Bogotá

El joven escogido como uno de los 100 líderes del mundo

Juan Felipe Penagos sembró las bases del programa Ser Pilo Paga.

Juan Felipe Penagos, estudiante de doctorado

Juan Felipe Penagos ya es reconocido en el mundo por el programa Ser Pilo Paga.

Foto:

Diego Santacruz / EL TIEMPO

05 de noviembre 2017 , 03:55 p.m.

Juan Felipe Penagos navega por la vida sin un rumbo fijo. Pero eso sí, siempre en estado de máxima alerta. Ha sido tan pilo que a sus 25 años está próximo a graduarse de doctor en Ingeniería y fue seleccionado como uno de los 100 líderes mundiales del futuro para participar en Japón de un taller con 13 premios nobel.

El encuentro hacía parte del Foro Ciencia y Tecnología en la Sociedad, evento que se celebró en Kioto, Japón, entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre, y que reúne a unos 1.500 diplomáticos, académicos y empresarios que trabajan en estos temas para plantear soluciones a los problemas con los que se va a enfrentar la humanidad.

Hasta allí llegó Juan Felipe Penagos. Todo gracias a los años que ha dedicado a estudiar y diseñar políticas públicas para mejorar la educación superior en Colombia. Fue él quien diseñó las bases del programa Ser Pilo Paga y quien hoy se desempeña como director de Proyectos de la Fundación Ceiba.

Todo comenzó cuando finalizó el colegio. Se graduó de una institución pública de Armenia y fue el mejor Icfes del departamento de Quindío. Eso lo hizo merecedor de la beca Mario Galán Gómez, con la que pudo estudiar Ingeniería Industrial en la Universidad de los Andes.

Era un universitario como cualquier otro. Le gustaba salir con sus amigos, ir de viaje, cocinar y ejercitarse, cosas que aún disfruta. Además, le iba bien en las clases. Trabajó para una compañía y estuvo unos meses por fuera de la universidad, pero eso no era lo que deseaba en su vida. Quería otra cosa, pero en ese entonces no sabía qué. Cuando regresó era el momento de elaborar la tesis de grado, pero no tenía tema. La situación, aparentemente, era un problema.

Fue ahí cuando conoció a Roberto Zarama, el director del programa de Ingeniería Industrial de la Universidad de los Andes, quien le dio una opción que no dudó en aceptar y que hoy sigue trabajando: Juan Felipe mide cuál es la rentabilidad de la formación superior en Colombia. Juntos siguieron trabajando para mejorar la educación en Colombia.

Ser Pilo Paga

Las bases de Ser Pilo Paga surgieron después de que los estudiantes salieron a las calles para protestar contra le Ley 30 del 2011, que buscaba reformar la situación universitaria del país.

A ellos se les ocurrió que con todo lo que estaban investigado podían presentar un proyecto para mejorar el acceso a estudios superiores: “Esto lo hicimos para apoyar al Gobierno Nacional a diseñar unos instrumentos de medición financiera con el fin de evidenciar que la inversión en educación superior en Colombia era no solamente rentable, sino la más rentable de todo el portafolio de inversión social del Estado” dijo el joven.

Desde entonces ha viajado a países como Perú, Chile, Suiza y Estados Unidos a presentar Ser Pilo Paga, el mismo proyecto por el que fue aceptado en el Foro Ciencia y Tecnología en la Sociedad e invitado al taller de Líderes Futuros con 13 premios nobel de las áreas de Medicina, Física y Química.

En el taller era el único colombiano y estaba con otros cuatro latinos. Allí presentó ante otros futuros líderes y científicos el programa de educación superior.

Pero llegar así no fue fácil. Se debía pasar por una evaluación de los organizadores, entre ellos, varios premios nobel. Además, era necesario tener un doctorado, pero al considerar la trayectoria, resultados y publicaciones de Juan Felipe, hicieron una excepción.

Los demás participantes eran profesores de universidades como Harvard y Stanford, ambas en Estados Unidos, pero todos eran personas con un liderazgo en sus países en el ámbito académico. “Mi proyecto fue admirado y reconocido como una posibilidad para generar un grupo de personas de bajos ingresos que tomaran el liderazgo de una comunidad”, señala Penagos.

Bogotá y Colombia tienen que pensar en una escala global para ver cómo armar redes globales de personas que estén trabajando en superar los problemas locales

Pero también tuvo la oportunidad de escuchar y conocer qué están estudiando otros líderes del futuro. Aprendió que no se debe analizar los problemas a nivel local. “Bogotá y Colombia tienen que pensar en una escala global para ver cómo armar redes globales de personas que estén trabajando en superar los problemas locales”, explica Penagos.

El foro buscaba también generar una red de personas que piensen cómo solucionar los problemas de la humanidad en los próximos 500 años en las áreas de tecnología, contaminación, movilidad, seguridad informática y educación. La última, el área del joven de los Andes.

–Entonces, ahora, ¿qué sigue en la vida de Juan Felipe Penagos?

–No sé, porque yo navego sin rumbo fijo en estado de máxima alerta. He sido una persona muy afortunada en la vida. Posiblemente, cuando me reúno con mis compañeros de la universidad varios de ellos ganan mucha más plata que yo, pero mi trabajo me da la satisfacción de sentir que yo le contribuyo al país. Entonces, lo único que yo no quiero es dejar de sentir que les aporto a la humanidad y al país.

MATEO GARCÍA
Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO @teomagar

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA