Bogotá

Sin el río Bogotá no habría desarrollo regional

El profesor Andrés Hernández, de la Universidad de los Andes, habló sobre los retos del afluente.

Andrés Hernández

Andrés Hernández, profesor del Cider, es doctor en Ciencias Políticas y Administración Pública.

Foto:

Cortesía Cider

02 de octubre 2017 , 07:17 a.m.

Salvar el río Bogotá: ese fue el fallo del Consejo de Estado en 2014 que señala tomar las medidas necesarias para descontaminar el río.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta elementos de infraestructura y urbanos.

Después del Foro Río Bogotá: retos, apuestas de planeación y nuevos imaginarios de ciudad, organizado por el Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo (Cider) de los Andes el martes 26 de septiembre, en el cual las entidades públicas, privadas y expertos opinaron sobre el futuro del río, el profesor Andrés Hernández, doctor en Ciencias Políticas y Administración Pública, habló con EL TIEMPO sobre lo que debería contemplar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para tener un río soñado.

Durante el foro, usted dijo que pareciera que estuviéramos perdiendo las expectativas frente al río, ¿a qué se refiere con eso?

Uno lo que ve es que hay una desconfianza y una distancia entre las autoridades locales, los funcionarios públicos, o las autoridades ambientales, y los veedores. La información del veedor debería servir para tomar decisiones.

Por ejemplo, uno podría hablar ahí de una distancia, de una pérdida de relaciones, de confianza, o de un problema en el funcionamiento de los espacios para que se dé ese diálogo, lo que impide que la información que viene de los veedores mejore las decisiones.

A eso se suma que la información que están sacando los expertos tampoco es recibida con mucha atención, o por lo menos no se materializa en la toma de decisiones.

Todo eso se resume de que no se ha podido por parte de la Administración de Bogotá y de las administraciones de municipios vecinos pasar de la planeación a la gobernanza.

¿Cuáles son los puntos críticos del río?


Hay que empezar por las cabeceras. En Villa Pinzón, decía el ingeniero Luis Alejandro Camacho, no hay una planta de tratamiento. Además, a los vertimientos hay que hacerles un seguimiento.

También, donde se habilitó suelo urbano e industrial hay que poner el ojo.
La Calera es otro caso que hay que mirar. Se están dando licencias en terrenos de quebradas y ríos que la Corporación Autónoma Regional (CAR) no está señalando si forma parte o no de suelos protegidos.

¿Cuáles son los avances que se tienen hasta ahora?

Las grandes obras para controlar inundación. Lo que se está logrando ahí es muy importante, y eso la CAR lo muestra con orgullo; pero, un poco lo que se señalaba es la necesidad de socializar, de establecer.

Además de la socialización, porque ahí están quedando unos parques lineales ya construidos. Es necesario un ejercicio de apropiación por parte de los vecinos en torno a esas obras.

Pero, indudablemente, ese es uno de los grandes logros que ha conquistado la Corporación Autónoma.

Otro avance es poner sobre la mesa el planteamiento de que el río no solamente debe ser visto como borde, debe ser visto así en algunas partes con el fin de proteger algunas áreas, pero el río tiene que ser un eje de articulación e integración para la construcción de infraestructuras que mejoren la calidad de vida.
Yo creo que eso, en términos de enfoque, es un gran avance.

De lo que se expuso en el foro, ¿cuál es el gran hallazgo?

Lo que es nuevo es que es un escenario donde, a pesar de tener visiones tan diferentes en torno al río, hubo la disponibilidad de escuchar y de presentar las visiones en un entorno de argumentos razonados. Es un escenario donde no polarizamos la discusión. Si no salimos de esa polarización, difícilmente se va a poder recuperar el río, porque en un escenario polarizado no vamos a lograr nada. Todos tienen parte de la razón. Sí, construir obras de infraestructura es un avance, pero es insuficiente. Sí, decir que el río es un eje de integración es cierto, pero no tenemos el proyecto.

Si el río no se recupera, no hay futuro de un desarrollo territorial y un ordenamiento territorial sostenible. Si el río no es uno de los ejes del planeamiento del POT de Bogotá, y de los planes de ordenamiento regional, difícilmente la región será sostenible.

MATEO GARCÍA
Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA