría los árboles.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda y Carlos Ortega / EL TIEMPO

02 de octubre 2017 , 02:53 p.m.

Once mil novecientos millones de pesos costarán los estudios y diseños de una vía de alcance regional, de 11,5 kilómetros, que conectará el río Bogotá, en el occidente, con la carrera 7.ª, en el oriente, y será la ruta alterna a la autopista Medellín (calle 80), en el norte de Bogotá.

EL TIEMPO conoció los detalles de este proyecto, que se espera que también ayude a mejorar en el futuro la conectividad vial y de movilidad regional de Bogotá con los municipios de la Sabana Occidente, como Cota, Tabio, Tenjo y Funza.

El 12 de septiembre de este año, la Unión Temporal Integral Esfinanzas –Integral S. A. y Esfinanzas S. A.– ganó la licitación, con un plazo de 16 meses para entregar los estudios y diseños de la obra. Los 11.900 millones de pesos que costará este contrato provienen de los recursos de regalías que recibe Bogotá a través del Fondo de Desarrollo Regional.

En el paquete vial de la actual administración, este proyecto está identificado como la Conexión Canal Salitre y Río Negro, que permitirá conectar la malla vial del norte a través de la ALO, la avenida Morisca (calle 90), la avenida Ciudad de Cali, la Boyacá, la 68, la NQS, la autopista Norte y la carrera 7.ª.

En principio, el proyecto está concebido en ocho etapas: la primera iría del río Bogotá a la carrera 119, en la Ciudadela Colsubsidio. Después partiría de la carrera 119 a la futura Avenida Longitudinal de Occidente (ALO). De allí continuaría hasta la carrera 76, después conectaría con la avenida Boyacá y de ahí, hasta la avenida 68. En este punto, la vía tomaría dos ramales: el primero, llamado 8 de Octubre, llegaría hasta la avenida NQS y el otro, de La Floresta, que saldría de la avenida 68 hasta la autopista Norte.

En este punto, el proyecto tiene previsto conectar la autopista Norte con la carrera 7.ª, pasando por toda la calle 92, mediante un gran puente.

Este tramo del proyecto generó alarma entre los vecinos de la calle 92, pues consideran que un puente podría perjudicar la arborización de la avenida, la cual es un patrimonio del norte.

El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) explicó que, por ahora, el proyecto está en etapa de estudios y diseños, pero defendió los beneficios de que la ciudad cuente con una vía de acceso y salida en sentido oriente-occidente, paralela a la autopista Medellín. En particular, destacó la posibilidad de reducir los tiempos de desplazamiento.

Funcionarios de la entidad le explicaron a la comunidad que también se busca generar una propuesta de adecuación paisajística del espacio público alrededor del agua: humedal Juan Amarillo, canal Salitre y canal Río Negro.

Además, contempla 7 km de ciclorruta nueva, que se unirían a la red existente de 14 ciclorrutas: calle 130, costado occidental (planta tratamiento de aguas residuales), carrera 119, humedal Juan Amarillo, avenida Ciudad de Cali, avenida Boyacá, canal Salitre, avenida Congreso Eucarístico (carrera 68), avenida Medellín (calle 80), canal Río Negro, avenida Suba, avenida NQS, autopista Norte, calle 92 y la ciclorruta del parque El Virrey.

La financiación del proyecto, según el IDU, se definirá una vez estén listos los resultados de la etapa de factibilidad, cuando se conocerá el costo de ejecutar la obra. Sin embargo, la entidad señaló que lo más probable es que se realice mediante asociaciones público-privadas (APP), un nuevo cupo de endeudamiento, captura de valor del suelo o derechos de edificabilidad.

El estudio de esta megaobra es parte de un paquete de 127.000 millones de pesos, provenientes del Fondo de Desarrollo Regional de Regalías, que el Distrito logró que se aprobaran en el Órgano Colegiado Región Centro Oriente (Ocar), del DNP. Son los estudios y diseños de 10 proyectos viales de conexión regional.

Infografía proyecto

El proyecto tendría 11, 5 kilómetros de longitud.

Foto:

Infografía EL TIEMPO

Vecinos no quieren puente en la 92

Hace un año, a través de las socializaciones que realiza el IDU del Plan de Desarrollo, la Asociación de Residentes de Chicó Norte (Archi) y la Corporación de Propietarios y Residentes de los barrios Chicó y La Cabrera (Corpochicó) se enteraron de que sobre la calle 92 se contempla el paso de la Conexión Regional, mediante un puente.

Entonces, el megaproyecto todavía no contaba con recursos para financiar los estudios y diseños, pero el 24 de julio de este año, la alerta por el futuro de esta calle llegó, cuando varios de los integrantes de las dos asociaciones se enteraron, por medio de un artículo de EL TIEMPO, que a este y otros nueve proyectos viales se les habían asignado recursos por regalías para su etapa de factibilidad.

“Cuando leímos que la conexión Regional Canal Salitre y Río Negro era una de estas obras con recursos, nos preocupamos demasiado, porque un puente sobre el separador de la 92 acabaría con esta vía”, expresó Stella de Bernal, integrante de Archi.

Archi y Corpochicó comenzaron a buscar una cita con el IDU para que les explicara a fondo el proyecto. La reunión fue el 6 de septiembre. “Con las diapositivas que nos mostró el IDU, efectivamente confirmamos que sobre la calle 92 se planea, en un comienzo, la construcción de un puente que taparía el corredor verde”, explicó Beatriz Arango, gerente ejecutiva de Archi.

El IDU le respondió a EL TIEMPO que no pueden decir si definitivamente el paso elevado de vehículos se realizaría sobre toda la calle 92, donde hay un extenso corredor verde que alberga cerca de 500 árboles. En el lugar predominan el roble (38 por ciento) y el urapán (26 por ciento).

“La calle 92 es muy importante por las especies que tiene y, además, se conecta con los cerros orientales. Poner un puente afectaría significativamente las especies”, afirmó el ecólogo del grupo Ecomunitario Juan Caicedo, quien también participó en la elaboración de un mapa en el cual figuran todas las áreas verdes de interés de El Virrey y El Chicó.

Las asociaciones conformaron el comité La 92 Se Respeta, el cual busca que el proyecto no incluya el paso elevado sobre la calle 92. Según Carlos Ossa, director ejecutivo de Corpochicó, ellos no se oponen a que el proyecto se realice, pero no están de acuerdo con un paso elevado.

“La única alternativa que nos presentaron para el tramo 8 fue el puente. No estamos cerrados a otro tipo de intervención; por ejemplo, un subterráneo sería mejor para la 92. Esta vía es muy bonita como para taparla con un puente”, concluyó Ossa.

VANESSA PEREA BONILLA
EL TIEMPO ZONA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA