Bogotá

La educación con caballos que forma habilidades para liderar

Un centro en Tenjo, Cundinamarca, guía a las personas para sincronizar equipos. Así funciona.

Formación Asistida con Caballos

Varios colegios llevan a los pequeños a los talleres para desarrollar la estimulación temprana. Foto: Abel Cárdenas

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

01 de mayo 2018 , 10:00 p.m.

En la zona rural de Tenjo, sobre la cuesta de una montaña, nueve caballos ayudan a mejorar habilidades comunicativas, de trabajo en equipo, y permiten la estimulación temprana de menores o ayudar a transformar a personas en líderes.

Ellos hacen parte del proyecto Caballos Formadores, impulsado por Luisa Gaviria y que hoy es uno de los proyectos más destacados del Fondo Emprender del Sena, que también ha recibido estímulos de la Gobernación de Cundinamarca.

Durante una década, Luisa, de 31 años y psicóloga de profesión, se ha dedicado junto con su manada: sus padres, Fernando Gaviria y Martha Forero, así como con un equipo de terapeutas, pedagogos, veterinarios, entre otros profesionales, a la formación asistida por caballos.

Esta es una metodología en la que los equinos, su forma de vida, sus costumbres y su comportamiento sirven de ejemplo a quienes asisten a sus instalaciones.

“No se trata de subirse a un caballo. Esta es la fase final. La formación asistida por equinos es un modelo educativo y una filosofía de vida que busca conectar con lo más natural de nosotros. Volver a lo básico del mundo, a esas habilidades que nos permiten sobrevivir”, explicó Luisa.

Ella emprendió este proyecto porque siempre estuvo rodeada de caballos. Cuando nació, en San Antonio del Chamí (Risaralda), su familia adoptó una yegua que bautizaron Curare. Esta llevaba a Luisa siempre en su lomo.

Formación Asistida con Caballos

Varios colegios llevan a los pequeños a los talleres para desarrollar la estimulación temprana. Foto: Abel Cárdenas

Foto:

Abel Cárdenas

Formación Asistida con Caballos

Varios colegios llevan a los pequeños a los talleres para desarrollar la estimulación temprana. Foto: Abel Cárdenas

Foto:

Abel Cárdenas

Formación Asistida con Caballos

Varios colegios llevan a los pequeños a los talleres para desarrollar la estimulación temprana. Foto: Abel Cárdenas

Foto:

Abel Cárdenas

Formación Asistida con Caballos

Varios colegios llevan a los pequeños a los talleres para desarrollar la estimulación temprana. Foto: Abel Cárdenas

Foto:

Abel Cárdenas

Formación Asistida con Caballos

Varios colegios llevan a los pequeños a los talleres para desarrollar la estimulación temprana. Foto: Abel Cárdenas

Foto:

Abel Cárdenas

“El vínculo que se forma es indescriptible. Hoy, por ejemplo, Curare llega y entra a la sala de esta finca, y se para aquí”, recuerda entre risas la emprendedora, quien señala que todo el equipo que trabaja en el proyecto (cerca de 12 profesionales), incluidos los nueve caballos, los treces perros y los dos gatos, funciona como una manada.

Asimismo, en Caballos Formadores pasan historias como la del equino Bocadillo y África, una canina que vive en la finca. Ambos animales aprendieron a vivir juntos y hoy, para donde va el uno va la otra.

Esto se ve porque los caballos necesitan tres cosas básicas: libertad, comida y compañía. A eso le apostamos nosotros, a conectarnos con lo más natural de nuestro ser”, explicó.

Gaviria también destacó una cualidad por la que hoy la formación asistida con estos seres ha tenido tanta acogida, sobre todo en el sector empresarial.  “Los caballos nunca se chocan. Como siempre fueron una presa para cazadores, aprendieron a huir, pero en ello nunca se chocan o pasan por encima de los otros, sino que corren todos de manera sincronizada, y eso es lo que debemos aprenderles”, señaló la joven.

Por la misma razón también manejan una línea de coaching, tanto personal como empresarial. Allí, los participantes confrontan actitudes que tienen y les permiten generar cambios de comportamiento.

Los menores son otros de los beneficiados con este proyecto, que ha recibido financiación tanto del Fondo Emprender, del Sena, como de la Secretaría de Competitividad y Desarrollo Económico de Cundinamarca.

Allí, un grupo de pedagogos les ayudan con un proceso de estimulación temprana, para el caso de los menores de 1 a 5 años, y a los más grandes les permiten desarrollar confianza, interactuar con los animales y con su entorno, así como adquirir una educación para la vida. Esto como parte de lo que Luisa Gaviria llama emprendimiento social.

Frente a la razón por la cual eligieron los caballos como centro de su emprendimiento, Gaviria señaló que a estos animales les debemos los grandes logros de la humanidad.

Los caballos nunca se chocan. Cuando huyen lo hacen de manera sincronizada, y eso es lo que debemos aprender nosotros

“Por el caballo fue que empezamos a desplazarnos largas distancias, a llegar a otros territorios; inventamos los vehículos, y ellos saben vivir en manada. Tenemos mucho que aprenderles”, explicó la joven.

Por este proyecto, en octubre del año pasado participó en la cumbre mundial de jóvenes One Young World, que por primera vez tuvo lugar en una ciudad latinoamericana, Bogotá.

Ahora proyecta la construcción de un centro de educación formal (hoy los programas que ofrecen se consideran no formales), de aquí a cinco años, para albergar a unos 200 menores de la región.

BOGOTÁ
En Twitter: @M_CruzRoa
Miccru@eltiempo.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA