Bogotá

Feligreses desbordaron afecto por el papa Francisco en la calle 26

Hasta el último segundo muchos trataron de invadir el carril para ver el sumo pontífice.

Papa Francisco en Bogotá

Los feligreses pudieron ver de cerca al sumo pontífice en su primer saludo a los bogotanos.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

06 de septiembre 2017 , 10:39 p.m.

Una multitud lo acompañó en el recorrido que hizo desde el aeropuerto de Catam hasta la Nunciatura, a donde llegó a las 5:55 de la tarde. ‘Gracias por venir, lo queremos’, le decían.

“¡Ya viene, ya viene, ya viene!”, advirtieron decenas de voces en el puente de la calle 26 con avenida Boyacá. Un helicóptero sobre la multitud confirmaba que en segundos el papa Francisco sería visible en su paso por una troncal que a las 5:18 de la tarde se veía atestada de católicos, fervientes y curiosos. Todos querían acercarse al pontífice.

Por ese punto y otros, muchos dirían, más tarde, que la velocidad del papamóvil fue excesiva y que les habría gustado un paso más lento para no solo verlo, sino apreciarlo con detalle y que él alcanzara a bendecirlos. En todo caso, hasta el último segundo fueron muchos los que trataron de invadir el carril por el que transitó la comitiva papal, escoltada por una estampida de motocicletas y otros vehículos de la policía.

Así fue el aterrizaje del papa Francisco en Bogotá

Inicialmente se creía que el vuelo tardaría un poco más por algún desvío obligado que podrían haber hecho para evitar el huracán Irma.

Foto:

Rodrigo Arangua / AFP

Así fue el aterrizaje del papa Francisco en Bogotá

Durante el vuelo, el papa Francisco compartió con los periodistas que estaban en el vuelo.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Aterrizaje de emergencia de avioneta

Piloto de la aeronave hizo la maniobra de emergencia el miércoles en una vía de Nueva Jersey.

Foto:

Piloto de la aeronave hizo la maniobra de emergencia el miércoles en una vía de Nueva Jersey.

Papa Francisco en Colombia

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, saludando al Papa Francisco.

Foto:

Milton Díaz / EL TIEMPO

¡El papa Francisco ya está en Colombia!

El monseñor Óscar Urbina también estaba en el momento en el que el sumo pontífice bajó del avión.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

La ruana que le regalaron al Papa Francisco

Un niño de Idiprón le obsequió en nombre de este Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud, una ruana hecha mano con la mejor lana.

Foto:

César Melgarejo

Rostros en recorrido del Papa
Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Rostros en recorrido del Papa
Foto:

JUAN MANUEL VARGAS/ EL TIEMPO

Para llegar hasta ese lugar, en el que algunos trataban de rebasar las barandas del puente y los lazos que contenían a la multitud a lo largo de ese corredor, muchas cosas tuvieron que pasar.

Todavía era mediodía cuando Constanza Delgado llegó con cinco de sus familiares a buscar una buena ubicación, a la altura de la avenida Rojas. Pero a las tres de la tarde, su grupo se había aumentado hasta 25 miembros, sobre todo mujeres que se encomendaban a la Virgen María. Ni se conocían ni se habían visto antes, pero la fe las unió.

“Qué viva Cristo, qué viva Dios, qué viva el rey, qué viva Dios”, coreaban al unísono –ante el aplauso del público que las rodeaba– todas esas voces femeninas que habían esperado por meses el día de la visita papal.

Más al occidente, en proximidades de la estación Modelia de TransMilenio, María Adelaida López rezaba el rosario en compañía de una sobrina. Al menos 30 personas, una a una, fueron sumándose al rezo, generando una voz que en conjunto decía: “Padre nuestro que estás en el cielo... Dios te salve, María... Santa María, madre de Dios”, y en verdad que aunque el sol bañaba a todos, la solemnidad de sus rostros (ojos cerrados, manos entrelazadas, imágenes divinas sostenidas) generaba una atmósfera similar a la que se vive en un templo.

“¡Lindo, Papa, lindo!”, “¡Gracias por venir, lo queremos, Papa!”, “Bienvenido a su casa, santo padre”, fueron solo algunas de las voces que desde Catam

Cuando el papa Juan Pablo II vino, en 1986, me acuerdo que mi esposo y yo caminamos por la carrera 68 hasta el templete del parque Simón Bolívar. Esa fue la primera vez que vi a un papa”, contó María Leider Linares, de 65 años. “Ahora mi esposo ya se fue a viajar al cielo, pero siento que estando yo aquí para ver a Francisco, mi marido también me acompaña. Cuando vea el papamóvil me voy a acordar de muchas cosas bonitas. Y eso sí, mañana me voy para la misa en el Simón Bolívar”, advirtió la señora, quien vive en El Salitre y junto a su hermana llevaron sendas butacas para la espera.

A la altura de la carrera 92, por un momento llegó a generarse el caos cuando un trío de ciudadanos decidieron traspasar el lazo que les impedía pasar el carril. Su idea, que fue seguida por al menos dos centenares de asistentes, era acomodarse en el costado norte que no estaba habilitado para el público.

La llegada

A las 4:10 de la tarde aterrizó en el aeropuerto de Catam el vuelo de Alitalia, en el que venía el papa Francisco, sus acompañantes y 70 periodistas que viajaron con él desde Roma. En el ambiente había ansiedad y expectativa. Al fondo sonaba la música de los jóvenes de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, que amenizaban su llegada.

En ese momento todos los asistentes al encuentro con el sumo pontífice, entre los que se incluía el gabinete ministerial del presidente Juan Manuel Santos, víctimas del conflicto, artistas de las regiones y un grupo de niños de entre los 5 y los 14 años, quienes vestían busos blancos, observaban el momento en el que el santo padre asomaría su cuerpo.

A las 4:36 de la tarde, cuando el sol ya no quemaba los rostros de los miles que allí y afuera aguardaban por él, Francisco salió por la puerta de la aeronave con una sonrisa en el rostro. La multitud, para darle la bienvenida, batía pañuelos blancos.

Detrás del avión blanco y con cola verde, una bandera de Colombia se había extendido sobre la pista. Solo se veían sonrisas en quienes miraban casi sin parpadear al sumo sacerdote.

Al bajar, el pontífice pisó la alfombra roja que se tendió sobre el aeropuerto para que caminara. Lo esperaban el presidente Santos, seguido de la primera dama, María Clemencia Rodríguez, quienes lo saludaron. Después vinieron los obispos colombianos.

Una ruana, el primer obsequio de los jóvenes para el PapaUna ruana, el primer obsequio de los jóvenes para el Papa
La ruana que le regalaron al Papa Francisco

El papa usa una ruana que le obsequiaron niños del Idipron.

En seguida, Francisco se acercó a un grupo de menores y víctimas del conflicto. Ellos le compartieron algunos presentes de nuestro país y él les respondió con abrazos, incluso un hombre que había perdido sus brazos fue acogido por Francisco.

La música de la Orquesta Sinfónica cesó, y una canción de cumbia se introdujo en el ambiente para tornarlo más festivo. Entonces, 60 jóvenes se levantaron a bailar al son de ese ritmo colombiano. El santo padre, rodeado de la pareja presidencial, sonreía ante el enérgico desfogue de los muchachos, cuya intención era mostrarle una cara amable y esforzada de Colombia.

Tras ese primer recibimiento y protocolo, afuera el pueblo casi que se comía las uñas de la expectativa. Faltaban cinco minutos para las cinco de la tarde cuando el sucesor de Pedro abordó el papamóvil para dirigirse a la calle 26.

“¡Lindo, Papa, lindo!”, “¡Gracias por venir, lo queremos, Papa!”, “Bienvenido a su casa, santo padre”, fueron solo algunas de las voces que desde Catam hasta la carrera 19 se escucharon.

En el puente de la 26 con Boyacá, tras batirse con el tumulto, justo cuando el helicóptero pasó por el cenit, un papá logró cruzar las barandas cargando a su hijo, y ante el paso del representante de Cristo, mientras el viento sabanero le batía el atuendo, levantó al chiquillo hacia el cielo y gritó: “Gracias, Francisco, no se imagina cuánto lo queremos”.

FELIPE MOTOA FRANCO Y MICHAEL CRUZ
Redactores de EL TIEMPO
En Twitter: @felipemotoa y @BogotaET

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA