Bogotá

Pese a la desaceleración, desocupación sigue en un dígito

Por primera vez, los empleados formales son más que los informales en las principales ciudades.

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda.

Foto:

Diego Santacruz / Archivo EL TIEMPO

19 de febrero 2018 , 08:10 p.m.

En el 2017 se crearon 226.000 nuevos empleos en Colombia; es decir, el total de una población como Riohacha. Hoy, somos 22 millones 383.000 colombianos ocupados y eso es una buena noticia.

Desde la Gran Depresión de los 30, Colombia no enfrentaba un choque como el de la caída del petróleo en el 2014. Pero la economía ha mostrado resiliencia. Pese a la desaceleración en el crecimiento, el desempleo se ha mantenido en un dígito (9,4 % para el 2017) y, por primera vez, los empleados formales son más que los informales en las principales ciudades. De hecho, de no ser por un choque externo tan fuerte, habríamos llegado a un desempleo de menos de 7 por ciento.

Defender el trabajo de los colombianos ha sido una de las preocupaciones de este Gobierno y, por eso, en la reforma tributaria del 2012 nos concentramos en bajar al máximo los impuestos a la nómina, que afectaban el empleo de calidad.

Hasta entonces, las empresas con más empleados se veían afectadas al tener que pagar una gran cantidad de aportes, independientemente de sus resultados. Con el fin de mejorar las condiciones de empleo, la reforma tributaria eliminó esos sobrecostos.

Partiendo de gravámenes a la nómina cercanos a 30 por ciento, se redujeron a 16 por ciento, según el tamaño de las empresas y el nivel salarial de los empleados. Según estimaciones del Banco de la República y del BID, las medidas crearon entre 200 y 400.000 puestos de trabajo en el corto plazo; desde enero del 2010 se han generado casi 4 millones de empleos; la gran mayoría, de calidad.

Hicimos un gran esfuerzo para defender la estabilidad de los colombianos sin afectar las conquistas sociales, gracias a eso hemos podido sacar de la pobreza a 5 millones de compatriotas. No hubiera sido posible sin aprobar reformas tributarias que les permitieran a los empresarios canalizar más recursos hacia la contratación de empleo formal.

Disminuimos la carga tributaria de las empresas para impulsar la inversión y el empleo y formalizar la economía pero, además, nos empeñamos en mejorar los índices educativos.

Hoy la cobertura en educación superior supera el 51 por ciento (en 2010 era 37 %). Este aumento y la mayor inversión en el sector han permitido mejorar de forma constante la calificación de la población ocupada, lo que significa un incremento en la productividad y, por ende, mayor crecimiento económico.

Se ha avanzado en múltiples frentes. Debemos seguir reduciendo los costos de la contratación formal al tiempo que aumentemos el acceso a la educación superior. Los dos objetivos se entrelazan, por lo que deben ser una prioridad del país, no solo de un gobierno.

Mauricio Cárdenas
Ministro de Hacienda

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA