Bogotá

Ciudades que buscan edificios eficientes

Seúl, Londres, Boston y C. de México lideran la reducción de emisiones de los inmuebles.

TEMPORAL DE NIEVE EN NUEVA YORK

El cambio climático obliga a las urbes a bajar emisiones de carbono.

Foto:

Jason Szene / EFE

17 de marzo 2017 , 12:01 a.m.

No hay un solo camino para conseguir que los edificios –nuevos y viejos– sean menos contaminantes. Se requiere del aporte de privados y de los gobiernos para lograr este objetivo. Así se desprende de un análisis elaborado por David Hatch, experto de Citiscope (observatorio de vanguardias urbanas), quien esbozó las iniciativas urbanas más contundentes en este tema.

Eficiencia Urbana II se titula el informe que hoy rescatamos y ofrecemos en la sección Mundo Urbano. América del Norte, Europa y Asia albergan la mayoría de prácticas exitosas y replicables.

Modelos como Eco-Barrios (originado en Francia) ya se exportan a diferentes países del mundo. Este se forma como proyectos de renovación urbana sustentable, acompaña a constructores, vecinos y gobiernos en planes que van desde la concepción, construcción y acompañamiento tras la construcción.

Seúl

La capital de Corea del Sur, desde las finanzas, se ha metido de lleno en la transición de edificaciones contaminantes hacia unas que reduzcan al máximo sus emisiones. Luego de imponer regulaciones de orden legal, que tienen plazos específicos de cumplimiento, el Gobierno local da préstamos de bajo interés y con periodos de gracia para que los edificios adelanten su modernización. Gracias a este programa, unas 4.000 edificaciones se transformaron entre 2014 y 2016.

Chicago

El Desafío Energético de Chicago es el nombre que esta población estadounidense adoptó para una alianza interinstitucional y público-privada para buscar la eficiencia energética. Surgió en el 2012 y aunque sus objetivos parecen conservadores (reducir en cinco años el 20 por ciento de las emisiones de las edificaciones que toman parte de la alianza), lo cierto es que el programa ya se convirtió en un referente en su país.

A través de Estrella Energética, una de las divisiones que componen, quienes se suman pueden aprender de las prácticas que ya han sido aplicadas con resultados positivos, pues se ha conformado un portafolio con estas. Cada edificio que ingresa y logra una transición eficiente se convierte en tutor de otro nuevo miembro, de tal manera que se genera una red funcional y colaborativa, con respaldo técnico.

En la actualidad son 60 los integrantes, entre los que se cuentan diez universidades, aparte de complejos habitacionales y hasta templos religiosos. Cada año se entregan premios a los procesos más destacados. La meta es llegar a 80 miembros en el corto plazo.

Boston

Otra iniciativa público- privada exitosa se da en la capital del estado de Massachusetts, Boston (Estados Unidos). Allí, Renovemos la Confianza se constituyó como una asociación que dirige fondos de capital privados a proyectos de construcción de propiedades que luego traerán beneficios económicos, por ser energéticamente óptimas. Lo anterior, teniendo en cuenta que el sector de la construcción es responsable de más o menos el 40 por ciento del consumo de energía total de ese país.

Es así, vinculando a los capitales con las buenas prácticas, como logran que la ciudad avance hacia sus objetivos energéticos a la vez que se benefician a los inversores que les apuestan a nuevas construcciones optimizadas.

Londres

Reto de Negocios y Energía se llama el premio-programa que se instaló en la capital inglesa para destacar la labor de toda aquella empresa que logre reducir, en un año, al menos el 18 por ciento de las emisiones que generan sus edificios. A los casos exitosos la Alcaldía les entrega certificados que redundan en la buena imagen de las compañías, además de favorecerlas con una reducción de impuestos temporal. Una bolsa generada entre privados comprometidos con la iniciativa también otorga unos premios anuales para los procesos más contundentes, en diferentes categorías.

El éxito del Reto ha sido tal que 1.000 inmuebles ya se certificaron y 27 fueron premiados, algunos de los cuales alcanzaron reducciones entre el 27 y el 51 por ciento, superando de lejos las metas iniciales. Hasta el 2016 los participantes eran empresas de 100 empleados o más, pero desde este año se incluirá una nueva escala para entidades con menos de 50 personas.

Iniciativas tan sencillas como establecer sensores que encienden o apagan luces y calefacciones, según haya o no personas en las instalaciones, han ayudado en los propósitos de mejora de estas organizaciones.

Tokio y Ciudad de México

Las principales ciudades de Japón y México presentan similitudes en cuanto a las certificaciones que progresivamente van implementando, no solo para construcciones nuevas sino también para las antiguas que deben hacer la transición.

La implementación de los controles es exhaustiva, siguiendo una Libreta de Calificaciones de Carbono, que elaboraron tras comparar las regulaciones que se les imponen a las industrias, pero en este caso llevadas a la escala residencial y comunitaria.

“Los legisladores de las ciudades son capaces de obligar o alentar múltiples formas de acción o compromiso por parte de los propietarios de edificios y arrendatario”
con este enfoque, según el informe.

FELIPE MOTOA FRANCO
Redactor de EL TIEMPO​

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA