Bogotá

Jóvenes que decidieron ser parte de la solución

Líderes hablaron en One Young World sobre pasar de ser víctimas a actores de cambio.

La modelo que quiso defender a los elefantes

Kroes, modelo y activista holandesa, llegó a Bogotá a participar de la cumbre One Young World.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

07 de octubre 2017 , 12:37 a.m.

Jaha Dukureh llegó de Gambia a Estados Unidos y las personas la miraban con cara de pesar. “En mi país es legal la ablación, y para ello no se tiene en cuenta la voz de las mujeres. Yo no quería que la gente me viera como una víctima, por eso regresé a mi país para hacer un cambio”, señaló la joven de 27 años.

Desde entonces se empeñó en hacer una movilización social para abolir la mutilación genital femenina en su nación, tarea que no fue fácil, pero consiguió su objetivo en el 2015.

Su trabajo, entonces, se trasladó a otras naciones de África para expandir esta campaña y empoderar a las mujeres.

Mientras tanto, en India, Trisha Shetty también se ha enfocado en defender los derechos de las mujeres, pero de aquellas que han sido víctimas de abuso sexual y que no han tenido una asesoría adecuada, o quienes han chocado con las barreras de acceso a la justicia de ese país.

Por ello creó SheSays, una organización no gubernamental que provee y asesora a las sobrevivientes de este flagelo en temas legales, piscológicos y médicos, y a las mujeres en general, en cómo prevenirlo y denunciarlo, a través de la educación y la información. Así ha ayudado a la fecha a más de 60.000 jóvenes.

Además, la organización ha liderado la campaña para eliminar los impuestos a las toallas higiénicas y otros productos que las mujeres necesitan para su menstruación. Para ello han tenido charlas con políticos de India, y la petición ha conseguido gran apoyo civil.

Otro caso es el de la ciudad de Dili, capital de Timor Oriental –país asiático que proclamó su independencia de Indonesia en 2002–, que el 29 de julio de este año vivió su primera marcha del orgullo gay. Uno de los jóvenes que la hizo posible fue Natalino Soares, quien también estuvo en Bogotá durante esta cumbre de jóvenes.

Natalino le contó a un auditorio repleto de líderes de todo el mundo que declararse abiertamente homosexual causó que su padre le dijera “te odio” y no le hablara durante años. Desde entonces se ha dedicado al activismo de derechos LGBT en ese joven país. Fundó un colectivo de jóvenes llamado Hatutan, que consiguió poner en evidencia la difícil situación de esta población en Timor Oriental. En la marcha gay en Dili, contó Soares, su hermano estuvo ahí y llevaba una camiseta que decía ‘estoy orgulloso de mi hermano’.

La modelo que quiso defender a los elefantes

Una de las invitadas más reconocidas a esta edición del One Young World es la supermodelo y activista holandesa Doutzen Kroes. En diálogo con EL TIEMPO, Kroes afirmó que el modelaje no le ha traído tantas satisfacciones como el activismo, especialmente el que hace para detener el tráfico de marfil y la matanza de elefantes en África y Asia.

Ella conoció la situación de estos animales cuando viajó a Kenia con su familia, y desde entonces ha dedicado sus esfuerzos a liderar campañas en redes sociales para que las personas entiendan que el marfil no debería ser un artículo de lujo, y al mismo tiempo recaudar fondos que se dirigen al Elephant Crisis Fund, un fondo común de dos organizaciones que se dedican a la preservación de elefantes en África.

Kroes dijo que, a pesar de que recaudar dinero a través de internet es muy difícil, ya han recolectado más de 3 millones de dólares, que han servido para comprar los collares electrónicos que se le ponen a los elefantes para rastrearlos y para financiar las operaciones militares que se hacen en varios países de ese continente contra los traficantes de marfil.

Otra de las causas que apoya es Dance4life, un proyecto al que se unió en 2009 y con el que busca crear, a través de la música y el baile, espacios de confianza entre jóvenes para hablar abiertamente de la sexualidad y así evitar situaciones de riesgo con el VIH y el Sida.

Este encuentro ha sido emocionalmente muy fuerte y abrumador, pero al mismo tiempo muy reconfortante y siento que vale toda la pena del mundo

A Bogotá llegó para hablar con los jóvenes líderes sobre las herramientas tecnológicas con las que ahora se puede hacer activismo, pero dijo que regresa a su país luego de aprender mucho más de lo que esperaba de todos los jóvenes que conoció, quienes a tan corta edad han logrado tanto. “Este encuentro ha sido emocionalmente muy fuerte y abrumador, pero al mismo tiempo muy reconfortante y siento que vale toda la pena del mundo”, afirmó Kroes.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA