Bogotá

‘La felicidad volvió, en este papel dice que la casa es mía’

Flor Alicia Loaiza, de 73 años, logró titular la casa en donde ha vivido, en Ciudad Bolívar.

Flor Alicia Loaiza

Flor Alicia Loaiza es oriunda del Tolima y ahora, después de 43 años, por fin vive en una casa titulada en la localidad de Ciudad Bolívar. Ahora sí puede planear cómo arreglarla

Foto:

Carol Malaver

23 de julio 2017 , 01:28 a.m.

Hace 43 años, Flor Alicia Loaiza llegó a un voladero de Cazucá, la cuarta de las seis comunas del casco urbano del municipio de Soacha, Cundinamarca. Unos invasores le vendieron el terreno.

Con su esposo y cinco hijos pequeños, en esa época su ilusión era lograr una casa propia y conseguir el trabajo que nunca pudo obtener en el departamento del Tolima, de donde es oriunda. “Allá no teníamos futuro, ni siquiera la posibilidad de un buen trabajo. Durante muchos años me conseguí el sustento diario cocinando para los trabajadores de las fincas”.

Pero la vida en la ciudad tampoco fue fácil, menos en un sector abatido por la pobreza y las bandas de delincuentes. Dos de sus cinco hijos murieron, cuenta esta mujer, de 73 años, quien acepta con entereza las tragedias que le han tocado. “A uno me lo mataron al pie del tanque para no pagarle una quincena que le debían, y el otro murió envenenado por culpa de una ensalada que se comió”. Por todos esos malos recuerdos, Alicia decidió marcharse de Cazucá y conseguir una casa en Bogotá. Además, nunca logró que le pusieran agua ni gas, en fin, ningún servicio público, al hogar que había construido con sus propias manos. “En esa época yo trabajaba en la avenida Caracas con calle 23 haciendo aseo. Fueron 17 años de trabajo duro”. Esa casa la enfermó. Quedaba al lado de un caño, y la inseguridad se apoderaba del territorio.

Entonces tomó la decisión de ponerla en venta. Un cuñado de su hijo le dijo que tenía disponible una casa en el barrio Juan Pablo II, en Ciudad Bolívar. “Yo nunca vi los 17 millones que me dieron por esa casa. Simplemente me dijeron que me fuera a vivir allá”.

Así es como, hace siete años, Flor Alicia habita una pequeña casa de fachada de colores rosado y blanco, en uno de los sectores más lejanos de esa localidad, a donde se llega después de un recorrido de horas. Es de 6 × 12 metros, y es allí en donde pasa sus días de soledad. Hace tan solo dos meses su esposo murió de cáncer. “Pero aquí sigo viva, tratando de salir adelante, vendiendo los productos de mis revistas; a veces sí, a veces, no”.

Sus hijos solo la visitan de forma esporádica. Cada uno vive su vida, sumergidos en sus problemas.

Pero ella, Flor Alicia, no se deja vencer por las adversidades, menos desde el día que le dijeron que podía tener en sus manos el título de propiedad de su casa. “Es que a mí me la vendieron solo con la promesa de venta. Eso no da seguridad de nada, ni siquiera sirve para pedir un préstamo en un banco”.

Dice que un día, el alcalde Enrique Peñalosa llegó al barrio Lara Bonilla a hablar sobre las posibilidades que tendrían algunas familias de titular las viviendas que habitaban.
“A Dios gracias. Es el único político que ha hecho algo por nosotros. Yo subo al cielo a ese señor, pero lo vuelvo a bajar a la ciudad para que siga haciendo obras bonitas en donde se necesitan”.

Desde el día que recibió ese documento, no ha dejado de sonreír. “La felicidad volvió a mi casa. En este papel dice que la casa es mía, ¡por fin!”.

Camina por su pequeña casa, su sala, su cocina, su habitación y su cocina con la idea de, algún día, poder hacer todos los arreglos que tiene en mente. “Pienso en echar la plancha, enchapar las paredes. Bueno, todo eso está en mis sueños, sumercé”.
Flor se queda mirando por la ventana de su casa... su casa.

EL TIEMPO*
​*Concepto y redacción editorial: Unidad de Contenidos Especiales de EL TIEMPO. Con el patrocinio del sector de la Caja de Vivienda Popular.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA