Bogotá

Así se la está jugando la sabana de Bogotá por reutilización de basura

En total, 27.000 toneladas de residuos fueron aprovechadas en la región.

Cajicá redujo un 25 % la basura que producenPor el programa de separación de residuos, en el municipio aprovechan 460 Toneladas, de las 2.000 que producen mensualmente.
Recolección de basuras

David Oyuela / EL TIEMPO

14 de noviembre 2017 , 09:18 a.m.

A una hora de Bogotá, un municipio da ejemplo con el manejo de basuras, ya que logró reducir un 25 por ciento los residuos que envían al relleno sanitario de Mondoñedo. Se trata de Cajicá, donde los lunes y martes se volvió parte del paisaje ver canecas verdes frente a las casas desde la 6 de la mañana y hasta el mediodía.

Con ese programa aprovechan 400 toneladas de desechos orgánicos y 60 de reciclables, de las 2.000 que producen al mes. En un promedio anual aprovechan 5.500 toneladas.

Sumado a ese programa, en más de 500 empresas de la Sabana se está consiguiendo reducir aproximadamente en un 4 por ciento la basura que llega a Mondoñedo.

Entre las iniciativas está la de la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, la cual ha logrado con su Red de Empresas Sostenibles (RedEs-CAR), que agrupa a 320 compañías, reducir en 19.156 toneladas anuales la generación de basura con el proyecto Producción más Limpia, evitando así emisiones que causan el calentamiento global, con la idea de ahorrar dinero.

Lo que para una empresa es basura, para otra es su materia prima. Esa relación motivó que muchos se sumaran al proyecto generando buenas prácticas ambientales”, explicó Néstor Franco, director de la CAR.

La Corporación Empresarial Ambiental (Caem), filial de la Cámara de Comercio de Bogotá y que trabaja con apoyo de la CAR, disminuyó en 84 Toneladas al año los residuos en 138 empresas en la cuenca del río Bogotá. “La gestión de residuos es una fuente de oportunidades porque permite reducir costos y recaudar nuevas utilidades. En Cundinamarca se fabrican abonos con los residuos orgánicos, con los que se logra ahorrar costos de producción”, puntualizó Fabiola Suárez, directora de la Caem.

La gestión de residuos es una fuente de oportunidades porque permite reducir costos y recaudar nuevas utilidades

Aparte desarrollan un programa en Tenjo con lombricultura para producir abono con desperdicios orgánicos, que ha permitido aprovechar al año 104 toneladas de basura. Y en una campaña con la CAR recolectaron 12.698 toneladas de residuos.

Otras 55 firmas que tienen sede en la Sabana y están vinculadas con la Corporación Pro Desarrollo del Norte de la Sabana (Prodensa) han conseguido reducir en 3.000 toneladas al año la generación de basura por medio de programas de aprovechamiento.

Teniendo en cuenta que Mondoñedo recibe en promedio 648.000 toneladas de basura anuales, estas iniciativas empresariales y la de Cajicá redujeron en 27.000 toneladas la basura que va al relleno, un 4 por ciento.

EL TIEMPO recopiló algunos de casos destacados de esas prácticas en la región.

Una década reciclando en Cajicá

Unas canecas verdes son las que usan los cajiqueños en sus hogares para que los desperdicios que salen de sus cocinas se conviertan en abono para cultivos. El utensilio está provisto de dos espacios en su interior, uno en la parte inferior al que llega el líquido de los residuos y al que previamente se le aplica bocachi, una mezcla de microorganismos, que acelera la descomposición. En la parte superior de la caneca está otro compartimento para los desperdicios.

Empresas Públicas de Cajicá tiene siete rutas para recogerlos. “Nos acostumbramos a botar la basura de la cocina en esa caneca; nos evita malos olores y se ayuda al medioambiente. Lo que es cartón, plástico se saca los viernes”, contó María del Carmen Quintero, residente del municipio.

El programa lleva 10 años y comenzaron con la separación de residuos reciclables, que son recogidos por dos asociaciones de la población. “Los recicladores tienen sus rutas y recogen todo el material en su triciclo, que adquirieron con ayuda la Gobernación de Cundinamarca”, explicó Nidia Consuelo Salamanca, de la Asociación de Recicladores de Cajicá (Arca).

Lo recolectado lo venden a industrias que lo transforman en nuevos productos. Por ejemplo, el papel y el cartón lo venden a empresas que lo convierten en servilletas. Hacen lo mismo con la chatarra, que se funde para obtener el metal, o con el plástico.

“Con la separación desde la fuente, las personas seleccionan sus residuos orgánicos y de esa manera contribuyen a mejorar el medioambiente del municipio”, aseveró Orlando Díaz, alcalde en Cajicá.

Desechos para hacer ladrillos

Con el residuo de celulosa, que se genera a través de la producción de papel en la fábrica de la empresa Familia, que está en Cajicá, se están fabricando ladrillos aligerados para construcción de viviendas. Esta compañía es una de las de las que está asociada con Prodensa y trabaja en buenas prácticas para la reducción de basura.

“Además se está utilizando también para obtener abonos mediante compostaje. Cerca de 3.000 toneladas se están aprovechando”, explicó Orlando de la Ossa, de la empresa Familia.

Abono para los árboles

De las 35 sucursales de Juan Valdez de Bogotá se está llevando el cucho del café para producir abono que se usa en un programa de reforestación en el municipio de San Francisco, Cundinamarca.

“Lo llevamos a Bojacá, donde hay una planta de compostaje a donde llegan residuos orgánicos de diferentes empresas donde se obtiene el abono que se lleva para los árboles que tenemos en San Francisco”, explicó Rafael Amaya, de la Fundación Siembra un Árbol, que maneja el programa. Mensualmente están aprovechando 4 toneladas del desperdicio de la franquicia de café y obtienen 1,8 toneladas de abono.

Bogotá, también en la lucha por reducir

En la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos señalaron que en lo corrido del 2017 han conseguido evitar que se ingresen 360.000 toneladas de residuos al relleno sanitario de Doña Juana, sin contar con las que recolectan los recicladores que no están registrados por la entidad. Indicaron también que este año han utilizado 65 toneladas de residuos orgánicos para generar energía en un proyecto de valoración energética.

JOSÉ DAVID RODRÍGUEZ
EL TIEMPO
davrod@eltiempo.com@ashissino85

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA