Bogotá

La historia de Carolina, la amante de la bici a la que un SITP arrolló

Carolina Dussán, de 27 años, murió el 6 de agosto de 2017 al ser arrollada por un bus.

Carolina Dussán

Carolina Dussán murió al ser arrollada por un bus del SITP en la avenida Primero de Mayo.

Foto:

Cortesía Alexandra Dussán

24 de septiembre 2017 , 02:49 p.m.

Carolina Dussán murió el 6 de agosto de 2017 luego de ser arrollada por un bus del SITP mientras se movilizaba en bicicleta por la avenida Primero de Mayo. El incidente ocurrió el 2 de agosto, pero falleció en el hospital debido a la gravedad de las heridas.

Ese día la joven de 27 años, que llevaba 15 días trabajando con el programa ‘Al Colegio en Bici’, acababa de dejar a un grupo de niños en el colegio cuando ocurrió el incidente de tránsito que acabó con la vida de una amante de ciclismo.

Toda la vida ‘Carito’, como la llamaba su familia, fue una deportista. Nunca se quedaba quieta. Le gustaba el fútbol, el patinaje y, por supuesto, el ciclismo.

Aunque nació en Bogotá, se crio en el municipio de Tenjo, Cundinamarca. Allí, desde muy niña, junto con su hermana Alexandra, se empezó a movilizar en bici.

De hecho, una de las actividades preferidas de las hermanas Dussán era ir de Tenjo a Tabio a través de las veredas de ambos municipios. El recorrido lo hacían en bicicleta con amigos. “Era una chica supremamente deportiva, supremamente activa”, recuerda Alexandra Dussán, hermana de la víctima.

Joven ciclista murió arrollada por bus del SITPJoven ciclista murió arrollada por bus del SITP
Carolina Dussán

Foto: Cortesía Alexandra Dussán.

Carolina era 10 años menor que Alexandra, por lo que, además de la relación de hermanas, también había un trato maternal. Su hermana recuerda que el primer día en que la llevó al colegio, la tenía cogida de la mano. Relata que se veía hermosa: “Ella era solo felicidad. Era como mi hija pequeñita, yo la crié. Era mi bebé”.

Su amor por el deporte fue la principal motivación para ingresar a estudiar Cultura Física y Deportes en la Universidad Santo Tomás. Aparte de hacer lo que más le gustaba, tuvo la oportunidad de trabajar con niños. Su tesis de grado estaba enfocada en un programa para hacer terapia con niños con necesidades especiales.

Carolina no solo era aficionada al deporte, también le gustaba la comida. “Todo le gustaba, yo soy chef entonces siempre trabajamos en restaurantes. Nos encantaba cocinar y comer. Pero así que le encantara, encantara, una hamburguesa mexicana y el ajiaco de mi abuela. Nos peleábamos por la raspita de la olla”, dice Alexandra.

Homenaje a víctimas de accidentes de tránsito en Bogotá

La foto de Carolina acompañó una marcha en homenaje a los ciclistas fallecidos en el mes de agosto.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Antes de ingresar a trabajar con la Secretaría de Movilidad estuvo dos años en un restaurante de comida de mar. Siempre se desplazaba en bicicleta, y lo hacía en la de su hermana, que para ese entonces vivía en Santa Marta.

“Ella tomaba todas las medidas de seguridad. Era su carrera, entonces sabía todos los parámetros técnicos para la gestión. De hecho, mi bicicleta era muy rústica porque no soy profesional en eso, y ella la adecuó y la dejó full, porque sabía bastante del tema”, relata Alexandra.

Cuando tuvo la oportunidad de ejercer su carrera, y más sabiendo que era con niños, no dudó en renunciar a su trabajo para hacer parte del programa de la Alcaldía de Bogotá ‘Al Colegio en Bici’. También aplazó el proyecto de irse a estudiar en el exterior.

Ella tomaba todas las medidas de seguridad. Era su carrera, entonces sabía todos los parámetros técnicos para la gestión

Para su nuevo trabajo, dejó de usar la bicicleta de su hermana y se compró una nueva, con la que ocurrió el incidente.

“Estaba súper emocionada, contenta, feliz. Decía que era un proyecto muy interesante, que le encantaba porque llevaba a los chicos, porque andaba todo el día en bicicleta, que se estaba adaptando, que la acababan de poner de guía, porque al principio ellos van de auxiliar, entonces la acababan de pasar de guía, estaba muy feliz”, dice Alexandra sobre lo que sentía su hermana por esos días.

Pero todos los sueños terminaron ese 2 de agosto de 2017 cuando fue arrollada por un bus del SITP.

“TransMilenio no se ha manifestado con nada, con absolutamente nada. No se han hecho presentes en ningún momento. Nosotros ya estamos entablando una demanda a través de un abogado, es lo que estamos empezando a hacer para ver que responde TransMilenio, y pues obviamente los funcionarios que tengan que responder acerca del tema”, asegura Alexandra.

Agrega que hay muchos culpables de la muerte de su hermana, que no solo se trata del conductor, aunque dice que es el primer responsable porque no debía ir a esa velocidad. Explica que la infraestructura de la ciudad también es culpable, pues no le parece lógico que los biciusuarios deban compartir espacio con los carros.

Alexandra hace un llamado para evitar más muertes de ciclistas. Pide “responsabilidad y conciencia tanto en ciclistas como en conductores de vehículos, como de la infraestructura de la ciudad. Debemos tener más prevención para movernos en todo sentido”.

MATEO GARCÍA
DAVID RIAÑO VALENCIA
Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA