Bogotá

En Bogotá sube uso de armas de fuego en hurtos y baja en homicidios

Entre enero y febrero pasaron de 1.150 a 1.447 los asaltos con estas armas, frente al 2017.

Panorámica de la avenida 68, en el occidente de Bogotá

Hoy la alcaldía desarrolla un plan piloto que implica prohibir la circulación de motocicletas con parrillero hombre de la avenida 68 hacia el oriente.

Foto:

Foto: Carlos Ortega y Rodrigo Sepúlveda / Archivo EL TIEMPO

22 de abril 2018 , 11:45 p.m.

El aumento del uso de las armas de fuego para atracar a las personas en Bogotá se está convirtiendo en un dolor de cabeza para las víctimas y para la Policía: en los dos primeros meses del 2018 los hurtos en esta modalidad pasaron de 1.150 a 1.447, comparado con el mismo periodo del año pasado. Son 297 casos nuevos entre enero y febrero.

A este tema se le suma otro aún más alarmante: subió la modalidad de atraco en el que se usa una motocicleta, con conductor solo o con parrillero, para cometer el asalto. En el mismo periodo se presentaron 515 hurtos con el uso de este vehículo frente a 299 del 2017.

Las cifras son del Grupo de Información de Criminalidad (Gicri) de la Dijín. Muestran que de los 297 hurtos nuevos, 216 fueron con una moto. Y entre los asaltantes están tanto el conductor como el parrillero. En el periodo analizado se pasó de 67 a 273 los asaltos cometidos por el conductor de la motocicleta y de 232 a 242 los que perpetró el pasajero.

Las cifras se producen en momentos en que está en marcha, desde el 2 de febrero, la prohibición al parrillero hombre en motocicleta, precisamente para reducir los atracos a persona. La medida se aplica en la zona comprendida entre la avenida Primero de Mayo y la calle 100 y de la carrera 68 a los cerros orientales, el sector donde según las autoridades se concentra la mayor parte de los asaltos con moto.

La Secretaría de Seguridad dice que ya han detectado una reducción de los hurtos a personas cometidas con este vehículo en 34 por ciento, en ese polígono. “Entre diciembre de 2017 y enero de 2018 se presentaron 501 hurtos, comparado con los 330 casos registrados en los 60 días de la prohibición”, informaron en la entidad. 

La efectividad de la medida será evaluada en mayo, cuando se cumplan los tres meses fijados para la prueba piloto. Lo que haya ocurrido en el polígono con restricción, frente al resto de la ciudad determinará las acciones a seguir. Y no es solo el tema de la moto, sino el de las armas de fuego el que tendrán que evaluar.

Por ahora, las cifras globales de la ciudad muestran que lo que más usan los delincuentes son pistolas y revólveres, como lo demuestran los datos de incautación de armas en operativos de la Policía: entre enero y marzo del 2017 decomisaron 78 armas de fuego, de las cuales 37 fueron revólveres y 25 pistolas, es decir, el 80 por ciento. En el 2018 decomisaron fueron de 84 en total: 43 revólveres y 25 pistolas, el 82 por ciento.

Si se comparan los 1.447 hurtos frente a 84 armas decomisadas en tres meses, la cifra es marginal, pero indicativa del tipo de armas que están utilizando los delincuentes para intimidar a las personas y quedarse con sus pertenencias.

Para el profesor Juan Carlos Ruiz, de la universidad del Rosario, si va en aumento esta modalidad se debe a que la acción de la justicia con quienes son detenidos portando o robando con ellas no ha sido la adecuada. “Si ha aumentado el uso de armas de fuego es porque el delincuente siente que hay pocas probabilidades de ser cogido”, explico el académico.

Para el secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia, Daniel Mejía, “hay casos de hurtos donde sí se usan armas de fuego, y han resultado personas heridas, pero hay un alto uso de armas de fogueo”, un fenómeno que no ha sido cuantificado: “acuérdese del caso en la plaza de Bolívar del tipo que se captó disparando; lo seguimos, lo capturamos y el arma era de fogueo, por eso el juez lo dejó en libertad”, señaló Mejía.

Se usan menos en homicidios

En los homicidios sí hubo una baja en el uso del arma de fuego: se pasó de 102 a 82 entre el 2017 y el 2018 (cifras de enero y febrero), pero las autoridades por ahora no tienen una explicación del incremento de ellas en los atracos. Tampoco es claro el aumento de su uso en los asaltos en una ciudad que, como Bogotá, lleva varios años con una prohibición total al porte de armas de fuego.

Las cifras son del Grupo Información de Criminalidad (Gicri) de la Dijín. Y aunque las autoridades estiman que la prohibición del porte de armas en la ciudad incide en la baja, el secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia, Daniel Mejía, explica este éxito en la consolidación de una política integral de seguridad.

En ella se suman labores de acción contra estructuras organizadas y prevención, como por ejemplo controles a puntos de consumo problemático de licor, además de la suspensión del permiso al porte de armas.

“La reducción total de homicidios en el país en 2017 fue de 230 casos menos, de eso Bogotá aportó 130, es decir más del 55 por ciento. En lo que va de este año en el país tengo una cifra que está entre el 9 y el 10 por ciento y Bogotá es la única de las ciudades grandes donde baja”, explicó el funcionario.

Bogotá, con 12,7 homicidios por cada 100.000 habitantes, tiene hoy la tasa de asesinatos más baja de los últimos 40 años. En el primer trimestre del 2018 hubo una reducción del 10 por ciento en el número de casos, comparado con el 2017, según Mejía.

BOGOTÁ

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA