Bogotá

Gerente (e) de hospital La Samaritana defiende contrato con Finsema

Víctor Pedraza afirma que solo se han realizado "observaciones administrativas" a la documentación.

fg

Fachada del hospital La Samaritana, en Bogotá.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

04 de agosto 2016 , 10:59 p.m.

El gerente encargado de La Samaritana, Víctor Augusto Pedraza López, aseguró que hasta el momento no ha sido “informado de hallazgos fiscales, disciplinarios, administrativos o penales”, por el contrato con Finsema, fundación que tuvo una UCI privada dentro de ese hospital público.

Luego de que EL TIEMPO reveló que Finsema tiene un patrimonio de 4 millones de pesos y nexos con el ‘parapolítico’ Luis Alberto Gil, el gerente Pedraza envió una carta a este diario en la que indicó que “las supuestas irregularidades en la celebración y ejecución del contrato se alejan de la realidad”. Y mientras que la Contraloría de Cundinamarca verifica el contrato, Pedraza dijo que “hasta la fecha solo se han realizado observaciones en algunas auditorías desde el punto de vista administrativo”, que fueron subsanadas.

El jueves, el editorial de EL TIEMPO volvió a llamar la atención sobre los alcances del cuestionado contrato: “No hay derecho a que detrás de Finsema, a la que se le entregó, bajo una figura jurídica dudosa que investiga la Contraloría, la operación de las 10 camas de una UCI moderna y bien dotada, se encuentre el nombre del político santandereano Luis Alberto Gil”.

Al respecto, el gerente Pedraza explicó que el polémico contratista fue seleccionado tras un proceso en el que se presentaron dos proponentes. También informó que “toda la documentación del contrato se encuentra en perfecto estado” y que puede ser consultada en el archivo del hospital. (Además: La fundación que se enriqueció a costa del hospital La Samaritana)

El gerente encargado de La Samaritana también dijo que, a los 2.270 millones de pesos que el centro asistencial recibió de Finsema por concepto de estancia (alojamiento de pacientes en la UCI privada), hay que agregarle el valor de otros servicios facturados, como “imágenes de laboratorio, servicios públicos, esterilización, gases medicinales y gestión ambiental”, entre otros, que suman más de 13.000 millones de pesos. No obstante, con la UCI privada Finsema facturó más de 45.000 millones de pesos.

Y frente a los cuestionamientos por la naturaleza del contrato, que a juicio del contralor de Cundinamarca, Ricardo López, dejó en desventaja al hospital porque al final no le quedaron ni siquiera los equipos de la UCI, Pedraza dijo que esa no es “la esencia ni la naturaleza” de ese tipo de las alianzas estratégicas.

“Aquí no cabe ninguna excusa y ya es hora de poner las cosas en claro frente a la inconveniente figura de la ‘tercerización’ de las actividades misionales en las entidades de salud que terminan como, en este caso, aumentando la percepción de que lo que se beneficia es el saqueo y no la atención adecuada a los enfermos”, advierte el editorial de EL TIEMPO.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA