Bogotá

El primer condenado por matar a un oso de anteojos está en su casa

A Luis Miguel Gómez lo sentenciaron a cinco años de privación de libertad en su finca.

Oso andino

Momento en que policías y funcionarios de Corpoguavio recogen el oso muerto.

Foto:

Cortesía Corpoguavio

23 de marzo 2017 , 11:13 p.m.

Una semana antes de que el pasado sábado se conociera la noticia de que cazaron ilegalmente a un oso de anteojos en zona rural de Fómeque, Cundinamarca, en el único juzgado penal de Gachetá condenaron a cinco años de privación de la libertad a Luis Miguel López. Este fue responsable de la muerte de un osezno de esa especie en enero del 2016, en Junín, Cundinamarca.

(Lea también: Indignación por oso de anteojos baleado en el parque Chingaza)

Este campesino, de 45 años, aceptó los cargos de porte de armas de fuego sin contar con el respectivo permiso, y por maltrato animal, lo que le permitió obtener el beneficio de purgar su condena en su finca, que se ubica en la misma vereda en la que se cazó al animal, además de pagar una multa de dos salarios mínimos mensuales vigentes, alrededor de 1’500.000 pesos, y el repudio de animalistas y miles de ciudadanos.

López fue golpeado anímicamente por este proceso e incluso uno de sus parientes, Abel Gonzalo Chitiva, resultó vinculado al caso, lo que para algunos refuerza la maldición de infelicidad que recae al que mata este animal, ya que en la cosmogonía de los indígenas muiscas, comunidad que habitó este territorio antes de la llegada de los españoles, el oso de anteojos, o andino, simboliza a Nemcatacoa, el dios de la alegría.

Precisamente el abogado de López, Luis Gualberto Solorza, señaló que su defendido se allanó a los cargos para que exoneraran a su familiar. A la investigación, en su momento, también fue vinculado el concejal de ese municipio Pablo Cortés Chitiva. Sin embargo, según explicó el abogado, el político tampoco tuvo que ver con la muerte del mamífero.

(Ademas: van tras los responsables de matar a oso Andino en Chingaza)

“Todas las personas que tienen problemas de esa naturaleza con la justicia se deprimen. Fue (en este caso) a costa del Estado, porque allá en el parque de Chingaza no tienen cercado y se desplazan por todo el campo y matan ganado (los osos)”, indicó el jurista, en defensa de su representado.

El juez de Gachetá tuvo en cuenta que el condenado escondió la escopeta de fabricación artesanal en su casa, y que además el proyectil en el oso coincidía con los que utilizaba el campesino en su arma de fuego.

Las razones para que este hombre atacara al mamífero no fueron aclaradas en el proceso; de hecho, en el expediente no se probó que él lo hubiera matado, de acuerdo a lo que dijo el defensor de López.

“No está demostrado quién disparó. Él (López) para acogerse al beneficio de la prisión domiciliaria aceptó esos cargos”, explicó el apoderado.

Incluso, en un artículo que publicó este diario en el momento en que las autoridades investigaban el caso, la esposa del campesino, Ana Paulina López, indicó que él era inocente y que nunca había usado la escopeta.

El defensor de López reiteró que el arma de fuego de su defendido no se había disparado, que de hecho lo hicieron las autoridades tras los hechos, para probar que la escopeta sí funcionaba.

En cualquier caso, la muerte del osezno fue un golpe para esa familia, que de acuerdo con el abogado Solorza son personas humildes que viven de lo que producen en su predio.

Por eso el jurista señaló que es necesario que las autoridades eviten que los osos andinos salgan de la zonas del parque. “En el Guavio casi nadie tiene ganado porque los osos los atacan y los matan. Por eso los campesinos están aburridos con esa situación”, concluyó.

Búsqueda de alimento

El oso andino siempre ha convivido con los humanos, incluso hubo culturas chibchas que lo llamaban el ‘hermano mayor’, y en las comunidades muiscas era como una especie de dios Baco, ya que estaba vinculado con la embriaguez que les producía la chicha, bebida fermentada de maíz.

Esas comunidades tenían contacto con esta especie, seguramente porque entraron a sus cultivos”, indicó Daniel Rodríguez, director de la fundación para la conservación y protección del oso andino Wii.

Aunque este mamífero es omnívoro, lo que más apetece para su dieta son semillas y plantas como los laureles, amarillos, canelos, higuerones, robles, quiches, cardones y uvas camaronas.

Sin embargo, con la adecuación de los bosques en los que habita en Cundinamarca, esas especies verdes son taladas o quemadas, lo que obliga a que el oso busque alimento en otras zonas y termina llegando a sitios en los que los campesinos tienen ganado, al cual atacan, aunque su real objetivo es la carroña tras la muerte de esos y otros animales.

En mi opinión, los bosques que están alrededor de Chingaza son de baja calidad, porque ya no están muchas de las especies que le daban de comer al oso y la poca oferta alimentaria que les queda la aprovechan, pero tienen que moverse para buscar comida”, afirmó Rodríguez, quien agregó que con el cambio climático se afectarán más las fuentes alimenticias de esta especie.

Oswaldo Jiménez, director de Corpoguavio, entidad que vela por la protección de los recursos naturales en el oriente del departamento, indicó que están trabajando por la recuperación de los hábitats del oso, pero reconoció que hay dificultades para reforestar las especies que más consume ese mamífero.

Es difícil establecerlas en viveros, aunque tenemos algunos en los que se están reproduciendo”, explicó Jiménez, quien añadió que las plantas se dejan al cuidado de los campesinos, pero por presupuesto, solo les alcanza para cuidarlas máximo dos mantenimientos.

Sobre el tema de la ganadería aseveró que trabajan en proyectos productivos con las comunidades para que no invadan las zonas donde vive el oso, así como para que tampoco lleven a sus animales a esos sitios.

“Para los afectados por el oso tenemos programas para mejorar las praderas. Por ejemplo, si tienen cuatro vacas se les ofrece cerca eléctrica, se les mejoran los pastos, entre otro beneficios”, afirmó Jiménez.

Pero en esta entidad insisten en que no se ataque al oso, y que pongan en conocimiento de las autoridades cuando lo vean por sus terrenos.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA