Bogotá

Bomberos han atendido 950 emergencias por árboles este año en Bogotá

La Secretaría de Ambiente registra 332 árboles caídos en lo corrido de 2016.

fg

Este accidente, por la caída de un árbol, se registró en la avenida Caracas con calle 39. No hubo lesionados.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

18 de septiembre 2016 , 10:13 p.m.

Hoy, en Bogotá hay 2’119.399 árboles; de estos, 877.266 están en espacios privados y 1’242.133, en espacios públicos.

La más reciente caída de un árbol se registró el jueves pasado en la transversal 33 con calle 44 sur, en el barrio Venecia, según informó el Cuerpo de Bomberos de Bogotá. Aunque el hecho no dejó víctimas fatales, sí preocupa a las autoridades.

En los primeros ocho meses de este año, los bomberos han recibido 950 llamadas de emergencia por sucesos en que ha estado involucrado un árbol. “No todas son por caída, muchas de estas alertas son porque las ramas de los árboles están entrelazadas en los cables del teléfono o de la energía. También, porque algún animal está entre el follaje y peligra su vida”, asegura el teniente Mauricio Ayala, subdirector operativo del Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá.

La atención de cada una de estas emergencias, según esta oficina, cuesta 1’948.434 pesos: “458.376 pesos son por recurso del parque automotor que se pone a disposición; 1’367.264 pesos, en recurso humano; 112.560 pesos, en insumos logísticos, y 10.234 pesos, en seguros”, señala un informe de la entidad distrital.

Entre las localidades en donde más se reportan emergencias están: Usaquén, con 160; Suba, 148; Engativá, 106; Chapinero, 104.

Las cifras de la Secretaría de Ambiente indican que en este mismo periodo se han venido al piso 332 árboles.

¿Por qué se caen?

Según el Jardín Botánico, los árboles que crecen en las ciudades afrontan permanentemente limitantes que los debilitan y los hacen propensos al volcamiento. “En el espacio urbano no siempre cuentan con espacio suficiente para desarrollarse bien; en algunos casos carecen de un sistema estructural fuerte, al no poder formar adecuadamente su copa ni desarrollar un sistema radicular eficiente, y esto último afecta de manera directa su anclaje”, asegura el Jardín Botánico.

Para evitar estas situaciones, esta institución recalca la importancia del manejo técnico, evitando, por ejemplo, que por obras o cualquier otro tipo de intervención en el espacio público, se eliminen raíces que son de vital importancia para el anclaje del árbol, aunque sea parcialmente; eso afecta su estabilidad.

“También se evidencian daños en raíces por compactación del suelo. Las podas antitécnicas igualmente perjudican su firmeza, pues pueden llegar a generar pudriciones en tronco y ramas”, manifiesta la entidad ambiental.

Gustavo Araújo, profesor de la Universidad Manuela Beltrán, fue más allá y explicó que muchos no están ubicados de manera correcta:

“Algunos se encuentran en espacios que por desarrollo de las especies no son los más adecuados, por que no permiten que el anclaje de su sistema radicular sea ampliado y se han hecho intervenciones en la parte del follaje que no generan un balance en ellos; y si a esto se le suman los fuertes vientos, esto significa que pueden caer fácilmente, como sucedió en el pasado mes de agosto”, afirmó el ingeniero ambiental.

De los más de 2’000.000 de árboles que hay en la capital, 37.670 tienen alguna probabilidad de volcarse en un rango de entre 50 y 99 por ciento, revela un informe de la Secretaría de Ambiente; gran parte de estos se encuentran ubicados en la localidad de Fontibón.

(También: Fuertes vientos derriban árbol en vía de Transmilenio)

Sobre las medidas que adopta el Jardín Botánico para evitar que se caigan, la entidad aclaró que desde que se inició el Programa de Arborización Urbana de Bogotá, en 1998, se vienen realizando el manejo preventivo y el tratamiento del arbolado del espacio público urbano.

“En este sentido se adelantan acciones específicas en el arbolado adulto como tratamientos sistémicos, endoterapias, cirugías, remoción de plagas, asistencia nutricional, bloqueos y traslados, podas fitosanitarias, podas radiculares, entre otras, en las 20 localidades de la ciudad” agregó la entidad.

Actualmente, el Jardín adelanta la atención terapéutica prioritaria de aproximadamente 53.000 árboles de especies como caucho sabanero, falso pimiento, urapán, sangregado y magnolio, que fueron identificados por esta entidad como arbustos con afectaciones sanitarias severas. Igualmente, se identificaron aproximadamente 22.000 individuos de las especies sauco, guayacán, cajeto, pino romerón y eugenia que necesitan de atención preventiva, y la están recibiendo.

Un árbol tiene diferente tiempo de duración en cuanto a su vida. “Por ejemplo, los árboles que estaban al frente del museo Nacional eran centenarios (cauchos sabaneros), pueden durar más de cien años; a esto se suman las condiciones ambientales, las especies y las intervenciones que les hagan. Si no se les hace un mantenimiento y están sometidos a poluciones, la duración es menor que la de aquel al que se le hace un mantenimiento”, agregó el docente Gaviria.

En agosto, 208 atenciones por arbustos

El 17 de agosto pasado se vivió quizá uno de los días en los que más emergencias por caída de árboles atendieron los Bomberos de Bogotá.

(Además: Vendaval que sacudió a Bogotá se puede repetir)

Según el teniente Mauricio Ayala, subdirector operativo de la entidad distrital, ese día se registraron, en total, 43 casos de volcamiento de arbustos que afectaron corredores viales; las localidades de Teusaquillo, Chapinero, San Cristóbal, Usme y La Candelaria fueron las más afectadas. “Hubo un aumento desproporcionado de la velocidad de los vientos”, aseguró el teniente Ayala.

Una de las mayores afectaciones se registró en la Caracas con calle 39, donde un árbol cayó sobre dos buses articulados.

Otro emergencia se vivió el pasado 5 de abril, cuando un eucalipto de casi 20 metros de alto cayó sobre tres vehículos y los dejó con daños irreparables.

Especies en la ciudad

Según la Secretaría de Ambiente, la población arbórea de la ciudad está concentrada en 10 especies: sauco (‘Sambucus nigra’), acacia negra (‘Acacia decurrens’), jazmín del Cabo (‘Pittosporum undulatum’), acacia japonesa (‘Acacia melanoxylon’), urapán (‘Fraxinus chinensis’), ciprés (‘Cupressus lusitanica’), eucalipto común (‘Eucalyptus globulus’), ‘holly’ liso (‘Cotoneaster multiflora’), acacia bracatinga (‘Paraserianthes lophanta’) y chicalá (‘Tecoma stans’).

Hay un total de 346 especies arbóreas en la ciudad; de estas, 179 son foráneas y 167 nativas. De las 10 especies mencionadas, solo chicalá es nativa. Entre las especies de árboles más propensas a las caídas están la acacia, el caucho común, el eucalipto, la eugenia, el pino y el sauco.

JOHN CERÓN
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: johcer@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA