Bogotá

‘Maloka fue acumulando pasivo, deudas y un rezago de mantenimiento’

La directora de la entidad explica la estrategia para evitar el cierre de la institución.

Enrique Peñalosa en Maloka

El alcalde Enrique Peñalosa, la semana pasada, al anunciar el apoyo a Maloka.

Foto:

Cortesía Alcaldía Mayor de Bogotá

26 de noviembre 2017 , 11:51 p.m.

Tras la decisión del Concejo de autorizar a la Alcaldía de Bogotá para apoyar financieramente a Maloka y salvar a ese museo de la ciencia de la quiebra, su directora, Adriana Correa, explicó en qué consiste el plan de salvamento y el alcance de la participación del Distrito.

¿Cuando asumió la dirección, qué panorama encontró en Maloka?

La situación financiera era tremendamente delicada; no se gestó ese mes de mi llegada, que fue en abril, sino que se produjo a lo largo de muchos años. Maloka fue acumulando un pasivo y unas deudas bien complejas y también un rezago en el tema de mantenimiento. La situación estaba al límite; incluso, llevábamos varios meses sin pagarle al comité directivo. Con la junta directiva arrancamos acciones, como un cambio de los estatutos, el relevo en la presidencia y el cambio en la junta directiva, que pasó de 14 a 7 miembros.

¿Cuál era el déficit cuando llegó a Maloka?

Las pérdidas acumuladas de Maloka, a diciembre del año pasado, eran de 29.000 millones de pesos, pero ahí estamos, contando amortizaciones y depreciaciones. Sin eso serían alrededor de 5.000 millones de pesos. Maloka está dando pérdidas desde el año dos. Muy al comienzo cuantificamos que para rescatar a Maloka necesitábamos llegar, más o menos, a 16.000 millones. Ahí te estoy haciendo la sumatoria del pasivo, los gastos y las inversiones que necesitamos.

Maloka está dando pérdidas desde el año dos. Muy al comienzo cuantificamos que para rescatar a Maloka necesitábamos llegar, más o menos, a 16.000 millones

¿Qué buscaban con el cambio de estatutos?

Con el cambio de estatutos se buscaba que ningún presidente ejecutivo, en este caso es mi cargo, pueda pasar más allá de dos años, a menos que la junta lo ratifique, y eso será según los resultados de la gestión que uno tenga, y lo mismo los miembros de la junta. En mayo ya estábamos fabricando un proyecto de acuerdo que llevamos al Concejo, por medio del cual se autoriza la participación de la Alcaldía para formar parte de Maloka y apoyarnos con la sostenibilidad de la entidad.

¿Cómo es la participación del Distrito?

Los museos de ciencia en el mundo siempre funcionan con apoyo permanente de los gobiernos locales. Un proyecto como este, que tiene una misión social, no puede esperarse que sea solo autosostenible, sin la ayuda de los gobiernos, y creo que esa fue la consciencia que logramos sembrar el en Concejo.

La otra parte de la ecuación tiene que ver con otro hito que se dio en abril, y es que del fondo de regalías de Bogotá para la ciencia, tecnología e innovación se destinaron 11.800 millones para renovar los espacios. Es muy importante para combatir la obsolescencia de la entidad, porque son casi 19 años en que no habíamos hecho cambios realmente significativos en estos 17.000 metros cuadrados. El tercer punto era ir donde los empresarios, porque los concejales nos dijeron que el apoyo de la Alcaldía no podía destinarse solo para el pago de deudas.

¿Y qué lograron?

Tuvimos un respaldo gigantesco de Codensa-Emgesa, Cámara de Comercio, Grupo Bolívar y Telefónica. Son básicamente los privados que reaccionaron a este llamado. Hicimos un trabajo muy fuerte, de la mano de una banca de inversión, para tener lo que en el sector privado se llama un plan de negocios; en este caso es un modelo de sostenibilidad con unas metas muy claras de indicadores que tenemos que cambiar, revertir y mejorar, justamente para poder darle la vuelta a Maloka y lograr que este sea un proyecto sostenible y no nos vuelva a pasar lo que le pasó en todos estos años.

¿Sin estas acciones había riesgo de cerrar Maloka?

Totalmente. Todo este esfuerzo colegiado de las partes lo que permitió fue el rescate de Maloka. Sin esa suma de esfuerzos, Maloka no habría podido continuar con las puertas abiertas, porque el volumen de fiadores es tan alto que tarde o temprano nos habrían embargado. Nos había quedado muy poco tiempo de vida, sería cuestión de un par de meses para que cerráramos.

Nos había quedado muy poco tiempo de vida, sería cuestión de un par de meses para que cerráramos

¿Cuánto dinero dará el Distrito el primer año?

Tenemos todavía un paso en el Concejo. Si bien el proyecto de acuerdo fue aprobado, hay unas discusiones presupuestales que se van a dar en la primera semana de diciembre, y ahí se va a definir exactamente el monto. Al proyecto de regalías, que son 11.800 millones, tendremos que sumarle lo que sea aprobado en diciembre y por parte de los privados, pues a hoy estamos hablando casi de 4.000 millones.

¿Ahora Maloka será una entidad público-privada?


Vamos a seguir siendo una corporación privada sin ánimo de lucro. Pero lo que sí es importante es que el Concejo nos pide que tengamos una política mucho más generosa para estimular el acceso de la población vulnerable. En estos 19 años de Maloka, hemos atendido por taquilla solo el 28 por ciento de población vulnerable de la ciudad. El Concejo nos hizo esa recomendación, y nosotros la acogimos, para que más población de estratos 1, 2 y 3 tenga acceso a Maloka.

¿En qué se invertirá la plata que ingresará?

La puerta que nos abre el acuerdo aprobado en el Concejo es la posibilidad de que año tras año nos den recursos a través del presupuesto distrital. El monto siempre será definido y también debatido de la mano del Concejo. La idea en el modelo de sostenibilidad es que la participación de los privados siga creciendo y siga aumentando. Eso obedece a lógicas de gestión; tendríamos que ser también nosotros, desde el equipo de Maloka, lo suficientemente creativos e ingeniosos para poder conversar con el sector privado y seducirlos para que nos ayuden a financiar las experiencias y todo lo que queremos hacer en Maloka. La fórmula correcta para la gestión sería poder contar con un modelo donde estamos públicos, privados y propios.

¿Ya que Maloka se salvó, qué planes de tienen?

El valor de los museos de ciencia para las sociedades, lo digo de dos maneras: el primero es despertar ese amor por la ciencia desde edades tempranas. Eso resulta clave en un país donde apenas tenemos 70 investigadores por millón de habitantes. Es importante en un país que carece de científicos y cuyas políticas de ciencia, tecnología e innovación han sido tan tímidas. Una capital de la importancia de Bogotá, con 8 millones de habitantes, no se podía haber dado el lujo de no tener un museo de ciencia. Sería la única capital con este volumen de población sin un museo de ciencia.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA