Bogotá

En tres años han envenenado 20 perros en un refugio de Subachoque

Cuidadora de los canes tiene que dormir en el día para estar vigilante en la noche. 

Asesinaron a 20 perros en refugio en Subachoque

Doris duerme de día para cuidar en la noche a los canes.

Foto:

José Rodríguez / EL TIEMPO

16 de mayo 2017 , 04:10 p.m.

Desde que llegó a Subachoque, hace tres años, a Doris Meneses le toca dormir de día y estar vigilante en la noche, ya que le han matado a 20 de los perros sin hogar que ha acogido en su refugio, en la vereda de Pradera de ese municipio.

"La última vez me mataron a cinco; y a un vecino, tres, incluso una perra que estaba embarazada y a punto de parir”, contó esta mujer delgada que ha dedicado 36 de sus 63 años a proteger y darles hogar a perros abandonados, que da en adopción solo a personas que amen los animales.

Esta persecución la ha vivido desde que decidió dedicarle la vida a esta labor, que no le ha dado nada, solo la compañía y la alegría que puede dar un can sin hogar que recibe alimento y refugio.

La última vez me mataron a cinco; y a un vecino, tres, incluso una perra que estaba embarazada y a punto de parir

Doña Doris, como le dicen los pocos voluntarios que acuden a este terreno para ayudarle con las labores de cuidado que requieren los 100 perros que protege, dice que solo vive de la caridad.

De hecho, llegó a ese terreno de Subachoque luego de que un filántropo le rentara por un precio irrisorio una casa sencilla de campo, en la que acomodó su cama junto con la de un hijo que la acompañaba con los perros rescatados.

Y una empresa de venta de automóviles le ayudó con la construcción de los espacios para mantener a los perros resguardados de las lluvias, que son inclementes en Subachoque, especialmente este invierno.

Doris cuenta que comienza a quedarse sola porque su hijo sufrió una lesión en la cabeza, tras un atraco en Usme (Bogotá), que le generó problemas mentales que le impiden convivir con perros. Pero además hay gente en la vereda que les dice a los pocos voluntarios que van que ella se está enriqueciendo a su costa, para desanimarlos.

Y para rematar, falleció una de sus benefactoras. “Una señora me colaboraba con 500.000 pesos en comida para los perros, pero le dio cáncer y murió. Tenía una reserva de alimentos que se está terminando”, contó preocupada.

Ahora doña Doris busca otro sitio a donde llevar a sus animales ante tanto problema. Sin embargo, no da su brazo a torcer. “Ellos son mi vida y están indefensos y la gente es cruel”, responde cuando se le pregunta si seguirá protegiendo perros abandonados.

BOGOTÁ
davrod@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA