Bogotá

Semana decisiva para modelo de aseo en Bogotá

La nueva licitación, que apuesta por espacio público y reciclaje, está en manos de la CRA.

Semana decisiva para modelo de aseo

La recolección de residuos en Bogotá, durante los próximos 8 años, costará 5 billones de pesos y se paga vía tarifa.

Foto:

Archivo particular

14 de febrero 2017 , 06:28 p.m.

Esta semana es clave para el aseo en Bogotá.

Se espera que la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) se pronuncie sobre la viabilidad técnica, financiera y económica de uno de los negocios más apetecidos este año: el nuevo esquema de aseo.

EL TIEMPO tuvo acceso al detalle que trae la prestación del servicio y que incluye la modernización de toda la flota de vehículos con camiones de mayor capacidad de carga y que trabajarán con combustibles más limpios, según las nuevas reglas de juego que se exigen en la licitación que está a punto de salir.

Por ejemplo, en las zonas de mayor producción de residuos, como el centro histórico y el Centro Internacional (localidades de Mártires y Santa Fe) se contempla la operación de frecuencias las 24 horas del día, los siete días de la semana para garantizar la limpieza, uno de los puntos más sensibles para la recuperación de espacios públicos.

Se calcula que a diario transitan por esa zona más de un millón y medio de personas que generan gran cantidad de residuos.

En este sentido, a quienes se les adjudique la licitación tendrán la obligación de limpiar todas las áreas públicas del sector que les corresponda. A esta tarea se suma la poda de árboles, el corte del césped y también está el incremento de las frecuencias de barrido de las calles que se calcula puede llegar a los 278.000 kilómetros en un solo mes.

Operarios de aseo hallan los restos de un cuerpo humano en bolsas de basuras
Foto:
Semana decisiva para modelo de aseo

La recolección de residuos en Bogotá, durante los próximos 8 años, costará 5 billones de pesos y se paga vía tarifa.

Foto:

Archivo particular

En Prado Centro le cambian la cara al único parque que tienen

El parque Olano, en Prado Centro, fue intervenido no solo con aseo y pintura, sino también con siembra de especies nativas.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

parques

La Triple A mantiene operarios de aseo en los parques de Barranquilla.

Foto:

Archivo particular

Niegan tutela contra  la licitación de aseo

Se espera que con el nuevo esquema de aseo mejore la prestación del servicio.

Foto:

Hugo Parra / EL TIEMPO

Otra de las novedades es que habrá cobertura de las zonas rurales, incluida la localidad de Sumapaz. Según los estimativos, allí se van a beneficiar más de 3.000 ciudadanos que antes no tenían el servicio.

Con el modelo que se propone, la recolección se va a extender hasta la periferia, con el fin de alcanzar una cobertura del 100 por ciento. Esto significa que la operación de aseo va a beneficiar ahora a más de 100.000 nuevos usuarios de sectores donde hoy no se recoge ni un solo papel.

Para lograr el equilibrio financiero, el Distrito armó lo que se denominan las Áreas de Servicio Exclusivo (ASE), contemplada en la Ley 142 de 1994 con el fin de garantizar la recolección en zonas pobres, vulnerables y de difícil acceso.

El modelo dividió la ciudad en cinco zonas y unió localidades que generan altas cargas de residuos con aquellas más distantes así: Usaquén, Chapinero, La Candelaria, Santa Fe con San Cristóbal, Usme y Sumapaz como un solo sector.

La segunda área la integran Teusaquillo, Puente Aranda, Los Mártires, Antonio Nariño, Rafael Uribe, Tunjuelito, Bosa y Ciudad Bolívar para poder garantizar la atención de las zonas más pobres de la ciudad.

La tercera es Fontibón y Kennedy; luego están las localidades de Engativá con Barrios Unidos.

La quinta ASE es solo la localidad de Suba, que en materia de suscriptores tiene el tamaño de una ciudad como Barranquilla.

Otro plus que se incluye es que se debe disponer de camiones para la recolección de los residuos de construcción que a diario son arrojados a las calles de manera clandestina producto de las obras que se realizan, por lo general, de forma ilegal y sin la debida licencia de construcción.

Un dolor de cabeza que viven los bogotanos y que es queja permanente de las comunidades, es la instalación de vallas, pendones y avisos ilegales, la mayoría de ellos para anunciar la venta de apartamentos. Pues bien, si se abre la licitación, los operarios del aseo quedan con la responsabilidad de retirar todos estos elementos que no solo generan contaminación sino que también deterioran las zonas y causan sensación de inseguridad.

Además deberán limpiar los grafitis ilegales que se pintan en espacios públicos, así como recoger y disponer de forma debida los animales muertos que estén en la vía. También les correspondería instalar cestas, canecas y contenedores en sitios críticos.

Los operadores deberán garantizar la atención oportuna de las quejas y los reclamos de los usuarios. Esto es que si, por ejemplo, el valor de la factura no corresponde a la tarifa real o si las frecuencias no se cumplen, pueden hacer el reporte para que mejore la calidad del mismo.

Se trata de una licitación de más de 5 billones de pesos para los próximos 8 años y que, de ser aprobada por la CRA, se pagarán a través de las tarifas a los usuarios. En total, la ciudad produce al día 6.300 toneladas de residuos que son depositados en el relleno sanitario Doña Juana.

En las próximas horas se sabrá si el proceso sigue adelante. Hay jugadores fuertes interesados en el negocio, como los actuales operadores, y otros que han expresado reservas porque estarían interesados en mantener las cosas como están.

Es clave tener en cuenta que las empresas beneficiadas no podrán recoger materiales reciclables, los cuales, por orden de la Corte Constitucional y en virtud del nuevo esquema, son para los recicladores.

Así las cosas, el nuevo modelo de aseo que propone el Distrito plantea un alto componente de intervención en el espacio público. Esto incluye que se van a levantar los cambuches que estén en las áreas públicas.

Si sale adelante este proceso licitatorio, los bogotanos ya no tendrán que ver por ejemplo llantas viejas en los separadores o canales, porque el nuevo modelo de aseo contempla también su recolección.

Para lograr que el esquema funcione, los ciudadanos deberán separar los residuos no aprovechables de los que sí son reciclables.

La decisión de dar o no vía libre a la licitación de este nuevo esquema está hoy en manos de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) integrada por los ministerios de Vivienda, Ambiente, Salud, Departamento de Planeación Nacional, la Superintendencia de Servicios Públicos y los cuatro expertos comisionados.

HUGO PARRA
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA