Bogotá

Tecnología, el arma del Distrito para identificar delitos en colegios

Una de las ideas para reducir casos de violencia ha sido la conexión de 235 cámaras de seguridad.

Policía en colegios de Bogotá

Una de las estrategias para combatir la inseguridad afuera de los colegios es ubicar agentes de la Policía durante el horario de salida.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

02 de febrero 2018 , 08:40 p.m.

Luego de la conmoción generada por la muerte de un joven de 18 años, asesinado por un menor de edad que trató de robarle su bicicleta cuando salía del colegio Inem, en Kennedy, son muchas las dudas frente a lo que ha hecho el Distrito para velar por la seguridad en las inmediaciones de las instituciones educativas.

Estos casos de violencia, junto a los de microtráfico, embarazos infantiles, riñas entre estudiantes, otras situaciones que, según la Secretaría de Seguridad, son las más comunes en los colegios, han encendido las alarmas de los padres de familia y de las autoridades distritales. Es por esto que la Secretaría de Seguridad y la Policía Metropolitana han adelantado operativos en 88 colegios públicos de la ciudad, en donde pretenden reducir los índices de violencia y fortalecer la participación de la familia en las dinámicas escolares de los jóvenes.

Lo anterior, en el marco del proyecto Entornos Escolares Seguros, de la Alcaldía Mayor, que articula diferentes entidades distritales y cuya principal apuesta es la instalación de 235 cámaras de seguridad en 100 instituciones distritales de la ciudad, que se conectarán al Circuito de Videovigilancia de Bogotá. Estas están contempladas en los 6.500 millones de pesos que fueron destinados al mejoramiento de tal sistema.

Inicialmente, la Secretaría de Educación realizó una priorización de 40 de estos 100 colegios, ya que, según la entidad, requerían atención urgente, pues presentaban los índices más críticos en los temas ya mencionados, así lo explicó María del Pilar Viana, subdirectora local de Educación de Usaquén. Tres de estos se encuentran en la localidad de Usaquén y nueve, en Suba.

Hasta el momento han sido instaladas 208 cámaras, que ya son monitoreadas por las autoridades. Sin embargo, a estas acciones se suman una serie de actividades dentro y fuera de las instituciones que avanzan con el apoyo de las entidades a nivel local, por ejemplo: jornadas para la prevención del consumo de alcohol, encuentros deportivos y recreativos, intervenciones artísticas para promover la resignificación de los entornos y el seguimiento por parte de los padres, al estado académico de sus hijos.

Según la Secretaría de Seguridad, tres meses antes de iniciar la intervención en los colegios se presentaron en promedio cerca de tres casos entre homicidios y lesiones personales en cada institución. Mientras que durante los tres primeros meses posteriores a la aplicación de la estrategia, solo se presentaron en promedio dos casos de estas situaciones. Lo mismo ocurrió con los casos de hurto, que en los tres meses previos registraban en promedio un poco más de 5 casos. Mientras que durante los tres meses siguientes se registraron en promedio tres casos de hurto en cada colegio.

Otras medidas para prevenir

Además de las acciones que contempla el programa Entornos Escolares Seguros, los colegios han implementado paulatinamente una serie de herramientas con el fin de prevenir y alertar a las autoridades sobre cualquier situación irregular que se presente, algunas de estas son:

El sistema de alertas inmediatas, una plataforma mediante la cual las autoridades de la institución registran las situaciones que ocurren dentro del colegio. Estas van desde riñas hasta casos de drogadicción. Con esta herramienta las autoridades pueden dar seguimiento a los casos reportados y ponerse en contacto con los padres de familia de los menores. Gracias a este sistema, la Secretaría de Educación ha podido determinar cuáles son las instituciones que necesitan mayor atención y, finalmente, las han priorizado.

Otra medida es la del acompañamiento de perros antidrogas en las inmediaciones de los colegios. El binomio canino, en el que participan las empresas de vigilancia privada, ha permitido reducir la comercialización de estupefacientes en las aulas.

Finalmente, la Policía Metropolitana ha designado agentes para realizar acompañamiento policial en las horas de entrada y salida de los estudiantes. Lo anterior, con el fin de evitar casos como el que le quitó la vida al joven de 18 años en Kennedy.

¿Y los demás colegios?

Aunque solo 100 colegios, de los 384 del Distrito, fueron contemplados dentro del programa de Entornos Escolares, también se ha trabajado en la seguridad de las instituciones que no fueron priorizadas. Las autoridades locales, las asociaciones de padres y las directivas de dichas instituciones han trabajado en conjunto. Un ejemplo de esto lo da el Colegio Divino Maestro (cra. 8C con calle 163B), en donde se creó una mesa de trabajo local que usa herramientas como el WhatsApp para reportar las contingencias.

“En un grupo de WhatsApp en donde están entidades locales como Policía, Secretaría de Educación, padres de familia y directivas de la institución, se reporta todo lo extraordinario que pasa con los estudiantes. Ha sido de gran utilidad porque las autoridades han dado respuesta inmediata a los problemas”, argumenta María del Pilar Viana.

¿Qué pasa con los colegios privados?

La iniciativa de los colegios de contribuir a la seguridad de sus sectores no solo se extiende a los planteles públicos. En el Chicó, por ejemplo, el Liceo Francés, ubicado en la calle 87 con octava, hace parte del proyecto de varios edificios y conjuntos residenciales de este punto de Chapinero de apoyar la presencia de la Policía con seguridad privada y cámaras de vigilancia.

Además, los estudiantes del Francés reciben charlas por cuenta de los uniformados, en las que se les enseña a prevenir atracos, mientras caminan a hacia sus casas, y también cómo reaccionar cuando son testigos de un acto criminal.

Cabe anotar que, a finales del año pasado, precisamente en Chapinero, los alumnos de colegios como el Gimnasio Moderno y el Liceo Francés fueron víctimas de robos, pese a contar con sistema de seguridad privada.

De hecho, uno de los criminales de los que se hablaba era de alias Frozen, quien se acercaba a los jóvenes de forma amigable para ganarse su confianza e invitarlos a tomar algo. Luego, cuando estaba a solas con ellos, los amenazaba y los robaba.

EL TIEMPO ZONA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA