Bogotá

Bogotá, una de las ciudades con más densidad de población del mundo

Según un estudio, la densidad poblacional llega a 24.643 personas por kilómetro cuadrado.

Panorámica de Bogotá

Bogotá y la Sabana, con 24.643 personas por kilómetro cuadrado, es la región de mayor densidad entre todas las del estudio.

Foto:

Abel Cárdenas

06 de julio 2018 , 08:25 p.m.

Stephen Wheeler, profesor de la Universidad de California (en Davis), publicó recientemente un estudio en la revista Journal of the American Planning Association, en el cual analiza la forma urbana de 24 áreas metropolitanas en cinco continentes, incluida Bogotá.

El resultado sorprende: Bogotá y la Sabana, con 24.643 personas por kilómetro cuadrado, es la región de mayor densidad entre todas las del estudio. Esta cifra es tres veces la densidad de París, más de veinte la de Atlanta y el doble de Ciudad de México. Las únicas metrópolis que se acercan a Bogotá son Nueva Delhi, en India, y Lagos, en África, ambas con más habitantes que la capital.

Esta densidad es producto de una decisión de planeación tomada en 1979. En aquella época, Bogotá crecía con rapidez y se expandía desordenadamente por la Sabana. Los planificadores le cerraron la puerta a la expansión trazando una línea (perímetro de servicios) que contuviera la urbanización. Las áreas aún libres dentro del perímetro se destinaron a vivienda de interés social, sin restricciones de altura o densidad.

Para la vivienda de grupos de mayor ingreso dentro de la ciudad se permitió la transformación de casas, que entonces eran mayoría, en edificios multifamiliares. Esta decisión, formalizada a través del acuerdo 7, fue muy popular entre los constructores y dueños de la tierra y permitió que en los siguientes 40 años, Bogotá se densificara como ninguna otra en el mundo. Sin embargo, a partir del 2000, este proceso se intensificó por la escasez de suelo.

En estratos altos aparecieron edificios de apartamentos de cinco, diez y hasta veinte pisos. En estratos bajos, la gente amplió verticalmente sus casas. En la periferia aparecieron bloques de apartamentos cada vez más pequeños y costosos.

El proceso de densificación tiene impactos positivos y negativos. En el primer caso, al existir distancias más cortas, se estimula el uso del transporte público y de medios no motorizados; también protege las áreas periféricas de la ciudad de la urbanización, preservando tierras para agricultura y para la conservación de especies vegetales y animales. Impactos negativos: encarece y disminuye la calidad de la vivienda, limita la oferta de espacios verdes y lleva al límite la capacidad de las vías y transporte público.

Al parecer se está rompiendo el viejo perímetro de servicios a través de Ciudad Lagos de Torca, Nuevo Usme o la urbanización de la reserva Van der Hammen. En las próximas décadas sabremos si perderemos nuestra inusual densidad y si esto será para beneficio o detrimento del medio ambiente o de la calidad de vida de los bogotanos.

JUAN GUILLERMO YUNDA
Doctor en planeación regional y de ciudades, docente Pontificia Universidad Javeriana.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA