Bogotá

El último recorrido que realizaron los exguías del Museo de los Niños

EL TIEMPO acompañó a los otrora anfitriones que instruyeron sobre ciencia a millones de pequeños.

El último recorrido de los guías del Museo de los NiñosEl último recorrido de los guías del Museo de los Niños
El último recorrido de los guías del Museo de los Niños

Foto: Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

22 de noviembre 2017 , 01:42 p.m.

La nostalgia, los buenos recuerdos e incluso sus propios hijos fueron los acompañantes del último recorrido que realizaron varias generaciones de guías del Museo de los Niños a las diferentes salas y atracciones donde alguna vez, a través del juego, enseñaron sobre ciencia, arte y humanidades a los millones de pequeños que asistieron a este icónico sitio de Bogotá durante los 30 años en los que funcionó ininterrumpidamente.

Como en antaño, se vistieron con su tradicional buzo amarillo, hicieron la fila a la espera de comenzar la que sería la visita de despedida del sitio, en el que tuvieron -aseveraron ellos- uno de los trabajos más bonitos de sus vidas, y que los influyó en las profesiones que hoy en día ejercen. "Gracias a este lugar me convertí en museóloga. Las generaciones futuras merecen tener un Museo de los Niños como nosotros", dijo Tatiana Quevedo, que no pudo evitar entrar en llanto.

A través de un grupo en Facebook, y otro en Whatsapp, más de 80 guías de la década de 1990, y de las dos primeras del nuevo milenio se citaron para asistir el pasado lunes 13 de noviembre al último recorrido que se hizo abierto al público, ya que el predio fue retomado esta semana por el Distrito que planea adecuarlo para erigir el parque infantil de acceso gratuito más grande de la ciudad, según informaron en el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD).

"Para mí no es su fin, se cierra el espacio, pero el museo seguirá siendo parte de nosotros y de cada una de las personas que descubrieron en él su amor por la ciencia, el arte y las humanidades", contó Yesid López, que le decían de cariño ‘Memo’ cuando trabajó en esa entidad en 1996.

Recorrido de los antiguos guías al Museo de los Niños

En el último recorrido los guías realizaron las dinámicas que solían realizar en antaño.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Para poder llevar a los visitantes por las diferentes zonas y atracciones de este lugar diseñado para la enseñanza didáctica, tenían que capacitarse por un mes en temas de física, mineralogía, óptica, paleontología, mecánica, astronomía, pero además debían aprender a expresarse. "Estaba en la universidad cuando comencé a trabajar en el museo. Fue mi primera experiencia con el manejo de grupos, fue casi como una práctica para mí", contó Nayibe Gamba, guía entre 2005 y 2008, y ahora profesora de ciencias naturales.

La influencia que ejercía este espacio de enseñanza de la ciencia hizo que hasta los pequeños asistentes de otras épocas se convirtieran en guías. "Integré el Clubhouse, donde se aprendía de tecnología, herramientas audiovisuales en los tiempos libres después del colegio. Aquí crecí como persona compartiendo con los niños y las familias, divirtiéndonos en un ámbito educativo. Veía cómo los guías disfrutaban de su trabajo y en 2009 me convertí en uno de ellos", narró Harold Rondón, quien es ahora fotógrafo y estudia cine y televisión.

Rompiendo un paradigma educativo

El Museo de los Niños fue fundado en 1987 por Ximena Rojas, que gestó la idea en 1984 cuando se desempeñaba como viceministra de Educación durante la presidencia de Belisario Betancurt. En aquella época, la educación para los menores era formal y conservadora, por lo que se requerían de espacios para que el conocimiento se impartiera de forma didáctica.

"En el gobierno del doctor Betancurt era muy importante el tema educativo y en el país no había instituciones en las que se pudiera aprender jugando y facilitar el aprendizaje en ciencia, arte y tecnología. De ahí surgió la idea del Museo de los Niños", recordó Rojas.

Para concretar la entidad, tuvo en cuenta cómo funcionaban lugares similares en el mundo, y con talento humano colombiano se idearon e instalaron sus diferentes salas y atracciones. "Se creó una fundación de participación mixta y de manejo privado. Se contrataba con el Distrito, se hacían fiestas con empresas, se atendían colegios y se contaba con patrocinadores", rememoró la fundadora.

Avianca fue una de las empresas que los apoyó y donó un antiguo avión, que hasta el cierre del lugar era recorrido por los visitantes. "Fue toda una experiencia, tuvieron que cerrar parte de la 26 para poder trasladarlo. Se llevaron los planos para poderlo armar y así organizar su exhibición", dijo.

De hecho, hace poco la cuenta de Twitter Historia de Colombia (@colombia_hist) publicó un trino en el que se registró el dispendioso traslado. 

La fundadora, psicóloga de profesión, se encargaba de elegir personalmente a los que serían los guías. "Tenía en cuenta que fueran personas que quisieran crecer, aprender, ser buenas personas y deseos de trabajar. Fue una gran familia y guardo gratos recuerdos de ellos. Es muy doloroso el cierre del museo, pues implica una vida de trabajo que desaparece. A todos los guías les mando un abrazo muy especial y espero que tengan muchos éxitos en sus vidas", concluyó Rojas.

El adiós

Tras 30 años de funcionamiento, pese a crisis como la de 2010 que conllevó a que Colsubsidio se encargara de la administración del lugar, el predio del Museo de los Niños le fue devuelto oficialmente al Distrito el lunes 20 de noviembre en una diligencia burocrática a puerta cerrada en la que estuvieron presentes el equipo jurídico del IDRD y del Colsubsidio.

A través de un comunicado, el IDRD informó que el sitio se adecuará para un parque infantil que comenzará a funcionar en diciembre: “Desde ahora se conocerá como el Parque de los Niños. Con el fin de brindar un lugar adecuado para los menores, y después de evidenciar el avanzado deterioro de algunos espacios que requieren mejoras, se realizarán arreglos entre el 21 de noviembre y el 7 de diciembre. Desde el 8 de diciembre de 2017 y durante las vacaciones de Navidad, el parque abrirá sus puertas”.

El nuevo espacio contará con rincones pedagógicos de lectura, juego de roles, rincón matemático, artístico, y para habilidades físicas. “Los menores podrán disfrutar, sin ningún costo, de espectáculos de magia, títeres, cuentos, proyección de películas infantiles, obras de teatro, zona de camping”, agregó el IDRD en el comunicado. Para el 2018, en esa entidad esperan que ese predio se convierta en el parque infantil gratuito más grande de Bogotá.

José David Rodríguez Ribero
Redactor Sección Bogotá
davrod@eltiempo.com
En Twitter @ashissino85

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA