Bogotá

¿Ciudades sin carros? Las siete que más se acercan

En estas prevalecen los autos eléctricos, el transporte público y la bicicleta. #MundoUrbano.

Ciudades sin carro

Se prevé que desde ya y hacia el futuro las ciudades no construyan superavenidas para carros sino para bicicletas.

Foto:

Eric Feferberg / AFP

13 de octubre 2017 , 01:19 a.m.

El Acuerdo de París, la conciencia colectiva que poco a poco se incrementa en cuanto a la necesidad de bajar las emisiones de carbono, la acogida de la bicicleta como un modo de transporte amable y sustentable, entre otras tendencias de vanguardia urbana, apunta a que el carro no debe ser el transporte del futuro. Y aunque a la vez las ventas de automotores siguen en aumento, las ciudades de avanzada ya piensan y trabajan para que estos aparatos dejen de ser un eje social.

Un revelador reportaje de Fast Company, desarrollado por la analista Adele Peters, advierte que en promedio cada conductor de carro particular en Los Ángeles, EE. UU., se gasta 90 horas del año metido en trancones. Eso significa 3,75 días tirados a la basura mientras se mira por la ventana, se escuchan pitos y el esmog entra por la nariz.

Peor aún, revela Peters, en promedio los conductores del Reino Unido pierden 107 días de sus vidas buscando un espacio para parquear: algo más de tres meses y medio de vida literalmente derrochados.

Para contrarrestar esas cifras, las ciudades europeas lideran las acciones para que sus territorios piensen más en las personas que en los automotores. Pero también una pequeña ciudad China tiene una buena experiencia para mostrar. Estados Unidos, tradicionalmente visto como el país de los carros, aún enfrenta desafíos enormes en ese sentido.

En Mundo Urbano les mostramos los siete ejemplos más significativos, que van desde peatonalizar zonas hasta regalar bonos para el transporte público a cambio de dejar sus ‘cacharros’ en casa.

Madrid

Cuenta con 1,6 kilómetros de espacio peatonalizado en su centro urbano, y ese número continuará expandiéndose durante cinco años, hasta que todo el centro quede libre de carros. Los únicos que pueden ingresar o salir con sus vehículos a esta zona son los residentes –y en algunos casos los de carga dirigidos a negocios del sector–. Quienes violan la prohibición deben pagar una multa cercana a los 100 dólares.

Además, la ciudad también proyecta peatonalizar 24 de las vías más congestionadas hasta convertirlas en rutas para caminar o usar bicicleta. Por si fuera poco, en los próximos años se obligará a cobrar más caro los aparcamientos para los automotores más contaminantes.

París

En el 2016, la capital francesa restringió al máximo la circulación de vehículos que funcionan con diésel, lo que se tradujo en una rebaja de hasta el 30 % de la polución en ciertas áreas. Los fines de semana, solo quienes viven en los barrios del centro pueden ingresar con sus carros a esas zonas, y se espera extender la medida a la semana.

Por otro lado, el Gobierno quiere duplicar las ciclorrutas existentes y continuar aumentando el número de ciudadanos que no tienen carro: en el 2001 representaban un 40 por ciento, ahora son el 60.

Chengdu

Esta naciente ciudad satélite de China, que tendrá 80.000 habitantes, será densificada y solo la mitad de sus vías se habilitará para automotores. La idea es que, caminando o en bicicleta, la gente tenga la opción de llegar en 15 minutos a sus sitios de trabajo. Contará con eficiente transporte público para conectarse con otras ciudades de la región.

Milán

La mala calidad del aire de esta urbe italiana ha llevado a implementar una prueba piloto, a partir de la cual los viajeros urbanos que dejan sus carros en casa reciben bonos para usar el transporte público. A través de internet hay una conexión con cada vehículo, por lo que no se puede hacer trampa.

Hamburgo

En esta ciudad alemana no se ha prohibido la circulación de carros, pero sí se construye una urbe más enfocada en las bicis y los caminantes. En 20 años, la denominada red verde de Hamburgo cubrirá el 40 por ciento de toda su superficie, lo que garantizará amplias alamedas y ciclorrutas para los habitantes.

También, la autopista A7, habitualmente supercongestionada, será remplazada en varios puntos por parques y más vías para los biciusuarios, y en otros segmentos contará con mejores pasos peatonales.

Helsinki

La capital finlandesa espera un aumento notable de su población en las próximas décadas, pero se planea que ese incremento no sea igual en el número de carros. Para ello ha iniciado un complejo plan de renovación urbana que le apunta a la densificación, con una gran relevancia del transporte público como eje estructurante de la movilidad.

Los ciudadanos ya disponen de una aplicación móvil que les dice dónde encuentran una bicicleta pública, les consigue taxi o les indica dónde abordar un bus. En diez años, el Gobierno espera que nadie tenga que ser dueño de un carro.

Copenhague

La capital danesa, en 40 años, ha conseguido mover nueve veces más cantidad de ciudadanos en bicicletas cada día comparada con Portland, EE. UU., la urbe que más mueve en el país del norte. ¿Cómo? Megainfraestructuras para la bici.

FELIPE MOTOA FRANCO
En Twitter: @felipemotoa
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA