Bogotá

Esta es la propuesta para cambiar el trazado de la Van der Hammen

Alcaldía busca que en el futuro la reserva sea de uso público y que privados paguen la restauración.

Alcaldía presentó propuesta para intervenir reserva Van der HammenDistrito propone cambiar el trazado para que la reserva pase de 1.396 a 1.710 hectáreas y la zona de conservación ambiental de 634 a 1.104 hectáreas.
Esta es la propuesta de nueva reserva de la Alcaldía

Planeación Distrital

03 de abril 2018 , 03:19 a.m.

Después de 14 meses de estudios, la alcaldía de Bogotá propuso formalmente volver a delimitar la reserva Thomas van der Hammen para ampliar su área, cambiar su categoría de productora a protectora y garantizar que sea de uso público y no privado.

Esta es la primera decisión oficial de la Alcaldía desde que el alcalde Enrique Peñalosa anunció, al comienzo de su gobierno, la intención de modificar el trazado, que ha generado una intensa polémica entre algunos ambientalistas que prefieren que la Van der Hammen se quede como está actualmente.

En el documento radicado a la Corporación Autónoma Regional (CAR), la Alcaldía le propone cambiar el trazado para que la reserva pase de 1.396 a 1.710 hectáreas y la zona de conservación ambiental de 634 a 1.104 hectáreas (vea fotos comparativas y gráfico).

La Alcaldía explicó que dentro del área ambiental, los parques, espacios verdes, centros educativos y recreativos arborizados hay 104 hectáreas que se destinarán a la construcción de vías que buscan descongestionar el norte, y cuyos diseños deberán respetar el medioambiente.

Este es el trazado de la reserva aprobada en el 2015

Algunos ambientalistas prefieren que la reserva Thomas Van der Hammen se quede con el trazado aprobado en 2015.

Foto:

Planeación Distrital

El secretario de Planeación, Andrés Ortiz, explicó que se propone a la CAR cambiar la categoría de productora a protectora, teniendo en cuenta que hoy solo el 7,8 por ciento del trazado establece obligación de conservación y el resto corresponde a actividades agrícolas, colegios, clubes y barrios residenciales.

El funcionario precisó que lo que busca evitar la Alcaldía es que 762 hectáreas queden en manos privadas, reservadas a esos usos y para un sector privilegiado. Hoy, si la ciudad quisiera adquirir esos suelos, requeriría de una gran inversión pública para compra de tierra, siembra de árboles para reforestar y rehabilitación de humedales, sin generar conectividad ecológica.

Por eso, para hacer realidad la nueva reserva, si la CAR le da el visto bueno, la Alcaldía propone incluir en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) un sistema de cargas y beneficios para que los propietarios del suelo en esa zona paguen la restauración de las áreas que necesitan intervención y con esos recursos se recuperen todos los ecosistemas de la zona.

En el documento entregado a la CAR, el Distrito asegura que la propuesta permite garantizar la conectividad de la reserva forestal de los cerros orientales con el río Bogotá, por corredores ecológicos de bosques y humedales. Con el trazado propuesto por el Distrito la reserva contará con 100 hectáreas nuevas para zona de humedales que en el futuro permitirán amortiguar las aguas en los picos de lluvias y evitar inundaciones del río Bogotá.

El bosque Las Mercedes, una de las zonas protegidas, será integrado a un espacio natural de 136 hectáreas que, según el Distrito, es 12 veces más grande que la actual y quedará conectado con el humedal La Conejera, el cerro La Conejera y la quebrada la Salitrosa.

Ambientalistas, inconformes

Daniel Bernal, veedor de la reserva y miembro de la Fundación Humedales Bogotá, aseguró que esta propuesta no fue socializada con los ambientalistas que han estado pendientes de los avances de la reserva. “No hubo espacios de participación para nosotros”, afirmó.

Sabina Rodríguez van der Hammen, abogada y veedora de la reserva, afirmó que hay un cálculo engañoso en la propuesta de ampliar el tamaño de la reserva porque incluye el humedal Torca Guaymaral y se mostró en desacuerdo de cambiar la categoría de productora a protectora porque, según ella, “deja de lado un proyecto de agricultura orgánica que contempla que la capital cuente con espacios de seguridad alimentaria”.

Planeación respondió que entre los soportes entregados a la CAR está la reseña de visitas y talleres con gremios, universidades, comunidad que reside en la zona y ambientalistas, con quienes se trabajó la propuesta. Además, la CAR tendrá que hacer su propio proceso de participación durante el estudio del tema.

En torno a la crítica al aumento del tamaño, aseguró que en el área nueva no están incluidos los humedales de Torca Guaymaral ni la Conejera. Sobre el tema de la agricultura, según Planeación, si los suelos de la reserva volvieran a ser agrícolas solo representarían el 0,4 por ciento de los alimentos que requiere Bogotá, por lo que el tema debe manejarlo al CAR a escala regional.

El director de la CAR, Néstor Franco, dijo que esta propuesta irá directo al Consejo Directivo de la Corporación, que es el que decide, con base en los estudios técnicos. “Vamos a verificar con todos los soportes requeridos y se dará un curso pertinente conforme a la ley”, anunció el funcionario.

BOGOTÁ

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA