Bogotá

Eje ambiental está listo para que vuelva TransMilenio desde el sábado

Se rehabilitó la malla vial, se intervino la bocatoma del río y las piletas. Costo $ 9.000 millones.

Panorámica del eje ambiental

Esta es la panorámica del eje ambiental, cuyas vías y espacio público se rehabilitaron para que nuevamente sean usadas por los ciudadanos.

Foto:

Edwin Romero y Rodrigo Sepúlveda - Dron EL TIEMPO

16 de abril 2017 , 11:37 p.m.

Ocho meses después de estar cerrado, el eje ambiental de la avenida Jiménez será reabierto este sábado 22 de abril para que circulen los buses de TransMilenio.

Esta apertura se da después de la rehabilitación vial entre las carreras 10.ª y 3.ª. Desde su inauguración en el 2001, este corredor ha sido intervenido cuatro veces.

Según el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), la obra costó 9.020 millones de pesos ($ 8.094 millones, la obra civil; $ 926 millones, la interventoría). “Esta es la inversión más grande que se le ha hecho a este corredor en 14 años”, señaló el IDU.

La firma del contrato fue el 18 de noviembre del 2015, pero el inicio de ejecución solo se dio el 7 de junio del 2016 y el cierre de la calzada para empezar los trabajos fue en agosto de ese mismo año.

“El tiempo se ha prorrogado debido a que para el momento en el que el contratista de obra realizó el diagnóstico real, las condiciones y las necesidades evidenciadas en el prediagnóstico cambiaron y fue necesario plantear estrategias de intervención que cumplieran los requerimientos actuales”, manifestó el IDU. Cabe señalar que este contrato tuvo una adición presupuestal y una prórroga de dos meses.

El total de intervención de la obra fue de 24.280 metros cuadrados. “Fue un plan para mejorar integralmente este corredor turístico, que contempló la intervención del espacio público, la calzada vehicular, la bocatoma del río San Francisco, las piletas donde fluye el agua y algunos espacio públicos como la plazoleta del Icetex; el ramal de la carrera 3.ª entre calles 19 y 17; los andenes de la Jiménez entre carreras 7.ª y 8.ª; las plazoletas de la calle 19 con 3.ª y la de la carrera 5.ª con Jiménez y la plaza de los Fundadores en la carrera 7.ª con Jiménez”, aseguró el IDU.

En cuanto al carril de TransMilenio, se realizó el reemplazo y nivelación de losas, concreto estampado reforzado con fibra en lugares donde el adoquín se averió, sello de juntas, arreglo de las placas y sardineles desportillados, para que pueda soportar el peso de los buses articulados.

En sus diseños, este corredor ambiental tenía proyectada una calzada vehicular que luego fue modificada para hacer el corredor de TransMilenio. “Esta es una conexión muy importante porque lleva el transporte masivo al corazón de la actividad del centro histórico, donde convergen universidades, oficinas de gobierno y comercio”, manifestó Darío Hidalgo, experto en movilidad.

EL TIEMPO recorrió el sector y observó algo de basura en las piletas. Ante esto, el IDU dijo que en el momento de la entrega todo quedará limpio, y esperan que la gente la cuide no arrojando basura.

“Hoy la obra está un 95 por ciento y los buses podrán circular desde el 22, pero los remates de obra serán hasta el próximo 4 de mayo”, manifestó Yaneth Mantilla, directora del IDU.

28.800 pasajeros

Los más beneficiados con esta apertura son quienes utilizan la estación Museo del Oro, cerrada para la adecuación. “Son 28.800 los usuarios de TransMilenio que circulan al día por este corredor, además de ellos, se beneficiarán 123.000 residentes de las localidades de La Candelaria y Santa Fe”, indicó la entidad distrital.

Así las cosas, a partir del sábado, los articulados ya no tendrían que desviar por la calle 26 para arribar a la estación Las Aguas, sino que podrán llegar por el eje ambiental.

Y se espera que TransMilenio habilite los servicios J23-F23, B74-J72 y J70 en la estación Museo de Oro.

Historia del corredor

El eje ambiental fue diseñado por los arquitectos Rogelio Salmona y Luis Kopec.

Este proyecto empezó en 1997 y se culminó en el 2001.

La intención fue sacar a la superficie el río San Francisco, acompañado de un sendero peatonal de ladrillo arborizado con flora nativa, como palma de cera y pimientos muelles.

En el 2002 se decidió que una calzada fuera para TransMilenio y se construyeron la estaciones Museo de Oro, Las Aguas y Avenida Jiménez, que conectaron el centro con el resto de la ciudad.

Con el paso de los años, el peso de los buses articulados, la falta de cultura ciudadana y el poco mantenimiento en este punto que va de la carreras 10.ª a la 3.ª se deterioró en varios de sus tramos.

JOHN CERÓN
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter @CeronBastidas
Escríbanos a johcer@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA