Bogotá

Mierdinsky, la nostalgia hecha pixel

Álex Huérfano, ilustrador de 35 años de edad, retrata la Bogotá en la que se hizo adulto.

Bogochentas, obra de Mierdinsky

En ‘Bogochentas’, obra de 1,5 m de alto por 3 de largo, Mierdinsky mezcla personajes de fantasía, como Gasparín, con elementos emblemáticos de la capital.

Foto:

Cortesía Mierdinsky

08 de octubre 2017 , 11:00 p.m.

Para el ilustrador bogotano Álex Huérfano, más conocido como Mierdinsky, Bogotá es un videojuego. Y nada, desde el almacén Only hasta la tienda del Indio Amazónico, pasando por EL TIEMPO, está a salvo de su pluma digital.

Todo –“absolutamente todo”, subraya él– lo retrata con pixeles (esos cuadritos que componen las imágenes computarizadas). Con el estilo de los gráficos de ‘Super Mario’, da forma a calles, edificios y personajes que un buen capitalino reconoce a primera vista.

Así creó su última obra, ‘Bogochentas’, impresa en un tamaño de un metro y medio de alto por tres de largo, y con más de un millón y medio de pixeles, según los cálculos del artista.

En esta pieza, en la que Mierdinsky trabajó desde el 2015 –“con la paciencia que exige tejer en punto y cruz”–, habita una Bogotá imaginaria, en la que el famoso grafiti de ‘Yo amo a Paquita Gallego’ comparte calle con una versión criolla de los Cazafantasmas.

“Quise revivir los buenos tiempos: los 80, los 90, la época de los videojuegos (que hoy son) retro y, al tiempo, recordar todas las horas que pasé pegado a una consola con mis amigos. Por eso pinto la ciudad de esta manera, con lugares que no existen propiamente, pero que gracias a los detalles son inconfundibles”, cuenta el ilustrador, de 35 años.

De hecho, aunque en este cuadro no se retrata un sector en particular, la presencia del almacén Tía, el edificio de EL TIEMPO, unos policías que multan al dueño de un puesto de aguacates y un Papá Noel pintado en un andén remite a los espectadores a Bogotá.

Son cosas que desde hace 30 o 20 años hacen parte de nuestra idea de la ciudad, de nuestra identidad bogotana

“Son cosas que desde hace 30 o 20 años hacen parte de nuestra idea de la ciudad, de nuestra identidad bogotana. Y qué mejor manera de ilustrarlas que con el arte de los videojuegos de esa misma época, del Nintendo Family, cuyos gráficos usaban una paleta de solo 16 colores o, mejor dicho, de 16 bits”, explica.

Pero en ‘Bogochentas’ Huérfano no se limita a retratar la capital, sino que revive personajes de la TV de su adolescencia, como el fantasma Gasparín, el Cubil Felino de los ‘Thundercats’ y Guri Guri, el amable monstruo gris que aparecía en la telenovela colombiana ‘Calamar’ (1989).

Y la lista se hace más grande. En su cuenta de Instagram (@mierdinsky), el ilustrador retrata más elementos de la cultura pop bogotana, como las estampas de la Virgen y el Divino Niño, el médico José Gregorio Hernández y los empaques de Chocoramo, aguardiente Néctar y fósforos El Rey.

Hasta Enrique Peñalosa (con su banda amarilla y roja de alcalde mayor) forma parte de esta colección, junto con una animación (gif) de un bus de TransMilenio hecha con pixeles.

Sin embargo, para no quedarse en el pasado, el trabajo de Mierdinsky rinde tributo a menudo a artistas contemporáneos, de la década pasada o la presente, como Toxicómano y Pez, cuyos murales adornan algunas de las culatas de los edificios en ‘Bogochentas’.

“Son imágenes en las que invierto todo mi tiempo. Parecen pequeñitas y sencillas, pero en cada una, hasta en la caja de fósforos El Rey, puedo invertir cuatro horas o más frente al computador. No descanso hasta que los pixeles cuadren y den el efecto visual que quiero”, concluye Huérfano.

En la onda del ‘pixel art’

El estilo de ilustración que Mierdinsky emplea en sus cuadros y redes sociales se llama ‘pixel art’. Se trata de una corriente artística que cada día gana más adeptos, sobre todo entre los amantes de los videojuegos.

En lugar de pinceles, lienzos y pinturas, los ‘pixelartistas’ utilizan aplicaciones de diseño digital para darles vida a sus obras. Aunque algunos, como él, se inclinan a veces por un trabajo más ‘artesanal’ y recurren a Microsoft Paint, uno de los más básicos procesadores de dibujo.

“Si dibujar ‘Bogochentas’ con Photoshop fue como hacer un gigantesco tejido de punto y cruz, con Paint sería como hacer puntillismo: requiere más horas y es cientos de veces más fregado, pero los resultados son increíbles. No se necesitan programas costosos para hacer ‘pixel art’ ”, señala el ilustrador.

Requiere más horas y es cientos de veces más fregado, pero los resultados son increíbles. No se necesitan programas costosos para hacer ‘pixel art’

Sin embargo, Mierdinsky reconoce que, aun cuando lleva más de cinco años metido en el cuento de dibujar con pixeles, todavía le falta aprender. Por eso, mediante su canal de YouTube comparte sus técnicas y accede a otras.

Sueño con ilustrar al nivel de Metal Slug, un videojuego muy popular en las ‘maquinitas’ de los centros comerciales, que con su historia, su música y sus gráficos rompió el estigma de que los videojuegos son una pérdida de tiempo. Todo lo contrario, son el nuevo arte de este siglo”, sentencia el bogotano.

PABLO ARCINIEGAS
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA